En el pecado se pierde la alegría de vivir.


20 Dec
20Dec


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


I. El pecado es muy breve, su "deleite, gozo o alegría" es muy corto y es un verdugo implacable: el remordimiento, la tristeza, el coraje y la impotencia de no querer hacer lo que hace, de no poder dejar de pecar, de sentirse esclavizado o atado con una dependencia emocional y psicológica a un hecho que le deja una gran insatisfacción espiritual.

II.- El pecado aparta o retira la presencia de Dios en el alma, dejando a esta en tinieblas, en estado de pecado, con lo cuál pierde sus fuerzas espirituales, su energía, su felicidad.

III. El que obra el pecado se molesta la luz de Dios que es un recordatorio de su error, de su mala vida, para lo cuál busca las tinieblas, la zona donde pueda justificarse o alabarse su obras contrarias a la santa ley de Dios Nuestro Señor.

IV.- El pecado es el inicio de todos los problemas, la ruina de la salud, de la economía, de la familia, sencillamente porque el pecado es la puerta por donde entra Satanás. 

V.- No te desanimes, para Dios no hay imposible, grandes pecadores han alcanzado la bienaventuranza eterna, procura arrepentirte de corazón, implorar la misericordia de Dios Nuestro Señor con lágrimas de tu alma, reza cada día con calma y atención el Santo Rosario de la Santísima Virgen María, al menos una parte de rodillas con una cera encendida ante una imagen de la Madre de Dios.


Dios te bendiga.




Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.