Carta a Monseñor Juan José Squetino Shattenhofer.


28 Oct
28Oct


El presente documento es utilizado únicamente con fines informativos,  

es responsabilidad de quien lo lee o recomienda.



La Paz, Baja California Sur, México, 30 de mayo de 2019.


Sr. Obispo don Juan José Squetino Shattenhofer.

Superior de la Fundación San Vicente Ferrer, con domicilio en calle Arista No. 1067, entre Santa Mónica y Jesús Gonzáles Ortega, colonia Centro, Guadalajara, Jalisco, México.

P r e s e n t e .


“Si autem peccaverit in te frater tuus, vade, et corripe eum inter te, et ipsum solum. Si te audieret, lucratus eris fratrem tuum. Si autem te non audierit, adive tecum adhuc unum, vel duos, ut in ore duorum, vel trium testium stet omne verbum.” Evangelio de San Mateo XVIII, 15.

Apreciable Monseñor Squetino, guiado por la caridad fraterna, por el amor a la Santa Madre Iglesia Católica, por un reclamo de mi conciencia sacerdotal, le escribo la presente carta con el corazón en la mano en el nombre de Jesucristo Nuestro Divino Redentor, “et iterum venturus est cum gloria, judicare vivos et mortuos; cujus regni non erit finis.”


I. Hechos que conculcan el Derecho Canónico en la Fundación San Vicente Ferrer.

1.1.    Canon 1197 § 1. “En sentido litúrgico se entiende” 1º. “Bajo el nombre de altar inmóvil o fijo, la mesa superior juntamente con su base, consagrada con ella como si fuera una sola cosa;” § 2. “Bajo el nombre de altar movible o portátil, la piedra, generalmente pequeña, que es consagrada ella sola, y que se llama también ara portátil o piedra sagrada…”  

1.2.    Canon 822 § 1.  “1. La Misa debe celebrarse sobre ara consagrada y en iglesia u oratorio consagrado o bendecido a tenor del derecho”. Es costumbre de la Fundación San Vicente Ferrer celebrar sin piedra de ara, únicamente sobre antimensios, los cuales están prohibidos en el canon 823, 2. 

1.3.    Canon 823 § 2.  “A falta de altar del rito propio, puede el sacerdote celebrar según su rito en un altar consagrado de otro rito católico, PERO NO SOBRE LOS ANTIMENSIOS DE LOS GRIEGOS.” En la Fundación lo ordinario desde hace muchos años es celebrar la santa misa sobre antimensios.

1.4.    Canon 135. “Los clérigos ordenados de mayores, a excepción de aquellos de quienes habla en los cánones 213 y 214, están obligados a rezar íntegramente cada día las horas canónicas, según los libros litúrgicos propios y aprobados.” En la Fundación no se reza de manera ordinaria el Oficio Divino.

1.5.    Canon 1250, 1251, 1252, 1253, 1254 sobre el ayuno y la abstinencia. En la Fundación únicamente se guarda el ayuno y abstinencia en Viernes Santo.

1.6.    Canon 125 § 1. “Que todos los clérigos purifiquen frecuentemente la conciencia en el Sacramento de la Penitencia.”  Su costumbre  Señor Obispo es contraria al canon mencionado.

1.7.    Canon 129. “Los clérigos una vez ordenados de sacerdotes, no deben abandonar los estudios, principalmente los sagrados….” Salvo honrosas excepciones, sus sacerdotes no conocen ni siquiera la teología moral.

1.8.    Canon 132  § 3. “El casado que sin licencia apostólica [La licencia Apostólica no la puede conferir el mismo que administra el sacramento] recibió las órdenes mayores, no puede ejercerlas, aunque hubiera procedido de buena fe.” Usted Señor Obispo confiere ordenes mayores a personas unidas en matrimonio.

1.9.    Canon 1269 § 1. “La Sagrada Eucaristía debe guardarse en un sagrario inamovible colocado en medio del altar.”  Los sagrarios de la Fundación son todos totalmente movibles, inseguros y fáciles de abrir.

