¿Qué te da el mundo para que le seas fiel?



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



I. ¿Qué te da el mundo para que le seas fiel? Quién más hace sufrir al hombre es el mundo, el demonio y la carne, ¿Por qué ser fiel al mundo que nos hace tanto daño? Debemos usar del mundo a nuestra conveniencia, es decir, usar tanto cuanto nos aproveche o sirva a nuestra salvación eterna, dejar tanto cuanto nos impida ser santos, pero ¡ jamás se siervos del mundo corrupto y corruptor !

Dios Nuestro Señor nos otorga la vida eterna, la paz y la felicidad y no queremos amarle y servirle con las obras, en cambio al mundo que promete mentiras, a él va la multitud buscando sus falsas promesas.


II. Los adoradores del mundo, los que buscan reconocimiento, dinero, confort, vida placentera, modernidad, que unen de cualquier aspereza; por el contrario, sufren intolerable servidumbre. ¿Acaso no es una vergüenza ser esclavo del demonio y de las propias pasiones? Los hombres voluptuosos desprecian, en el fondo de su corazón, a sus compañeros de libertinaje. La felicidad no puede reinar en un corazón desgarrado por los remordimientos de la conciencia y agitado por las tempestades de las pasiones. 

Un poco de oro, una falsa estima, que habrá de abandonarse muy pronto, he ahí las vanas recompensas con que premia el mundo a sus secuaces.


III. ¿De dónde proviene que el mundo tenga más seguidores y Nuestro Señor Jesucristo tan pocos servidores? Porque el hombre se ha dejado seducir por la mentira, por la simulación, por las promesas ilógicas, por eso huye de Dios, porque le habla con la verdad; el demonio le alaba, lo constituye rey, pero en realidad lo hace su esclavo.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Etiquetado:  Meditaciones

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.