El reinado temporal de Satanás en la Iglesia.


25 Feb
25Feb


“Y desde el tiempo en que fuere quitado el sacrificio perpetuo, y fuere puesta la abominación para desolación, serán mil doscientos y noventa días. Bienaventurado el que espera, y llega hasta mil trescientos y treinta y cinco días.” Profecía de Daniel XII, 11.


Muchas alma en total ayunas de la realidad, no alcanzan a dimensionar la gravedad, por Disposición Divina y en cumplimiento de las Sagradas Escrituras, de lo que vive la Iglesia Católica en los días presentes. 

Satanás es el enemigo declarado de Dios, de su obra y de la salvación eterna de las almas: "El diablo es un enemigo irreconciliable y lucha encarnizadamente contra nosotros. Nosotros no pensamos tanto en nuestra salvación cuanto él en nuestra perdición...  El diablo, es verdad, nos promete muchas cosas, pero no para dárnoslas, sino para despojarnos de ellas.” San Juan Crisóstomo, homilía 13, sección 4, comentario al Evangelio de San Mateo.9. 

El centro de la vida católica es el Sacrificio Perpetuo, es la Sangre del Cordero con la cuál se alimentan sus hijos, se sostienen y alcanzan la salvación eterna: 

"Yo soy el pan vivo, que descendí del cielo. Si alguno comiere de este pan, vivirá eternamente, y el pan que yo daré, es mi carne por la vida del mundo. Comenzaron entonces los judíos a altercar unos con otros, y decían: ¿Cómo nos puede dar su carne a comer? Y Jesús les dijo: Que si no comiéreis la carne del Hijo del hombre, y bebiéreis su sangre, no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna: y yo le resucitaré en el último día. Porque mi carne verdaderamente es comida, y mi sangre verdaderamente es bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, en mí mora y yo en él." Evangelio de San Juan, VI, 51-57. 


Consideraciones 


1º Satanás es el enemigo declarado e irreconciliable de Dios Nuestro Señor. 

2º Satanás odia el Sacrificio Perpetuo, porque es la fuente de la vida. 

3º La abrogación del Sacrificio Perpetuo es la obra de Satanás anunciada en la Sagrada Escritura. 

4º Clave o explicación lógica de la apostasía casi general en los días presentes.




1º Satanás es el enemigo declarado e irreconciliable de Dios Nuestro Señor.

Algunas almas con fundamento en la herejía sostienen que Satanás al final del tiempo se convierte, se hace bueno o se destruye; el dogma católico es muy claro:

  • "Porque el diablo y demás demonios, por Dios ciertamente fueron creados buenos por naturaleza; mas ellos, por sí mismos, se hicieron malos. El hombre, empero, pecó por sugestión del diablo." IV Concilio de Letrán, capítulo 1º 'De la fe católica', año de 1215. Dz. 428.

  • “Si alguno dice o siente que el castigo de los demonios o de los hombres impíos es temporal y que en algún momento tendrá fin, o que se dará la reintegración de los demonios o de los hombres, sea anatema (excomulgado o condenado)” Canon IX, contra Orígenes, año 543. Dz. 211.

  • “En consecuencia del pecado de los ángeles es el hecho terrible de que hay seres creados absolutamente malos, perversos, que sólo buscan y quieren el mal." Michael Schmaus, Tratado de Teología Dogmática, tomo II, §123, 4º.

Satanás es el autor de todo pecado, influye en el hombre respetando su libertad, es una guerra a muerte por la condenación eterna de las almas.

  • “Ningún otro deseo tiene el demonio, ningún otro negocio, ningún otro empeño que perder nuestra alma” San Bernardo, De Medit. C XIII. 

  • “¿No es acaso él, el que introdujo la guerra en el cielo, el engaño en el paraíso; el que puso discordia entre los primeros hombres y sembró el mal por todas partes? Él es el que oculta en el alimento el incentivo de la gula; en el trabajo la pereza; en la procreación la lujuria; en la conversación la envidia; en la administración la avaricia; en la corrección el ímpetu de ira; en el mandato el orgullo. Si estamos en vela nos impulsa al mal; si dormimos nos infesta con torpes sueños. En fin, que todos los males que se cometen en el mundo derivan de su maldad.” San Agustín psalmus 130-5; “El Ángel caído” p.140 2Ed. Madrid España.