1.10.    Canon 1271 “Ante el sagrario donde está reservado el Santísimo Sacramento debe arder continuamente, de día y de noche, por lo menos una lámpara, que se ha de alimentar de aceite de olivas o con cera de abejas; mas en los lugares donde no pueda conseguirse aceite de olivas, se autoriza al Ordinario local para que, según su prudencia, lo sustituya por otros aceites, a ser posible vegetales.” En el oratorio del seminario y en la casa de las religiosas [si es que se reserva el santísimo en éste último lugar] de la Fundación utilizan lámparas eléctricas.

  • NOTA BENE: En cuanto al Canon 1271 sobre la lámpara de aceite junto al Sagrario donde se reserva el Santísimo Sacramento, algunos pretenden ampararse en el AAS 34 [1942] 112, para utilizar de manera ordinaria lámparas eléctricas. Cito el comentario del Canon 1271: “En cuanto a la luz eléctrica para alumbrar el Santísimo, no quiere la Santa Sede que se emplee sino cuando no se pueda sin gran dificultad tener cera o aceite de olivas o de otra clase. En la guerra europea de 1914 a 1918 facultó la S. Congregación de Ritos a los Ordinarios locales para que pudieran permitir la luz eléctrica mientras subsistieran las circunstancias peculiares de escasez y elevado precio que hacían tan difícil la adquisición de aceites o cera para dicho alumbrado…” 


1.11.    Canon 1275 “En todas las Iglesias parroquiales y demás donde habitualmente se reserva el Santísimo Sacramento, debe tenerse todos los años, con la mayor solemnidad posible, el ejercicio de las Cuarenta Horas en los días señalados…”  La Fundación quebranta este canon.

1.12.    Canon 972 § 2. “Los que aspiran a las órdenes y viven legítimamente fuera del Seminario, deben ser confiados al cuidado de un sacerdote piadoso e idóneo, que vele por ellos y los forme en la piedad.”  Usted acostumbra hacer ordenaciones exprés.

1.13.    Canon 987 “Están simplemente impedidos [para recibir órdenes sagradas] 2º Los que están casados”. Canon que Usted no respeta.

1.14.    Canon 968 § 2. “A los que tienen irregularidad o algún impedimento, aunque hayan incurrido en él sin culpa suya después de su ordenación. Les está prohibido ejercer las órdenes recibidas.”  Los que están unidos con vinculo matrimonial, viviendo aún la esposa.

1.15.    Canon 998 § 1. “Deben anunciarse públicamente en la Iglesia parroquial de cada uno de los candidatos los nombres de los que van a ser promovidos a cada una de las ordenes sagradas…” Lo ordinario es quebrantar el presente canon.

1.16.    Canon 813 § 1. “No celebre el sacerdote Misa sin ministro que le asista y le conteste.”  En la fundación aún teniendo acólitos prefieren celebrar sin ellos.

1.17.    Canon 521 § 1. “A cada comunidad de religiosas se le asignará un confesor extraordinario que por lo menos cuatro veces al año debe ir a la casa religiosa, y todas las religiosas han de acudir al confesionario al menos para recibir la absolución.” § 2. “Los ordinarios de los lugares donde haya comunidades de religiosas designarán algunos sacerdotes para cada casa, a las cuales puedan aquellas recurrir fácilmente para confesarse con ellos en casos particulares, sin que sea preciso acudir cada vez al ordinario del lugar.” § 3. “Si una religiosa pide alguno de esos confesores, a ninguna Superiora le es lícito, ni personalmente ni por medio de otros, directa ni indirectamente, indagar el motivo de esa petición, ni oponerse de palabra o de obra, ni por algún título manifestar desagrado.”  Lo cual totalmente se quebranta con las religiosas de la Fundación San Vicente Ferrer.

1.18.    Canon 524 § 3. “Los confesores de religiosas, tanto los ordinarios como los extraordinarios, en manera alguna deben inmiscuirse en el régimen interno o externo de la comunidad.” Lo cual totalmente se quebranta con las religiosas de la Fundación San Vicente Ferrer.

1.19.    Canon 530 § 1. “Terminantemente se prohíbe a todos los Superiores religiosos inducir de cualquier modo a sus súbditos a que les den cuenta de su conciencia.”  Canon que Usted no cumple.

