¿Quién como Dios?



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


I. El mundo, el demonio y la carne es mucho lo que prometen y poco pueden hacer. Dan muchas ilusiones y deseos de felicidad, pero en la practica proporcionan al alma desilusiones, intranquilidad, falta de paz, divisiones, la condenación eterna; bien dice el principio filosófico: 'Nadie puede dar lo que no tiene.'


II. ¿Quién como Dios? Solamente Dios Nuestro Señor pueden hacer feliz a un alma con un corazón contrito y humillado, pueden con la gracia conducir un alma a la salvación eterna, en las buenas y en las malas del presente mundo santificar un alma bendita por nuestro Señor Jesucristo.


III. Los placeres, los pecados, la mentira,el dinero y el poder temporal no satisfacen el alma, no la hacen feliz y no proporcionan la salvación eterna de nuestra alma. Despierta alma cristiana, vive para Dios en el cumplimiento de sus santos mandamientos y no hagas casos de las ilusiones de Satanás que solo puede dar lo que él tiene: tristeza, mentira, condenación.


IV.- Procura cada día rezar el Santo Rosario a la Santísima Virgen María, medio eficaz para abandonar el pecado y alcanzar la salvación eterna, ¡animo! 

"Aconsejamos el Santo Rosario a todo el mundo: a los justos, para perseverar y crecer en la gracia de Dios, y a los pecadores, para salir de sus pecados." San Luis María G. de Montfort, El secreto del Rosario, cap. 41. 


Dios te bendiga.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Etiquetado:  Meditaciones

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.