  • “Todo pecado está, pues, en relación con el diablo. En todo pecado, el hombre se deja influenciar por el seductor original. Todo pecador, al pecar, se pone del lado de los enemigos de Dios, siendo el diablo el primero de ellos. El pecador se somete al diablo cuando deja de obedecer a Dios. El hombre no puede salir de la siguiente alternativa: o se somete a Dios o queda sometido al diablo.” Michael Schmaus, Tratado de Teología Dogmática, tomo II, §124, 1º.

  • “El oficio del demonio es hacer caer al hombre: bien se le conoció el intento a su malicia en la ruina del hombre primero. Ejecutan en los cuerpos enfermedades y calamitosos accidentes: en las almas pasiones repentinas, y excesos extraordinarios y violentos. Para invadir alma y cuerpo mucho les ayuda la sutileza y tenuidad. Mucho puede la valentía de los espíritus: son fuerzas casi irresistibles: tan disimuladamente ofenden, que parece más insensible el modo secreto de dañar que la espiritualidad de su naturaleza." Apología contra los gentiles, página 107, año 1789, de Quinto Séptimo Florente Tertuliano, presbítero de Cartago, traducida por el Ilmo. Fr. D. Pedro Manero, Obispo de Tarazona, con licencia eclesiástica. 

  • "Todo lo que sirve al vanidoso, al rencoroso, al lascivo, para satisfacer su vanidad, su odio, su incontinencia, tiene valor entre los partidarios de Satanás, no entre los que han concluido una alianza con Cristo. Todo eso está desterrado del círculo donde reina la piedad. Por eso rechinan los dientes el 'contradictor de la virtud' y el 'enemigo de la paz'. 'Y porque no ha permanecido en la verdad' y porque ha perdido completamente su grandiosa situación a causa de su orgullo se enfurece al ver que el hombre ha sido redimido por la misericordia de Dios y que se le haya atribuido los dones y gracias que él ha perdido. Nadie ha de admirarse de que 'al causante de todo pecado' le produzca pena la rectitud de los que hacen obras buenas, ni de que le haga sufrir la constancia de aquellos a quienes no puede hacer caer. Pues hasta entre los hombres hay algunos que se han tomado como ejemplo a seguir las obras de su maldad. De ese modo, muchos se consuman de envidia al ver los progresos que otros hacen. Y porque saben que la virtud no encuentra complacencia en el vicio, se arman para luchar encarnizadamente contra aquellos cuyo ejemplo no quieren seguir. Al contrario los servidores de Dios y los discípulos de la verdad aman aun a aquellos que no comparten las mismas opiniones y declaran la guerra a los vicios y no a los hombres, 'No recompensando a nadie la maldad con maldad', sino tratando siempre de conseguir el mejoramiento de los que pecan." San León Magno, Sermón 48, sección 2ª.


2º Satanás odia el Sacrificio Perpetuo, porque es la fuente de la vida.

Sencillamente porque en el Santísimo Sacramento del altar se encuentra la fuente de la vida, el mismo Dios verdadero, el alimento de los santos, el autor de la vida: 

  • "Si alguno negare que en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía se contiene verdaderamente, real y sustancialmente el cuerpo y la sangre, juntamente con el alma y la divinidad, de Nuestro Señor Jesucristo y, por ende Cristo entero; sino que dijere que sólo está en él como en señal y figura o por su eficacia, sea anatema -excomulgado- [cf. 874 y 876]. Concilio de Trento, sesión XIII, Decreto sobre la Eucaristía, Cánones sobre la Eucaristía, con fecha de 11 de octubre de 1551, bajo la autoridad de SS. Papa Julio III.