1.20.    Canon 1365 § 1. “Los seminaristas cursarán la filosofía racional con las materias afines siquiera durante dos años completos.” § 2. “El curso teológico debe durar por lo menos cuatro años completos, y, además de la teología dogmática y moral, ha de abarcar principalmente el estudio de la Sagrada Escritura, historia eclesiástica, derecho canónico, liturgia, elocuencia sagrada y canto eclesiástico.” En el seminario o lo que hace sus veces ni siquiera se tiene un plan de estudios, mucho menos la preparación, lo cuál se puede corroborar con un simple examen de las materias eclesiásticas.

1.21.    Canon 1367 “Procuren los Obispos que los alumnos de los Seminarios: 1º Recen todos los días en común las oraciones de la mañana y de la tarde, dediquen algún tiempo a la oración mental” Lo cual no se hace en el Seminario de la Fundación.

1.22.  Canon 1371 “Deben ser expulsados del Seminario los díscolos, los incorregibles, los sediciosos, los que por sus costumbres y por su índole no sean considerados idóneos para el estado eclesiástico… pero sobre todo se expulsará al instante a quienes hayan delinquido contra la fe o las buenas costumbres.”  Lamentablemente en el seminario de la Fundación viven y visitan personas de mundo, con lenguaje vulgar, personas que pasan tiempo sin frecuentar los sacramentos.

1.23.    Canon 1262 § 1. “Es de desear que, conforma a la disciplina antigua, las mujeres estén en la iglesia separadas de los hombres.”  Canon que los mismos eclesiásticos desconocen.


[Esta es la voluntad del Sumo Pontífice] Su Santidad, Benedicto XV, Sumo Pontífice declaró en el Motu Propio sobre el Derecho Canónico: “Todas y cada una de estas cosas, que hemos decretado con utilidad, a Nuestro parecer, queremos y mandamos que, tal cual las hemos decretado, sean valederas y firmes: sin que obste cualquier cosa en contra. Dado en Roma junto a San Pedro el día XV del mes de septiembre del año MCMXVII, cuarto de Nuestro Pontificado.”

“Promulgamos el presente Código, tal cual está ordenado, y decretamos y mandamos que en adelante tenga fuerza de ley en toda la Iglesia y lo encomendamos a vuestra custodia y vigilancia para que sea observado… A nadie, pues, le será lícito infringir u oponerse temerariamente a esta página de Nuestra Constitución, ordenación, limitación, supresión, derogación y voluntad de cualquier modo expresada. Si alguno tuviere la osadía de intentarlo, sepa que incurrirá en la indignación de Dios todopoderoso y de sus Santos Apóstoles Pedro y Pablo.”  Pedro Cardenal Gasparri, Secretario de Estado; Cardenal Cagiano de Azevedo, Cansiller de la S. I. R. Festividad de Pentecostés del año 1917. 


II. Sigilo Sacramental.

2.1. Canon 889 § 1. “El sigilo sacramental es inviolable; guárdese, pues, muy bien el confesor de descubrir en lo más mínimo al pecador ni de palabra, ni por algún signo, ni de cualquier otro modo y por ninguna causa.”

2.2. Canon 890 § 1.  “Le está prohibido en absoluto al confesor hacer uso, con gravamen del penitente, de los conocimientos adquiridos por la confesión, aunque no haya peligro alguno de revelación.”  § 2. “Ni los que son Superiores a la sazón ni los confesores que después fueren nombrados superiores pueden en manera alguna hacer uso, para el gobierno exterior, del conocimiento de los pecados que han adquirido en la confesión.”

2.3. Canon 2369  § 1. “El confesor que tuviere la osadía de quebrantar directamente el sigilo sacramental queda excomulgado con excomunión reservada de un modo especialísimo a la Sede Apostólica; y el que lo hace sólo indirectamente, está sujeto a las penas de que se trata en el canon 2368 § 1.”

