Instrucción religiosa #vida santa


Nadie ama lo que no conoce: para amar, defender, y tener devoción verdadera, debe instruirse en la Doctrina Católica.

El amor propio hasta el desprecio a Dios hizo la ciudad terrena; el amor de Dios hasta el desprecio de si mismo, la ciudad del cielo.

En toda alma predomina uno de estos espíritus: en los perversos, el espíritu diabólico; en los tibios, el espíritu naturalista. En los caminos del Señor, predomina el espíritu de Dios, aunque se mezcle a ratos el espíritu humano e incluso el diabólico.

¿Cuáles son los principales medios o precauciones que deben tomar los católicos para no dejarse engañar de los protestantes?

No es trabajar por trabajar, sino hacer lo que se debe hacer en la vida del alma, iniciando por nuestras obligaciones, no por gustos o deleites.

La tribulación cristiana, es la puerta del paraíso, pero es dolorosa a la naturaleza humana. Meditad con paciencia éste documento y hallareis sentido y consuelo, en la tribulación.

Que suele Dios castigar a los soberbios con permitir que pierdan la joya de la castidad, para humillarlos; y de cuánto conviene ser humildes para vencer aqueste enemigo.

En castigo de los juicios, Dios suele, dejar caer en las mismas faltas que critica.

El cuerpo, es instrumento de nuestra santificación o de nuestra perdición, por ello, el rigor de los santos monjes en la mortificación, para lograr con la gracia de Dios, hacer del cuerpo y fiel aliado de la salvación eterna.

Lo mejor para ello será convencernos de que servir a Dios sin gusto y sin deleite es mucho más meritorio que hacerlo con gran consolación;

Una característica normal de las obras de Dios, en la vida de los santos, es el ataque constante y sistemático del demonio, en unión con el mundo y la carne.

El dolor convierte al hombre en compañero de los mártires, conduce a la alabanza, conduce a la victoria contra todos los enemigos.