¿De qué te aprovecha ganar el mundo si tu alma se pierde?


I. Nos prohíbe el Señor poner el amor, la esperanza y la fe en acumular riquezas por temor de carecer de ellas en lo futuro. Prevés una larga serie de años; piensas en mil adversos accidentes que pueden reducirte a pobreza. Estas previsiones de lo porvenir son una desconfianza a la Divina Providencia que vela sobre ti.


II. Nadie sabe el día ni la hora en que ha de morir; ¿Porque ésta obsesión de tener dinero? Trabaja, esfuérzate como un medio de santificación, pero no te desesperes por la falta de riqueza. Abandónate generosamente a la Providencia Divina y no pierdas la paz.  


III. Piensa en lo porvenir para prever las ocasiones de practicar la virtud; prevé también los escollos contra los cuales tienes costumbre de naufragar y las tentaciones a que podrás estar expuesto, a fin de apercibirte contra ellas. Piensa en las cuentas que has de entregar a Dios Nuestro Señor, en el estado de tu alma, en los pecados con que has ofendido a la Majestad Divina. ¿De qué te aprovecha ganar el mundo si tu alma se pierde?.


Etiquetado:  Meditaciones

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.