Si quieres ayudar, primero vive en gracia de Dios.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


I. En el prójimo debe buscarse su salvación eterna, no su amistad, y esa es la señal de caridad; pero si uno vive habitualmente en pecado mortal es su peor enemigo y su ejemplo es una pestilencia, porque conduce al infierno.


II. La señal de caridad cristiana es vivir en gracia de Dios, no buscar amigos, sino la mayor honra y gloria de Dios Nuestro Señor. La fe verdadera, la oración, la limosna y demás obras santas, hechas con el corazón contrito y humillado, en gracia de Dios. 


III. La unidad de grupo sin la gracia de Dios es filantropía, el consuelo humano sin la gracia de Dios de nada sirve para la salvación eterna. Buscar a Dios, fundarse en la gracia y predicar el camino de salvación eterna.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Etiquetado:  Meditaciones

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.