Es tiempo de trabajar para Dios, no de sentirse triste o deprimido.


30 Oct
30Oct



I. No es tiempo de estados depresivos, tristezas, melancolías o espíritus apocados que conducen a la inactividad "porque somos malos", esa es una tentación diabólica. Bueno sólo Dios y sus hijos animados por la gracia. 

II. El reino de los cielos sufre violencia; únicamente los animosos pueden conquistarlo. Esta vida no es lugar de descanso; es campo de batalla. Jesucristo Nuestro Señor nos ha señalado el camino del cielo con las huellas de su sangre; entre amigos, enemigos y falsos hermanos; como un verdadero Capitán y Maestro nos muestra el camino de la salvación eterna: No he venido a hacer mi voluntad, sino la de mi Padre.

 III. Es tiempo de vivir en gracia de Dios, no debe interesarnos si es fácil o difícil, sencillamente se requiere y hay que hacerlo a cualquier precio. Rezar el santo Rosario con atención, nos guste o no, eso no interesa; es tiempo de vivir con todo, con inteligencia, convicción, análisis y sobre todo con la gracia de Dios y nuestra capacidad entera; sin preocuparnos las descalificaciones, los señalamientos, las falsas amistades. Sabemos lo que queremos y lo vamos a conquistar a cualquier precio.


Que se pierda todo, antes que perder a Dios, y que sea disgustado todo el mundo, antes que lo sea Dios. 








Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.