  • "Quiso también que fuera prenda de nuestra futura gloria y perpetua felicidad, y juntamente símbolo de aquel solo cuerpo, del que es El mismo cabeza [1 Cor. 11, 3; Eph. 5, 23] y con el quiso que nosotros estuviéramos, como miembros unidos por la más estrecha conexión de la fe, la esperanza y la caridad, a fin de que todos dijéramos una misma cosa y no hubiera entre nosotros escisiones [cf. 1 Cor. 1, 10]." Concilio de Trento, sesión XIII, Decreto sobre la Eucaristía, capítulo 2º, con fecha de 11 de octubre de 1551, bajo la autoridad de SS. Papa Julio III.

  • "La eucaristía es el más importante de todos los sacramentos. Y esto resulta de tres consideraciones. Primera, porque contiene realmente a Cristo en persona, mientras que los otros contienen una virtud instrumental participada de Cristo, como se ha dicho más arriba (q.62 a.4 ad 3; a.5.). Y ya se sabe que ser una cosa por esencia es más importante que serlo por participación. Segunda, por la relación de los sacramentos entre sí. Todos los demás sacramentos están ordenados a la eucaristía como a su fin... Tercera, por el mismo ritual de los sacramentos, porque la recepción de casi todos ellos se completa recibiendo también la eucaristía". Santo Tomás de Aquino, III, 65, 3.

  •  "Es necesario confesar según la fe católica que Cristo está por entero en este sacramento." Santo Tomás de Aquino, III, 76, 1.

  • "Si alguno dijere que en el sacrificio de la Misa no se ofrece a Dios un verdadero y propio sacrificio, o que el ofrecerlo no es otra cosa que dársenos a comer Cristo, sea anatema -sea excomulgado-" Concilio de Trento, sesión XXII, Decreto sobre la Eucaristía, Cánones sobre el santísimo sacrificio de la Misa, con fecha de 17 de septiembre de 1562, bajo la autoridad de SS. Papa Julio III.

  • "Si alguno dijere que el canon de la Misa contiene error y que, por tanto, debe ser abrogado, se anatema -sea excomulgado-" Concilio de Trento, sesión XXII, Decreto sobre la Eucaristía, Cánones sobre el santísimo sacrificio de la Misa, con fecha de 17 de septiembre de 1562, bajo la autoridad de SS. Papa Pío IV.

  • "Y porque en este divino sacrificio, que en la Misa se realiza, se contiene e incruentamente se inmola aquel mismo Cristo que una sola vez se ofreció el mismo cruentamente en el altar de la cruz [Hebr. 9, 27]; enseña el santo Concilio que este sacrificio es verdaderamente propiciatorio, y que por él se cumple que si con corazón verdadero y recta fe, con temor y reverencia, contritos y penitentes nos acercamos a Dios, conseguimos misericordia y hallamos gracia en el auxilio oportuno [Hebr. 4, 16]. Pues aplacado el Señor por la oblación de este sacrificio, concediendo la gracia y el don de la penitencia, perdona los crímenes y pecados, por grandes que sean. Una sola y misma es, en efecto, la víctima, y el que ahora se ofrece por el ministerio de los sacerdotes, es el mismo que entonces se ofreció a sí mismo en la cruz, siendo sólo distinta la manera de ofrecerse. Los frutos de esa oblación suya (de la cruenta, decimos), ubérrimamente se perciben por medio de esta incruenta: tan lejos está que a aquella se menoscabe por ésta en manera alguna [Canon 4]. Por eso, no sólo se ofrece legítimamente, conforme a la tradición de los Apóstoles, por los pecados, penas, satisfacciones y otras necesidades de los fieles vivos, sino también por los difuntos en Cristo, no purgados todavía plenamente [Can.3]." Concilio de Trento, sesión XXII, Doctrina acerca del santísimo sacrificio de la Misa, capítulo 2º,  con fecha de 17 de septiembre de 1562, bajo la autoridad de SS. Papa Pío IV. 

De donde inferimos el odio irreconciliable que tiene Satanás a la presencia real en el Santísimo Sacramento del altar, al sacerdocio católico, al Sacrificio Perpetuo, sencillamente "El diablo odia a Dios, vive en el odio a Dios, o sea odia la Bondad en persona. Por eso no puede amar nada ni a nadie. El diablo, al odiar al hombre odia en él a Dios. El diablo combate el Reino de Dios, el poderío de Dio, incondicionalmente. No hay solamente un poder impersonal malo; existe también un ser personal cuyas intenciones son radicalmente malas y que quiere el mal por amor del mal." Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, página 274.


