¿Tú, que quieres con tu vida?


13 Aug
13Aug


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


I. El buen católico siempre encontrará oposición en el mundo al vivir la doctrina de Nuestro Señor Jesucristo: el desprecio de las riquezas, de la honra, fama; la vida de oración, la inmolación de uno mismo; el verdadero perdón, caridad y fe.


II. Las máximas y los malos ejemplos del mundo buscan el beneficio personal al margen de los intereses de Dios, del alma y de la Iglesia. Los hombres de mundo buscan el "buen vivir", placeres,  honores, fortuna;  En el mundo, se alaba el pecado que redunda en beneficio material; la vida espiritual es sinónimo de falta de mundo.


III. ¿Tú, que quieres con tu vida?, ¿Cuál es el fin de tus obras, pensamientos y aspiraciones? El grave mal del católico es la tolerancia, el vivir bien con todos, la no definición, el arte de conciliar a Dios con el mundo, con la intención práctica de evitar problemas y llevar una vida más tranquila.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.