¿Cómo salvarme?


23 Feb
23Feb


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


I. Tu camino de salvación está en lo que haces con la gracia de Dios, haz lo que haces sin ofender a Dios; sé feliz con Dios en el mundo, solamente te pido que no ofendas a Dios.

II. Hazte fuerte con el rezo diario despacio y atento del Santo Rosario a la Bienaventurada siempre Virgen María, con la frecuencia de la santa confesión, llenando tu cerebro con santas lecturas, pensamientos santos, películas de santos, música de Dios.

III. Pide consejo a Dios Nuestro Señor en la oración, no consultes ni la carne, ni el mundo, ni tus placeres, ni tus intereses; es a Dios a quien se debe pedir consejo. Las oraciones, las mortificaciones, las comuniones, los retiros te facilitarán esta importante comunicación.

IV. Procura tener en tu casa un altar a la Santísima Virgen María, donde cada día puedas rezar de rodillas, despacio, con una o dos veladoras encendidas el Santo Rosario a la Bendita Madre de Dios, en donde hallarás consuelo a tus aflicciones, ilustración a tus dudas, fortaleza para tus debilidades. 


Dios te bendiga.






Ave María Purísima, sin pecado original concebida.








Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.