Errores doctrinales del Señor Obispo excomulgado, don Juan José Squetino Shattenhofer.


02 Dec
02Dec


“Abatida ha sido tu soberbia hasta los infiernos, cayó tu cadáver: debajo de ti se tenderá la polilla, y tu cobertura serán los gusanos. ¿Cómo caíste del cielo, ó Lucifer, que nacías por la mañana? ¿Cómo caíste en tierra, tú que llagabas las gentes? Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, sobre los astros de Dios ensalzaré mi solio, me sentaré en el monte del testamento, a los lados del Aquilón. Subiré sobre la altura de las nubes, semejante seré al Altísimo. Más al infierno serás precipitado en lo profundo del lago: Los que te vieren, se inclinarán a ti, y te contemplarán: ¿Por ventura es este el hombre, que conturbó la tierra, que estremeció los reinos?” Profeta Isaías XIV, 11.


Con fundamento en los documentos escritos, consignados, y difundidos por el señor obispo Squetino, se encuentran sentencias, afirmaciones contrarias a la doctrina católica, a las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia, a la Historia de la Iglesia con resabios de herejía.

Lamentablemente el señor obispo, don Juan José Squetino Shattenhofer, incurrió en la excomunión, censuras del Código de Derecho Canónico, consignadas en el canon 2369  § 1: “El confesor que tuviere la osadía de quebrantar directamente el sigilo sacramental queda excomulgado con excomunión reservada de un modo especialísimo a la Sede Apostólica”. 

El presente documento tiene como objeto predicar la verdad católica, mover a reflexión el intelecto del Señor Obispo excomulgado, Monseñor Squetino para replantear sus enseñanzas contra la doctrina de la Iglesia Católica, con grave peligro para la salvación eterna de las almas redimidas por Nuestro Señor Jesucristo.

“Si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No vale para nada, sino para ser echada fuera y pisada por los hombres.” Evangelio de San Mateo V, 13.


Consideraciones.


1º Magisterio de la Iglesia Católica. 

2º Censuras teológicas. 

3º Anotaciones sobre la carta encíclica: “Pascendi Dominici gregis” de SS Papa San Pío X, con fecha de 8 de septiembre de 1907.

4º Enseñanzas del Señor Obispo, don Juan José Squetino Shattenhofer.

5º Observaciones a la doctrina escrita por el Señor Obispo, don Juan José Squetino Shattenhofer.

6º Irregularidades del Señor Obispo excomulgado, don Juan José Squetino Shattenhofer.


“Una cosa es lo que ‘debe’ ser y otra lo que es en realidad. Hay obispos santos, muy santos, así como hay obispos pecadores, muy pecadores.” Pbro. Dr. Joaquín Sáenz y Arriaga,  'Sede Vacante', página 4.




1º Magisterio de la Iglesia Católica. 


1.- El Magisterio de la Iglesia es el conjunto de verdades reveladas por Dios contenidas en las Sagradas Escrituras y en la Tradición.

2.- “El Magisterio solemne es el que se ejerce sólo rara vez por medio de declaraciones formales y solemnes de los Concilios y los Papas. Su materia comprende las definiciones dogmáticas de los concilios ecuménicos o de los Papas hablando ex cathedra, o de los concilios particulares si sus decretos han sido universalmente aceptados o aprobados en forma solemne por el Papa o un concilio ecuménico.” Diccionario Enciclopédico de la Fe Católica, Editorial JUS, año de 1953, página 360.

3.- “El Magisterio ordinario se ejerce continuamente por la Iglesia especialmente en sus prácticas universales vinculadas con la fe y la moral, en el consentimiento unánime de los Padres y de los teólogos, en las decisiones de las Congregaciones Romanas concernientes a la fe y la moral, en el sentir común de los fieles, y en diversos documentos históricos que contienen declaraciones de fe.” Diccionario Enciclopédico de la Fe Católica, Editorial JUS, año de 1953, página 360.

4.- "El Objeto del Magisterio Eclesiástico no es proponer nuevas doctrinas o nuevas revelaciones, sino defender y exponer el depósito de la fe, es decir, las verdades reveladas por Dios a los Apóstoles y por ellos transmitidas a toda la Iglesia, tanto en las Sagradas Escrituras, como en la Tradición oral.  Realmente Cristo al enviar a los Apóstoles con la misión de enseñar a las naciones, les había encomendado que enseñaran todo lo que Él les había dicho; y al prometerles el Espíritu Santo había afirmado que Este les enseñaría todas las verdades. Por tanto el objeto del Magisterio de la Iglesia es todo lo que Jesús enseñó a los Apóstoles, por sí o por el Espíritu Santo: a la muerte del último Apóstol la revelación pública quedó ya cerrada, el depósito de la fe ya estaba completo. Es este depósito el que San Pablo entrega a Timoteo, como los otros Apóstoles a sus sucesores, recomendándoles que evitaran todas la nuevas doctrinas y que fundaran toda su predicación sobre los cimientos de los Apóstoles y Profetas.” Colección completa de Encíclicas Pontificias de la Facultad de Filosofía y Teología de San Miguel, año de 1952, página 17.