3º La abrogación del Sacrificio Perpetuo es la obra de Satanás anunciada en la Sagrada Escritura.

Estamos presenciando el cumplimiento de las profecías sagradas, de los anuncios de la Santísima Virgen María, pero el padre de la mentira entorpece la razón con argumentos humanos; es claro: Roma ha perdido la fe y se ha convertido en la sede del anticristo, Jorge Mario Bergoglio y sus predecesores desde la muerte de su SS. Papa Pío XII son la espantosa abominación en el lugar santo, son ellos con el poder de Satanás quienes han abrogado la Santa Misa, ocupan el lugar de Dios, predican contra el santo nombre de Dios Nuestro Señor. Cito algunas partes de las Sagrada Escritura y revelaciones aprobadas de la Madre de Dios: 

  • “Cuando viereis que la abominación de la desolación, que fue dicha por el profeta Daniel, está en el lugar santo, el que lee entienda. Entonces los que estén en la Judea huyan a los montes. Y el que en el tejado no descienda a tomar alguna cosa de su casa. Y el que el campo, no vuelva a tomar su túnica…Habrá grande tribulación, cuál no fue desde el principio del mundo hasta ahora, ni será. Y si no fuesen abreviados aquellos días, ninguna carne sería salva: más por los escogidos aquellos días serán abreviados.”  Evangelio de San Mateo XXIV, 15-22.

  • “Y no os dejéis seducir de nadie en manera alguna, porque no será, sin que antes venga la apostasía, y sea manifestado el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone, y se levanta sobre todo lo que se llama Dios, o es adorado, de manera que se sentará en el templo de Dios, mostrándose como si fuese Dios". 2ª Epístola de San Pablo a los Tesalonicenses, II, 3.

  • "Ya está obrando el misterio de la iniquidad, solo que el que está firme ahora, manténgase, hasta que sea quitado de en medio. Y entonces se descubrirá aquel perverso, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, y le destruirá con el resplandor de su venida." 2ª Epístola de San Pablo a los Tesalonicenses, II, 3.

  • “Y desde el tiempo en que fuere quitado el sacrificio perpetuo, y fuere puesta la abominación para desolación, serán mil doscientos y noventa días. Bienaventurado el que espera, y llega hasta mil trescientos y treinta y cinco días.” Profecía de Daniel XII, 11.

  • “Y hablará palabras contra el Excelso, y atropellará los santos del Altísimo, y pensará poder mudar los tiempos y las leyes, y serán puestos en su mano hasta un tiempo y dos tiempos, y mitad de un tiempo. Y se sentará el juicio para quitarle el poder, y que sea quebrantado, y perezca para siempre.” Profecía de Daniel VII, 25.

  • “Y los brazos estarán de su parte, y contaminarán el santuario de la fortaleza, y quitarán el sacrificio perpetuo: y pondrán la abominación para desolación. Y los prevaricadores del testamento usarán de engañoso disimulo: más el pueblo que conozca a su Dios, estará firme, y hará. Y los sabios del pueblo enseñarán a muchos y morirán a espada y a fuego, y en cautiverio, y en rapiña por muchos días.” Profecía de Daniel IX, 31.

  • “En el año 1864, Lucifer y un gran número de demonios serán desatados del infierno. Abolirán la fe poco a poco, aun entre las personas consagradas a Dios; las cegarán de tal manera que, a menos de una gracia particular, esas personas tomarán el espíritu de sus malos ángeles. Muchas casas religiosas perderán completamente la fe y perderán a muchísimas almas”. Profecía aprobada por la Iglesia Católica, correspondiente a la revelación de la Santísima Virgen en La Salette, el día  19 de septiembre de 1849.

  • “La Iglesia será eclipsada, y el mundo quedará consternado.” Profecía aprobada por la Iglesia Católica, correspondiente a la revelación de la Santísima Virgen en La Salette, el día  19 de septiembre de 1849.

