No te desanimes en la oración.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


I. La santa perseverancia en la oración es muy importante, no te desanimes si Dios no te concede de inmediato lo que le pides: persevera en la oración; obtendrás lo que pidas, siempre que pidas cosas buenas y que lo pidas con humildad y confianza. Aplazas el escuchar, oh Dios mío, a fin de enseñarnos a pedir; finges no oír, a fin de que perseveremos (San Anselmo).


II. Muchas veces acudimos a la santa oración a pedir un favor, hasta que la industria humana no lo pudo resolver, dándole el postrer lugar a Dios Nuestro Señor.


III. Acudir a la oración, no sólo cuando ocupamos algo, tambien agradecer tantas cosas buenas y santas que recibimos de Dios todos los días. ¿Has agradecido tú las gracias que de Él has recibido? Recuerda que el agradecimiento sincero trae muchas bendiciones. 


IV. Hay ocasiones que si nos concede lo que pedimos, aunque es un bien material, podría ser medio de perdición eterna, como en el caso siguiente:

"Refierese de un hombre devoto de Santo Tomás Canturiense, que estando enfermo fué a visitar el sepulcro del Santo para alcanzar la salud. Regresó sano a su patria, pero decía después consigo: 'mas si esta enfermedad me ayudase a salvarme; ¿de qué me sirve la salud de que disfruto?' Con este pensamiento volvió al sepulcro, y rogó al Santo que pidiese a Dios lo que fuese más conveniente para su eterna salud, y hecho esto, volvió a recaer en la enfermedad, de lo cual estuvo muy contento, teniendo por cierto que Dios así lo disponía para su bien." San Alfonso María de Ligorio, libro: Conformidad con la voluntad de Dios, año de 1853, página 60.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  Meditación.

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.