Eficacia y utilidad sobrenatural del sufrimiento.


Eficacia y utilidad sobrenatural del sufrimiento.

La eficacia y el motivo por el cual Dios Nuestro Señor permite el dolor, es claro en la sabiduría divina, que busca en todo la santificación, la purificación y la salvación eterna de las almas.Para la razón humana, limitada por su naturaleza finita, se le presentan razones de orden sobrenatural, aceptadas o comprendidas para quienes tienen fe.

1ºDios no puede querer de ninguna manera el mal moral, el pecado.

a) “Si alguno dijere que no es facultad del hombre hacer malos sus propios caminos, sino que es Dios el que obra así las malas como las buenas obras, no sólo permisivamente, sino propiamente y por sí, hasta el punto de ser propia obra suya no menos la traición de Judas, que la vocación de Pablo, sea anatema.” 

Concilio de Trento, Sesión VI, sobre la justificación, canon 6 (Dz. 816) 13 de enero de 1547.

b) Pero al no impedir el pecado, por respetar el gran bien que es la libertad humana, Dios puede permitir el mal, puesto que su sabiduría y poder, pueden del pecado sacar bienes para la eternidad. 

2º Dios no puede querer el dolor en cuanto tal, sino como medio para obtener bienes sobrenaturales.

a) Aunque el dolor es propio de la naturaleza, debido a sus limitantes, Dios eliminó el dolor, gracias a una intervención especial (dones preternaturales) y así en el paraíso las criaturas irracionales se sujetaban al hombre, el cual, no padecía el dolor, la enfermedad, la muerte, el sufrimiento.

b) Este orden sobrenatural fue destruido por la rebelión del hombre contra Dios. El dolor sobrevino en el momento preciso en que los hombres intentaron separarse de Dios por el pecado original.

c) El hombre libre, Adán y Eva, y no Dios, es quien ha introducido el mal, debido al pecado original. 

d) Para el amor y omnipotencia de Dios, el dolor es un instrumento de redención y bendición, es manifiesto en la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo.

e) El dolor, que es propio de la naturaleza, tiene una utilidad para la eternidad principalmente; místicamente, los dolores del hombre que vive unido a Cristo, permanece presente hasta el fin de los tiempos el misterio de la Cruz de Cristo. 

f) El cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia, tendrá que llevar la Cruz hasta que Cristo, que es su cabeza, aparezca en su gloria y majestad.

3ºUtilidad del dolor.

a) Ante la continua tentación de enamorarse de uno mismo y del mundo, el dolor le recuerda al hombre de fe, que debe morir, que su patria no es la tierra.

b) El dolor nos saca fuera de nuestra sujeción al mundo, de nuestro egocentrismo, de nuestro auto enamoramiento.

c) Mediante el dolor o sufrimiento, el hombre llega a ser más libre, benigno, misericordioso, compasivo y caritativo. 

4ºPara reflexionar las grandezas contenidas en el dolor, citó el libro: Diálogo de la eterna sabiduría, del beato Enrique Susón, capítulo XIII:

“Ante los ojos del mundo el dolor es abyección, ante mis ojos el dolor es dignidad inconmensurable. El dolor extingue mi ira y hace al hombre merecedor de mi gracia. 

El dolor convierte al hombre en un ser capaz de ser amado por mí; porque el hombre que sufre se parece a mí.El dolor es un bien oculto que nadie puede pagar debidamente, y si un hombre estuviese arrodillado ante mí pidiéndome que le concediera un dolor, nunca llegaría a merecerlo. Al hombre terreno le convierte en hombre celestial. 

El dolor aparta al hombre del mundo y le comunica, en lugar de ello, una confianza perenne. Disminuye el número de amigos y aumenta la gracia. El hombre a quien yo entregue mi amistad tiene que haber sido negado y abandonado por todo el mundo. 

El dolor es el camino más seguro, y es también el más corto y recto.

El que sabe lo útil que es el dolor lo debería recibir considerándolo como una gracia valiosa. Hay muchos hombres que eran hijos de la muerte eterna y se habían quedado dormidos en un profundo sueño, hasta que el dolor los ha despertado y ha animado a comenzar una vida nueva…

El dolor hace que el hombre se conozca a sí mismo, que sea benigno para con el prójimo. El dolor mantiene la humildad del alma y enseña la paciencia; es un guardián de la pureza y trae al hombre la corona de la felicidad eterna. 

Apenas abra un hombre en quien el dolor no haya producido buenos efectos, ya sea que viva en pecado o que se halle en los principios en estado de progreso, o en el de la perfección; porque el dolor purifica el hierro, acrisola el oro y es un adorno de joyas. 

El dolor limpia la mancha del pecado, disminuye el purgatorio, ahuyenta las tentaciones, corrige las faltas, renueva el espíritu; trae consigo la verdadera confianza, purifica la conciencia y comunica magnanimidad.El dolor hace a los hombres prudentes y experimentados ¿Qué sabe el hombre que no ha sufrido? 

El dolor es férula del amor, un azote paternal que yo tengo para mis elegidos. El dolor hace que el hombre tienda hacia Dios, lo quiera o no. El que conserva la alegría en los dolores, ése saca provecho del amor y de los sufrimientos, de los amigos y de los enemigos. 

¡Cuantas veces a los enemigos que rechinan los dientes les has puesto una mordaza de hierro y les has condenado a la impotencia con tu alegre alabanza y con tu manso sufrir! Yo preferiría crear dolores de la nada antes que dejar a mis amigos sin sufrimientos. 

Porque en los dolores se acrisolan las virtudes, se adorna el hombre, se mejora el prójimo, es alabado Dios.La paciencia en el dolor es un sacrificio vivo, es ante mi semblante un dulce perfume de noble bálsamo, es un milagro que sube hasta la presencia de las milicias celestiales. 

Nunca caballero alguno diestro en los torneos fue tan admirado como es admirado por las milicias celestiales el hombre que sabe sufrir. Todos los santos han probado antes el cáliz que bebe el hombre que sufre. Todos exclaman unánimemente que no tienen veneno alguno y que es una bebida saludable. Es el camino estrecho que conduce majestuosamente hasta las puertas celestiales. El dolor convierte al hombre en compañero de los mártires, conduce a la alabanza, conduce a la victoria contra todos los enemigos.”


Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.