¿Qué difícil es agradar a Dios Nuestro Señor y al mundo?



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


I. ¿Qué difícil es agradar a Dios Nuestro Señor y al mundo?, Una ilusión piadosa es buscar tener dinero, salud y honra, a la vez de desear ser santo, bueno, amado de Dios y de los hombres. Es una ilusión que agota el alma, porque busca lo imposible: "Ninguno puede servir a dos señores: porque o aborrecerá al uno, y amará al otro: o al uno sufrirá, y al otro despreciará. No podéis servir a Dios, y a las riquezas." Evangelio de San Mateo VI, 24.



II. ¿Es pecado tener dinero, trabajar y tener una ganancia honesta? Es totalmente lícito, el problemas es poner la confianza en el dinero y no en Dios Nuestro Señor. El dinero es un medio, hay que usarlo para salvar el alma y para la mayor honra y gloria de Dios Nuestro Señor, malo es idolatrarlo, ponerlo como fin y no como medio.  "Haceos amigos con el inicuo dinero para que cuando él os faltare, aquéllos os reciban en las eternas moradas." Evangelio de San Lucas XVI, 1.



III. Por las manos de San Juan Bosco, de San Vicente de Paúl, y de muchos santos pasaron grandes cantidades de dinero, las cuales fueron puestas al servicio de Dios Nuestro Señor. Tuvieron la sabiduría de utilizar las riquezas humanas para el servicio de la obra de Dios. ¿Cumples con el quinto mandamiento de la Iglesia [pagas tu diezmo completo]?, ¿Eres generoso con Dios? 

"No os acongojeis pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o con qué nos cubriremos? Porque los gentiles se afanan por estas cosas. Y vuestro Padre sabe, que tenéis necesidad de todas ellas. Buscad primeramente el reino de Dios, y su justicia: y todas estas cosas os serán dadas añadidas." Evangelio de San Mateo VI, 31.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  meditaciones

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.