Si quieres dejar de pecar, recurre a la Santísima Virgen María.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



I.- Cada alma suele tener problemas con el cumplimiento de un mandamiento de la santa ley de Dios Nuestro Señor,  esto le desanima, llevandole a cometer otros pecados. Alma que has pecado, no confíes en tí, por eso muchas veces caerá el hombre, porque quiere luchar con sus limitadas fuerzas, es claro que no podrá.


II. Debes hacer todo lo que está de tu parte, pero implorando el auxilio divino por medio de la oración, particularmente del Santo Rosario. La Santísima Virgen María es abogada de los pecadores arrepentidos que buscan su protección. 


III.- No te desanimes, no importa que hayas caido mil veces cada día en pecado; arrepiéntete de corazón y empecemos por invocar a la Santísima Virgen María, por rezar su santo Rosario, por imponernos el santo escapulario, la medalla milagrosa, por invocar su patrocinio, por ofrecerle flores y veladoras para invocar su poderosa intercesión por un hijo suyo, un pecador arrepentido. 

"María, pues, es Madre de los pecadores que desean convertirse, y como tal, no sólo se compadece de ellos, sino que parece que siente como propio el mal de sus hijos." San Alfonso María de Ligorio, 'Las Glorias de María', capítulo 1º.

Dios te bendiga.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.