Bula: Ecclesiam a Jesu.


05 Apr
05Apr


SS Papa Pío VII.



La Iglesia que Nuestro Señor Jesucristo fundó sobre una sólida piedra, y contra la que el mismo Cristo dijo que no habían jamás de prevalecer las puertas del infierno, ha sido asaltada por tan gran número de enemigos que, si no lo hubiese prometido la palabra divina, que no puede faltar, se habría creído que, subyugada por su fuerza, por su astucia o malicia, iba ya a desaparecer.

Lo que sucedió en los tiempos antiguos ha sucedido también en nuestra deplorable edad y con síntomas parecidos a los que antes se observaron y que anunciaron los Apóstoles diciendo: “Han de venir unos impostores que seguirán los caminos de impiedad”.

Nadie ignora el prodigioso número de hombres culpables que se ha unido, en estos [últimos] tiempos tan difíciles, contra el Señor y contra su Cristo, y han puesto todo lo necesario para engañar a los fieles por la sutilidad de una falsa y vana filosofía, y arrancarlos del seno de la Iglesia, con la loca esperanza de arruinar y dar vuelta a esta misma Iglesia. Para alcanzar más fácilmente este fin, la mayor parte de ellos, han formado las sociedades ocultas, las sectas clandestinas, jactándose por este medio de asociar más libremente a un mayor número para su complot…

Hace ya mucho tiempo que la Iglesia, habiendo descubierto estas sectas, se levantó contra ellas con fuerza y coraje poniendo de manifiesto los tenebrosos designios que ellas formaban contra la religión y contra la sociedad civil. Hace ya tiempo que Ella llama la atención general sobre este punto… a fin de que las sectas no puedan intentar la ejecución de sus culpables proyectos. Pero es necesario lamentarse de que el celo de la Santa Sede no ha obtenido los efectos que Ella esperaba, y de que estos hombres perversos no han desistido de su empresa, de la que ha resultado todos los males que hemos visto. Aún más, estos hombres se han atrevido a formar nuevas sociedades secretas.

En este aspecto, es necesario señalar acá una nueva sociedad formada recientemente y que se propaga a lo largo de toda Italia y de otros países, la cual, aunque dividida en diversas ramas y llevando diversos nombres, según las circunstancias, es sin embargo, una, tanto por la comunidad de opiniones y de puntos de vista, como por su constitución.

Ella, la mayoría de las veces, aparece designada bajo el nombre de Carbonari. Ella aparenta un respeto singular y un celo maravilloso por la doctrina y la persona del Salvador Jesucristo que algunas veces tiene la audacia culpable de llamarlo el Gran Maestre y el jefe de la sociedad. Pero este discurso, que parece más suave que el aceite, no es más que una trampa de la que se sirven estos pérfidos hombres para herir con mayor seguridad a aquellos que no están advertidos, a quienes se acercan con el exterior de las ovejas “mientras por dentro son lobos carniceros”.

Sin duda, ese juramento tan severo por el cual, a ejemplo de los Pricilianistas, ellos juran que en ningún tiempo y en ninguna circunstancia revelarán cualquier cosa que sea de lo que concierne a la sociedad a hombres que no sean allí admitidos, o que no tratarán jamás con aquellos de los últimos grados las cosas relativas a los grados superiores; y sin duda también esas reuniones clandestinas que ellos tienen a ejemplo de muchos otros heresiárcas, y la agregación de hombres de todas las sectas y religiones, muestran suficientemente, aunque no se agreguen otros elementos, que es necesario no prestar ninguna confianza en sus discursos.

Pero no es necesario ni conjeturas ni pruebas para dictar sobre sus dichos, el juicio que Nos hemos de realizar. Sus libros impresos, en los que se encuentran lo que se observa en sus reuniones, y sobre todo en aquellas de los grados superiores, sus catecismos, sus estatutos, todo prueba que los Carbonari tienen por fin principalmente propagar el indiferentismo en materia religiosa, el más peligroso de todos los sistemas, y de destruir la Sede Apostólica contra la cual, animados de un odio muy particular, a causa de esta Cátedra, ellos traman los complots más negros y más detestables.