2.4. Usted Señor Obispo en dos ocasiones ha violado el sigilo sacramental con mi persona, incurriendo en la censura del canon 2369 § 1, del Derecho Canónico, ruego a Dios Nuestro Señor sea un error humano, pero por caridad se lo debo informar.

"Con demasiada frecuencia sucede que el hombre no es para el hombre un hermano, como manda Cristo, sino un extraño y un enemigo... sólo vale la fuerza y el número; se lucha mutuamente con el único y común fin de apoderarse del mayor número posible de bienes de esta vida. Nada esta hoy tan extendido en la humanidad como el desprecio de los bienes eternos, que Cristo ofrece continuamente a todos por medio de le Iglesia, y el apetito insaciable de los efímeros y caducos bienes de la tierra." SS. Papa Pío XI, 'Ubi Arcano' [16], 23 de diciembre de 1922.


III. Llevar a eclesiásticos antes jueces laicos.

3.1. Canon 2341 “Si alguien, en contra de lo que se prescribe en el canon 120, se atreviese a llevar ante un juez laical a un Cardenal de la Santa Iglesia Romana…. Finalmente, si se atreve a llevar, sin haber obtenido licencia del ordinario local, a otra persona que goce del privilegio del fuero, el clérigo incurre ipso facto en suspensión del oficio reservado al Ordinario, y el seglar debe ser castigado por su Ordinario propio con penas proporcionadas a la gravedad de la culpa.”

3.2. Canon 120 § 1. “Los clérigos deben ser emplazados ante el juez eclesiástico en todas las causas, tanto contenciosas como criminales, a no ser que se hubiera provisto legítimamente otra cosa para lugares particulares.”

Conforme a su testimonio Señor Obispo, quebrantó gravemente el Derecho Canónico al ser el cerebro del proceso judicial integrado por laicos en contra del sacerdote Marcelo Cohetero Terán, información contenida en el expediente 12/2017 del Juzgado Primero de lo Penal, en la Agencia de Investigación del Estado de Oaxaca.

“Los que de veras aman a Dios, todo lo bueno aman, todo lo bueno quieren, todo lo bueno favorecen, todo lo bueno loan, con los buenos se juntan siempre, y los favorecen, y defienden; no aman sino verdades y cosas que sean dignas de amar.” Santa Teresa de Jesús, Camino de perfección, capítulo XL. 


IV. Conclusiones.

4.1. Lo invito a estudiar, meditar y cumplir el Derecho Canónico, en ello demuestra su devoción o indevoción por la Santa Madre Iglesia Católica.

4.2. De su persona y de su vida personal Usted dará cuentas a Dios Nuestro Señor, le pido por amor a Jesucristo que cuide la Iglesia Católica respetando al menos el Derecho Canónico.

4.2. Sea cuidadoso en sus ordenaciones por amor a Dios y  a la Santa Madre Iglesia. No destruya la Iglesia con sus Hechos de buena y santa intención.

4.3. Hago un llamado a guardar esta información en absoluta discreción por el bien de la Iglesia Católica.

4.5. Hago un llamado a la paz, al respeto, a la caridad por el bien de las almas a nosotros encomendadas, por amor a la Iglesia, por amor a la Santísima Virgen María.


“Los judíos querían figurarse, que persiguiendo de muerte y procurando difamar a los cristianos, hacían un particular obsequio a Dios, y que obraban por puro celo de conservar su ley y sus ceremonias. Crecía pues continuamente su ceguedad y dureza y provocaban más y más la divina venganza a abandonarlos al espantoso castigo.” Don Félix Amat, Tratado de la Iglesia de Jesucristo o Historia Eclesiástica, año 1806, tomo III, página 5.

Muy estimado Señor Obispo, la presente carta no es contra su dignísima persona, es por amor a Dios y a Usted, daré cuentas a Dios Nuestro Señor, [no soy cómplice ni cobarde] solamente un amigo de Dios le puede escribir las presentes letras de manera privada, en vías a corregir los errores humanos, que todos por los limitantes de nuestra naturaleza podemos cometer. “Errare humanum est, sed perseverare diabolicum.”



Sinceramente en Cristo y María Santísima.


Padre Hernán Arturo Vergara.










Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.