Utilidad de las tentaciones


Utilidad de las tentaciones


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Las tentaciones son necesarias, y Dios las permite en el cristiano por varios motivos:

1º Para que tenga mérito y con el gane el cielo.- 

¿Cómo dará pruebas de amor a Dios sobre todas las cosas, si no tiene atractivo alguno hacia las criaturas? He aquí lo que Dios se propone al permitir al demonio, mundo y carne que hagan guerra: dar ocasión al hombre de merecer y probar su fidelidad.


2º Para ejercitarse en la virtud de la humildad.- 

El fundamento de la santidad es la humildad; El hombre espiritual que no siente tentaciones, tiene a creerse muy fuerte y robusto de espíritu; le parece que es ya vencedor del demonio y que ha progresado mucho en la virtud. Pero llega la tentación: y al verse a dos dedos del precipicio, y al reconocerse débil y mal inclinado como siempre, se humilla y anonada ante Dios y ante su conciencia. Y por esto también nos son necesarias para que más a menudo acudamos a Dios.


3º Para hacernos desear con mayor vehemencia la patria celestial. 

El hombre que no es molestado de tentación, no tiene sino deseos habituales y teóricos de ir al cielo. Pero, al sentirse atacado de las tentaciones, le asaltan los temores y las dudas, por lo cual implora la gracia de la perseverancia para ir al cielo.


4º Para conocer la naturaleza humana y mejor ayudar a los demás.- 

Normalmente el que no ha sido tentado, no tiene compasión de los que sufren la tentación, ni sabe distinguir entre la tentación y el consentimiento.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Etiquetado:  #Artículos católicos