Mientras más bien les hacen a los falsos católicos, son tan peores.


13 Nov
13Nov


“En el Convento de San Geronimo de Toledo, dice Velázquez, que engañando uno a los frailes, le eligieron en Superior, y Prelado, y disimuladamente usaba de sus ritos, y ceremonias; hasta que venido a conocer, preso por la Inquisición, fue quemado públicamente, y desde entonces hicieron grandes leyes, y estatutos, así en aquel Monasterio, como en los de toda su Orden, de que ninguno de esta raza sea admitido a su habito.

En el reino de Murcia un Superior, llamado Prefecto de una Religión, predicaba de día con gran fervor la Ley de Cristo, y de noche con otro judío, que había hecho Portero de su Colegio, salían a enseñar la ley de Moisés a los judíos a una casa; y muchos de ellos con su Doctor fueron quemados, y otros murieron en las cárceles. 

Uno deseaba ser Prelado, y hipócritamente decía a otros que no lo querían; y viéndole los otros, que al parecer lo rehusaban, le dieron el oficio; y últimamente el vino a declararles y decirles. Amigos, y hermanos, si vosotros fuerais buenos hermanos, y amigos míos, aunque yo jurare que no lo quería, no me aviáis de creer, porque tengo raza judía, y no era bien creerme para darme oficio, con que haga insolencias.

Un Tesorero de la Santa Iglesia de Cordova, cristiano nuevo, dio a entender, que estaba arrobado en una procesión muy solemne que se hacia, y muy poco después de esto fue quemado, y su figura, e insignias se ven hoy en día en aquella Santa Iglesia, y después acá hay grandísimo cuidado de que no tengan oficio alguno que sea cristiano nuevo…. 

Otro en Córdova siendo Vicario del Señor Obispo, revolvió a toda aquella Santa Iglesia en grandes pleitos, y disensiones entre los cristianos viejos. Y viendo algunas causas, que pasaban ante él, como juez, siempre daba sentencia a favor de los cristianos nuevos; pero esto es mandato de su ley el favorecerse unos a otros contra los cristianos, sea como fuere, que todo contra ellos lo tienen por muy junto, aunque sea matarnos.

Un cristiano nuevo se veía molestado de los cristianos viejos, y pretendía irse a Africa, porque no podía sufrir las afrentas que le hacían; y díjole su padre viejo: Mira, no te de cuidado, finjámonos tan cristianos como ellos, y mezclamos nuestro linaje con el suyo si pudiéremos, casado nuestros hijos con los suyos; y con esto, o nos llevaran a ser lo que son, o los traeremos a ellos a ser judíos, como nosotros lo somos…

Dice el Padre Ceyta, que los judíos tales, que mientras más bien les hacen; son tan peores: Cum bene feceris eis, peiores fiunt; y que es menester tratarlos siempre como merecen, para que se aprovechen de algo.”



Pbro. Fray Francisco de Torrejoncillo, de la orden de los franciscanos, “Centinela contra judíos”, año de 1731, aprobación eclesiástica en 1673, Página 191.



Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.