Los preceptos de moral dados por la sociedad de los Carbonarios no son menos culpables, como lo prueban esos mismos documentos, aunque ella altivamente se jacte de exigir de sus sectarios que amen y practiquen la caridad y las otras virtudes y se abstengan de todo vicio. Así, ella favorece abiertamente el placer de los sentidos; así, ella enseña que está permitido el matar a aquellos que revelen el secreto del que Nos hemos hablado más arriba, y aunque Pedro, el príncipe de los Apóstoles recomienda a los cristianos “el someterse, por Dios, a toda criatura humana que Él establezca por encima de ellos, sea el Rey, como el primero del Estado, sea a los magistrados, como a los enviados del Rey, etc.”; y aunque el Apóstol San Pablo ordene “que todo hombre esté sometido a los poderes elevados”, sin embargo esta sociedad enseña que está permitido provocar revueltas para despojar de su poder a los reyes y a todos los que gobiernan, a los cuales les da le injurioso nombre de tiranos.

Esos son los dogmas y los preceptos de esta sociedad, y tantos otros de igual tenor. De allí los atentados ocurridos últimamente en Italia por los Carbonarios, atentados que han afligido a los hombres honestos y piadosos.

Y aunque Nos Hayamos ya expresamente prohibido esta sociedad por dos edictos salidos de Nuestra Secretaría de Estado, Nos pensamos, a ejemplo de nuestros predecesores, que deben decretarse solemnemente severas penas contra esta sociedad, sobre todo porque los Carbonarios pretenden que no pueden ser comprendidos en las dos Constituciones de Clemente XII y Benedicto XIV, ni estar sometidos a las penas que allí se dan.

En consecuencia, Nosotros que estamos constituidos centinelas de la casa de Israel, que es la Santa Iglesia; Nos, que en virtud de nuestro ministerio pastoral, tenemos obligación de impedir que padezca perdida alguna la grey del Señor que por divina disposición nos ha sido confiada, juzgamos que en una causa tan grave nos está prescrito reprimir los impuros esfuerzos de esos perversos. A ello nos excita el ejemplo de nuestros predecesores Clemente XII y Benedicto XIV de feliz recordación. El primero de ellos con su Constitución In Eminenti del 28 de abril de 1738, y el segundo con la suya Providas del 18 de mayo de 1751, condenaron y prohibieron las asociaciones de francmasones, con cualquier nombre que se reunieran, según la diversidad de países y de idiomas. Es de creer que la asociación de los carbonarios es un mugron o cuando menos una imitación de los francmasones. Y aunque hemos prohibido rigurosamente esas asociaciones por dos edictos de nuestra Secretaría de Estado, publicados ya, con todo, imitando a nuestros predecesores, creemos deber decretar severas penas contra ella de modo más solemne, especialmente porque los carbonarios sostiene sin razón que no se hallan comprendidos en las dos antedichas constituciones de Clemente XII y Benedicto XIV, ni sujetos a las sentencias y penas que en ellas se imponen.

Por consiguiente, después de oír a una congregación compuesta de nuestros venerables hermanos los Cardenales de la Santa Iglesia Romana, por su consejo, y también de nuestro propio movimiento, de nuestra ciencia y madura deliberación, por las presentes y con la plenitud de la autoridad apostólica, establecemos y decretamos que la susodicha sociedad de los Carbonarios, aunque en otras partes se llama con otros nombres, sus asambleas, reuniones, agregaciones, juntas o conciliábulos, quedan prohibidos y condenados, como los condenamos y prohibimos con la presente Constitución que ha de tener fuerza y vigor perpetuamente. Y por lo mismo, a todos y cada uno de los fieles cristianos de cualquier estado, grado, condición, orden, dignidad o preeminencia, sean seglares, sean eclesiásticos seculares o regulares, dignos de especial individual mención, les prohibimos estrechamente y en virtud de santa obediencia, que ninguno de ellos, so pretexto ni color cualquiera, tenga la osadía o temeridad de entrar en la mencionada sociedad de los carbonarios u otra llamada con otro nombre, ni propagarla, etc…



Dado en Roma, en Santa Maria Maggiore, en el año de la Encarnación del Señor 1821, el 13 de septiembre, en el vigésimo segundo año de Nuestro Pontificado.


Papa Pío VII





Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.