Milagro de una mujer que no podía tener hijos.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida. 


"Santo Domingo, al visitar a Doña Blanca, reina de Francia, que en los doce años que llevaba de casada no había tenido hijos y estaba afligida sobremanera, le aconsejo que rezara el Rosario todos los días para lograr del cielo la gracia de tener descendencia, cosa que efectivamente hizo la reina, siendo oída su petición en el año 1212, en que nació su primogénito, que fué llamado Felipe. Pero habiendole arrebatado la muerte, la reina, más que nunca, acudió a la Santísima Virgen, distribuyendo gran cantidad de Rosarios en la corte y en varias ciudades del reino para que Dios la colmase con una completa bendición, lo que sucedió el año 1215, en que vino al mundo San Luis, gloria de Francia y modelo de reyes cristianos." 


San Luis María G. de Montfort, El Secreto Admirable del Santo Rosario, Rosa XXXI.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.