Instrucción religiosa #Ejercicios de perfección y virtudes cristianas


Nadie ama lo que no conoce: para amar, defender, y tener devoción verdadera, debe instruirse en la Doctrina Católica.

Muchas almas se espantan ante una tentación, creen que han pecado, que es señal de castigo divino, de reprobación; sobre todo espanta el deseo que reclama la carne. La tentación no es castigo, es oportunidad de amar y servir a Dios en la tribulación, aprender a ser humilde.

"Así como cuando a uno le huele mal la boca, es señal que tiene allá dentro dañado el hígado o el estómago; así también cuando habla palabras malas, es señal de la enfermedad allá dentro en el corazón."