¿Para qué querer oír todo y saber todo?



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


I. Cuanto daña la salud de nuestra alma el saber lo que no es conveniente para nuestra santificación. Hemos sido creados por Dios Nuestro Señor para adorarlo y amarlo, para vivir eternamente en el cielo. ¡Qué felicidad y dicha tan grande! 

II.- ¿Qué nos aprovecha conocer lo que nos aparta de Dios? Cuantas noticias podrían robar la paz, la tranquilidad y la unión con Nuestro Señor Jesucristo. De que te sirve ganar el mundo si tu alma se pierde.

III.- Procura cumplir con tus obligaciones, conocer la doctrina católica, evitar el pecado y rezar el Santo Rosario todos los días, el cuál es medio seguro de salvación eterna.  "Aconsejamos el Santo Rosario a todo el mundo: a los justos, para perseverar y crecer en la gracia de Dios, y a los pecadores, para salir de sus pecados." San Luis María G. de Montfort, El secreto del santo Rosario, cap. XLI.

IV.- Un alma que vive en unión con Dios, realmente ocupa poco, suele apartarse inconscientemente de las novedades del mundo, busca la soledad y el recogimiento interior para entregarse a Dios por la oración, la meditación y la frecuencia de los sacramentos. 


Dios te bendiga.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.