El pecado es el mayor peligro del alma.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



I. El mayor daño para el hombre es el pecado mortal, nos priva de la gracia de Dios Nuestro Señor, no conduce al infierno eterno. El pecado destruye la vida, la salud, las familias, la economía, la paz, los gobiernos, la educación, sencillamente porque es la expulsión de Dios del alma, de los pueblos, de los gobiernos y del mundo entero.


II.- Qué grave es la oficialización y entronización del pecado en una sociedad, es la destrucción del reino social de Nuestro Señor Jesucristo, el reino de Satanás; eso representa la ley del aborto, del divorcio, el 'matrimonio' de personas de un mismo género, el robo en los prestamos con el título de 'intereses', las enseñanzas oficiales en las escuelas contra la doctrina católica.


III.- El reinado social del poder de las tinieblas contra todo la obra de Dios Nuestro Señor es comprobable en nuestros días, basta analizar la Constitución política de cada país, el programa oficial de educación; y los resultados son evidentes: un caos social, una sociedad sin freno, una confusión general, el desprecio social de la santa ley de Dios Nuestro Señor. 


IV.- Cada familia y cada persona debe protegerse en el lugar más seguro para asegurar su salvación eterna, tener cuidado de rezar cada día el Santo Rosario con atención y calma; procurar confesarse al menos una vez al año, frecuentar la lectura espiritual, la instrucción religiosa, la vida cristiana y sobre todo la entronización en cada hogar del espíritu de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana. 


Dios le bendiga.




Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.