¿Qué te da el pecado para que lo ames y lo defiendas?



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


I. ¿Quién te asegura que vivirás el día de mañana? ¿Cómo puedes asegurar que el día de mañana cambiaras de vida? No difieras tu conversión de día en día: Dios, que promete perdonar al arrepentido, no ha prometido esperar al pecador que difiere su conversión. No abuses de la misericordia de Dios Nuestro Señor.


II. Una vida triste es la separación del alma de Dios Nuestro Señor, un alma sin Dios es un alma que no ha llegado a la plenitud de su vida, engañada en ilusiones y dolores provocados por el pecado y la ausencia del Creador.


III.- ¿Qué te da el pecado para que lo ames y lo defiendas? El pecado es la suma de todos los males, es el requisito necesario para condenar un alma al infierno, entorpece el entendimiento, fractura las familias, enferma el alma.


IV. Esperas para convertirte el momento de tu muerte: pero ¿quién te ha dicho que no morirás de muerte repentina e imprevista? ¿Quién te ha asegurado que conservarás el uso de tu razón?  


V. Procura rezar cada día el Santo Rosario a la Bienaventurada Siempre Virgen María, te ayudará a abandonar el pecado y alcanzar la salvación eterna de tu alma.

"Aconsejamos el Santo Rosario a todo el mundo: a los justos, para perseverar y crecer en la gracia de Dios, y a los pecadores, para salir de sus pecados." San Luis María G. de Montfort, El secreto del Rosario, cap. 41.





Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Etiquetado:  Meditaciones

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.