La tentación de abandonar el Santo Rosario.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

"Os aseguro que es muy peligroso, por no decir pernicioso, abandonar voluntariamente el rezo del Rosario bajo el pretexto de una unión más perfecta con Dios.


El alma, sutilmente orgullosa, engañada por el demonio, hace todo cuanto puede interiormente para elevarse al grado sublime de las oraciones de los santos y desprecia y deja por esto sus antiguos rezos, buenos en su sentir para la generalidad de las almas."


San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Santo Rosario, Rosa XXV.

Etiquetado:  Santo Rosario Vida santa

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.