El Santo Rosario es un verdadero tesoro.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


"El R.P. Dorland refiere que la Santísima Virgen dijo un día al venerable Domingo (Cartujo), devoto del Santo Rosario, que residía en Tréveris el año 1841: 'Cuantas veces rezan los fieles, en estado de gracia, el Santo Rosario, con la meditación de los misterios de la vida y pasión de Jesucristo, obtienen plena y completa remisión de sus pecados.' 

También dijo la Santísima Virgen al Beato Alano: 'Sabed que, aun cuando hay gran cantidad de indulgencias concedidas a mi Rosario, yo añadiré muchas más por cada parte de él en favor de aquellos que lo recen sin pecado mortal, de rodillas, devotamente; y a quienes perseveren en la devoción del Santo Rosario, en estas condiciones y meditaciones, les conseguiré, en premio de éste servicio, plena remisión de la pena y de la culpa de todos sus pecados al fin de su vida... Y que no  parezca esto increíble; es fácil para mí, pues que soy la Madre del Rey de los cielos, que me llama llena de gracia, y como llena de gracia, haré también amplia efusión de ella a mis hijos queridos."  


San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Santo Rosario, Rosa XXVIII.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.