JUEVES NOCHE: LA HORA SANTA


   LA HORA SANTA es una práctica de origen divino. En una de sus apariciones a Santa Margarita María de Alacoque , el Sagrado Corazón de Jesús le dijo: “Todas las noches del jueves al viernes te haré participar de la mortal tristeza que quise padecer en el Huerto de los Olivos; tristeza que te reducirá a una especie de agonía más difícil de soportar que la muerte. Y para acompañarme en aquella humilde plegaria, que entonces presenté a mi Padre, te postrarás con la faz en tierra, deseosa de aplacar la cólera divina y en demanda de perdón por los pecadores".

PARA MEDITAR DURANTE LA HORA SANTA

   “Llegaron a una finca que se llama Getsemaní , y dijo a sus discípulos: sentaos aquí mientras yo voy a orar. Se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, empezó a sentir horror y angustia, y les dijo: me muero de tristeza: quedaos aquí y estad en vela. Adelantándose un poco, cayó a tierra, pidiendo que si era posible se alejase de él aquella hora."
Mc 14, 32-34

EL PERFUME DIVINO DE JESÚS

   “Una simple visita al Santísimo Sacramento, un tiempo de oración, una adoración, dejan indudablemente huellas en nuestra alma; no huellas de recuerdo, sino un germen de actividad, una chispa de fuego, un rayo de luz, algo de perfume divino de Jesús, un germen divino.

    En el germen está toda la planta, pero es preciso que ese germen se cultive, que la tierra en donde lo depositamos se riegue y con cuidados exquisitos procuremos que se desarrolle, crezca y produzca sus frutos."

(Monseñor Luis María Martínez, Arzobispo de México, Espiritualidad de la Cruz)


Etiquetado:  santoral

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.