¿A que van a misa los judíos practicantes y en público aparentan ser católicos?


29 Dec
29Dec

"Haced que el clero camine bajo vuestra banderas, creyendo que camina bajo la bandera de las llaves de San Apostólicas". Instrucción de la venta [judaísmo] 1820.


Amados hermanos, la Iglesia remanente esta integrada por hombres, es perseguida atrozmente por el mundo demonio, demonio y carne; es la infiltración judía y la corrupción de costumbres, el sistema para destruir muestra fe católica y nuestra comunidades en los tiempos presentes.

"La quinta columna está formada por descendientes de judíos que se convirtieron al cristianismo en siglos anteriores. Ellos practicaban en público y en forma aparentemente fervorosa la religión de Cristo mientras, en secreto, conservaban su fe judaica, llevando a cabo ocultamente los ritos y ceremonias judías y organizándose en comunidades y sinagogas secretas que han funcionado en la clandestinidad durante varios siglos en la sociedad cristiana tratando de ella desde dentro, para lo cual han sembrado herejías y disidencias, tratando incluso de apoderarse del clero en las distintas Iglesias cristianas. Para ello usan la estratagema de introducir cristianos criptojudíos en el clero católico, los cuales podrían ir escalando primero las distintas dignidades de la Santa Iglesia y posteriormente las Iglesias disidentes. En los desacuerdos existentes entre dichas Iglesias, los judíos clandestinos siempre han tenido gran influencia." Maurice Pinay, 'Complot contra la Iglesia', IV parte, 'quinta columna en el clero.'

"Las judíos clandestinos organizaban y controlaban secretamente esos movimientos generadores e impulsores de graves herejías, como la de los iconoclastas, los cátaros, los patarinos, los albigenses, los husitas, los alumbrados y otras herejías más. La labor de estos judíos, introducidos como quinta columna en el seno de la Iglesia de Cristo, se facilitaba con la fingida conversión al cristianismo de ellos o de sus antepasados, los cuales se quitaban los nombres y apellidos judíos y los sustituían por cristianísimos nombres, adornados por el apellido de los padrinos de bautismo, con lo cual lograron diluirse en la sociedad cristiana y adueñarse de los apellidos de las principales familias de Francia, Italia, Inglaterra, España, Portugal, Alemania, Polonia y demás países de la Europa cristiana. Con este sistema lograron introducirse en el seno mismo de la Cristiandad con el fin de conquistarla por dentro y desquiciar la médula de las instituciones religiosas, políticas y económicas."  Maurice Pinay, 'Complot contra la Iglesia', IV parte, 'quinta columna en el clero.'


Es muy interesante el testimonio consignado el libro la "Familia Carvajal", donde narra algunas de las "piadosas" prácticas de los hombres que practican en secreto la fe hebrea y en público la religión Católica.


1.- “Reveló que todos los de su casa eran judíos, y que si su madre y hermanos iban a las Iglesias, lo hacían solo por cumplir con el mundo; que a su padre le había enseñado la ley un su hermano, mayor que él, y que todos sus antepasados eran igualmente judíos.” Familia Carvajal Tomo I, pág. 319.

2.- “Dijo luego –Luis Carvajal- que había mandado decir misas y oídolas por cumplimiento, y era en su daño, si no pedía perdón a Dios por haber andado errado como todos los cristianos, y agregó que la ley de estos era una secta.” Familia Carvajal, Tomo II, pág. 163.

3.- “Denunció también Luis, como judíos, a Domingo, Jorge y Constanza de apellido Rodríguez. Esta, a quien llamaba hermana, guardaba con mayor perfección la ley, y tenía otro librillo de su mano, con los mandamientos y oraciones, habíale traducido salmos, y cuando iba a misa, y el sacerdote alzaba, decía: "Encomendado seas a los diablos tú y quien te alza; confundido seas por ministerio del cielo, caiga aquí un rayo y confunda todo”. Hízole saber que, aunque todos estos herejes habían sido reconciliados, continuaban, sin excepción, siendo judíos.” Familia Carvajal Tomo II, pág. 166.

4.- “y contaba que cuando Antonio se veía obligado a concurrir a alguna iglesia, decía: Creo en un solo Dios y no en ídolos, ni en un pedazo de engrudo. Esto último por la hostia." Familia Carvajal Tomo II, pág. 173.

5.- “Casi todos ellos –judíos- confesaban y comulgaban, y hacían oración públicamente en las iglesias, para aparentar entregarse a devociones cristianas; cuando en realidad a los templos iban solamente por cumplir con el público, y no ser perseguidos como judaizantes, pues los más, mientras visitaban esos lugares de devoción, recitaban salmos y oraciones judaicas en voz baja. En el fondo, sin excepción eran judíos recalcitrantes y, en cuanto podían, guardaban secretamente sus ritos y ceremonias; aun tratándose de los que habían sido reconciliados por la Inquisición, y veían como una abominación el culto, que ellos juzgaban idolátrica , a Cristo, a la Virgen María y a los santos. Con que Luis de Carvajal, decía a su compañero que el rezar el rosario, era rezar al aíre, añadiendo: Qué engañados andan estos pobres cristianos!.” Familia Carvajal Tomo II, pág. 174.

6.- “En otra conversación, también con Díaz, repitió algunas de las especies anteriores, y dijo que la hostia era un poco de engrudo, y que cuando el sacerdote alzaba en el sacrificio de la misa, él, Luis, pronunciaba estas palabras: Pan veo, en un solo Dios creo y adoro. Luego, añadía que maldito fuese quien creyese otra cosa que la ley de Moisés, pues se irían a los infiernos; que la confesión de los católicos no tenía valor alguno, y que los propios inquisidores se convertirían al judaísmo, si no fuera por el temor de perder sus haciendas. Aseguraba que la cruz no era más que una horca; y que, por tanto, la señal que hacían los cristianos al persignarse, no era sino la horca de Mardoqueo, y parecía cosa de burla el decir que Dios había de morir en una horca, como ladrón, entre ladrones".  Familia Carvajal, Tomo II, pág. 198.








Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.