No pierdas el tiempo.


04 Apr
04Apr


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


I. La ociosidad engendra muchos peligros para la salud espiritual, procura ocuparte en la santificación de tu alma, en la gloria de Dios, en el cumplimiento de los deberes de estado. Sobre todo ocúpate en la santa lectura espiritual, en el rezo piadoso del Santo Rosario, recuerda que nadie sabe el día ni la hora en que h de morir. ¡Aprovecha el tiempo que tienes ahora!


II. ¿Qué estas haciendo con tu vida? No pierdas el tiempo en entretenimientos que nada aprovechan a tu salud espiritual, ¡ánimo! trabaja con pasión en la santificación de tu alma, ocúpate en el rezo atento y despacio del Santo Rosario, en la santa lectura espiritual con alegría, inteligencia y perseverancia. ¡Cuántas ocupaciones inútiles te impiden trabajar en tu salvación! 


III.-  ¿Cuánto tiempo consagras a Dios? ¿Cuánto tiempo sacrificas al mundo y a los placeres? Medita y aplícate a la salvación eterna de tu alma, ocúpate en ser un soldado de Cristo en el día a día, apartando de tu vida lo que te separa de Dios, implorando la misericordia y entregándotela de todo corazón a buscar tu salvación eterna.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.