  • “Los conventos, las flores de la Iglesia estarán corrompidos y el Demonio será como el rey de los corazones.” Profecía aprobada por la Iglesia Católica, correspondiente a la revelación de la Santísima Virgen en La Salette, el día  19 de septiembre de 1849.

  • “Los sacerdotes, ministros de Mi Hijo, los sacerdotes, por su mala vida, por sus irreverencias y su impiedad al celebrar los santos misterios, por su amor al dinero, a los honores y a los placeres, se han convertido en cloacas de impureza”. Profecía aprobada por la Iglesia Católica, correspondiente a la revelación de la Santísima Virgen en La Salette, el día  19 de septiembre de 1849.

  • “Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que él podía destruir la Iglesia y llevar a todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás le pidió permiso a Dios de tener 100 años para influenciar al mundo como nunca antes había podido hacerlo”. Visión de SS. Papa León XIII, con fecha de 13 de octubre de 1884.

  • "En el momento de esta tribulación un hombre, elegido no canónicamente, se elevará al Pontificado, y con su astucia se esforzará por llevar a muchos al error y a la muerte... en aquellos días Nuestro Señor Jesucristo no les enviará a estos un verdadero Pastor, sino un destructor." Profecía de San Francisco de Asís, contenida en  las Obras del Seráfico Padre San Francisco de Asís, Washbourne, 1882, páginas 248-250.

  • "En ninguna parte del mundo habrá orden y Satanás reinará en los más altos puestos, determinando el curso de los acontecimientos. Él logrará introducirse efectivamente hasta la cumbre de la Iglesia. También para la Iglesia, vendrá el tiempo de sus más grandes pruebas. Cardenales se opondrán a Cardenales, Obispos a Obispos. Satanás marchará en medio de sus filas, y en Roma habrá cambios. Lo que está podrido caerá y lo que caiga no se levantará más. La Iglesia será oscurecida y el mundo trastornado por el terror." Tercer secreto de Nuestra Señora de Fátima.


4º Clave o explicación lógica de la apostasía casi general en los días presentes.

Con los argumentos escritos, puestos en un intelecto dotado de la fe verdadera, es totalmente comprensible el resultado de la espantosa abominación en el lugar santo, es claro que se presenta como resultado natural una apostasía casi general, la condenación eterna de las almas de una manera casi general, 'y a no acortarse aquellos días casi nadie se salvará, ni aún los elegidos si posible fuera...'

Encontramos la explicación teológica  a la supresión del Santo Sacrificio, los miles de escándalos morales en los hombres de Iglesia, las aberraciones heréticas de Bergoglio, la indefinición permanente en los hechos como congregación de la obra de Monseñor Marcel Lefebvre [todos muy santos, pero pretenden someterse a Roma apóstata], la idiotez de los hombres constituidos en autoridad eclesiástica, la proliferación de los doctores fundados en la ignorancia, la creciente matricula de masones, judíos y homosexuales en la Iglesia remanente. Simple y sencillamente son las consecuencias lógicas de la presencia de Satanás en la Iglesia. Bergoglio no es el Vicario de Cristo, pero esta ocupando el lugar para destruir la obra de Dios. 

El católico verdadero realmente defiende la Iglesia contra los hombres de Iglesia, en razón de que la espantosa abominación se encuentra en el lugar santo.

Nuevamente los exhorto a sostener la fe verdadera, aún en contra de malos sacerdotes, rezad el santo Rosario todos los días, resistid los días terribles de la apostasía casi general que vivimos, esperando la gloriosa venida de Nuestro Señor Jesucristo con las lampara encendidas, [la fe verdadera y el santo Rosario con misa o sin misa verdadera].

"Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertiréis y os salvaréis, con tal que (lo repito, y notad las palabras y los términos de mi consejo) recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte, para conocer la verdad y obtener la contrición y el perdón de vuestros pecados." San Luis María G. de Montfort, El secreto del Rosario.





“Y desde el tiempo en que fuere quitado el sacrificio perpetuo, y fuere puesta la abominación para desolación, serán mil doscientos y noventa días. Bienaventurado el que espera, y llega hasta mil trescientos y treinta y cinco días.” Profecía de Daniel XII, 11.











Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.