2º Censuras teológicas.

Con el nombre de censura teológica (a diferencia de la canónica) se designa el grado según el cual la opinión se desvía de la doctrina eclesiástica. Las principales censuras son: 

1.- Proposición herética.  Sentencias u opiniones opuestas directamente a un dogma.

2.- Proposición próxima a la herejía.  Son las opiniones que se oponen directamente a una proposición próxima a la fe.

3.- Proposición con resabios de herejía o sospechosa de herejía, proposición errónea.  Son proposiciones contrarias a una verdad no revelada, pero conexa con la revelación y definitoriamente propuesta por el magisterio eclesiástico.

4.- Error en fe eclesiástica.  Proposición contraria a una doctrina reconocida generalmente como cierta por los teólogos.

5.- Error teológico.  Proposición falsa, contraria a un hecho dogmático.

6.- Proposición temeraria.  Sin fundamento en la doctrina universal.

7.- Proposición ofensiva a los piadosos oídos.  Proposición que lastima el sentimiento religioso.

8.- Proposición malsonante.  Proposición con expresiones equívocas.

9.- Proposición capciosa.  Proposición insidiosa por su pretendida ambigüedad.

10.- Proposición escandalosa.  Proposición que es ocasión de escándalo.

11.- Herejía.  En cuanto a su doctrina, es “una separación de la Iglesia de Cristo; surge de la falta de fe (duda), se forma desligando una verdad particular del organismo de la Revelación.”


3º Anotaciones sobre la carta encíclica: “Pascendi Dominici Gregis” de SS Papa San Pío X, con fecha de 8 de septiembre de 1907.

En la Carta Encíclica de SS Papa San Pío X, describe la manera como se enseña el error desde el interior de la Iglesia, no directamente, sino estratégicamente de tal manera que les asegure la subsistencia en la Iglesia Católica con el objeto de continuar su labor opuesta a la fe católica.

1.- “Lo que sobre todo exige de Nos que rompamos sin dilación el silencio es que hoy no es menester ya ir a buscar los fabricantes de errores entre los enemigos declarados: se ocultan, y ello es objeto de grandísimo dolor y angustia, en el seno y gremio mismo de la Iglesia, siendo enemigos tanto más perjudiciales cuanto lo son menos declarados.

Hablamos, venerables hermanos, de un gran número de católicos seglares y, lo que es aun más deplorable, hasta de sacerdotes, los cuales, so pretexto de amor a la Iglesia, faltos en absoluto de conocimientos serios en filosofía y teología, e impregnados, por lo contrario, hasta la medula de los huesos, con venenosos errores bebidos en los escritos de los adversarios del catolicismo, se presentan, con desprecio de toda modestia, como restauradores de la Iglesia”. Encíclica: ‘Pascendi Dominici Gregis’, No. 1.

2.- “Como ya hemos dicho, ellos traman la ruina de la Iglesia, no desde fuera, sino desde dentro: en nuestros días, el peligro está casi en las entrañas mismas de la Iglesia y en sus mismas venas; y el daño producido por tales enemigos es tanto más inevitable cuanto más a fondo conocen a la Iglesia. 

Añádase que han aplicado la segur no a las ramas, ni tampoco a débiles renuevos, sino a la raíz misma; esto es, a la fe y a sus fibras más profundas. Mas una vez herida esa raíz de vida inmortal, se empeñan en que circule el virus por todo el árbol, y en tales proporciones que no hay parte alguna de la fe católica donde no pongan su mano, ninguna que no se esfuercen por corromper. Y mientras persiguen por mil caminos su nefasto designio, su táctica es la más insidiosa y pérfida.”  Encíclica: ‘Pascendi Dominici Gregis’, No. 2.

3.- “Juntan a esto, y es lo más a propósito para engañar, una vida llena de actividad, constancia y ardor singulares hacia todo género de estudios, aspirando a granjearse la estimación pública por sus costumbres, con frecuencia intachables. Por fin, y esto parece quitar toda esperanza de remedio, sus doctrinas les han pervertido el alma de tal suerte, que desprecian toda autoridad y no soportan corrección alguna; y atrincherándose en una conciencia mentirosa, nada omiten para que se atribuya a celo sincero de la verdad lo que sólo es obra de la tenacidad y del orgullo.” Encíclica: ‘Pascendi Dominici Gregis’, No. 3.

4.- “Y como una táctica de los modernistas, táctica, a la verdad, la más insidiosa, consiste en no exponer jamás sus doctrinas de un modo metódico y en su conjunto, sino dándolas en cierto modo por fragmentos y esparcidas acá y allá, lo cual contribuye a que se les juzgue fluctuantes e indecisos en sus ideas, cuando en realidad estas son perfectamente fijas y consistentes; ante todo, importa presentar en este lugar esas mismas doctrinas en un conjunto, y hacer ver el enlace lógico que las une entre sí, reservándonos indicar después las causas de los errores y prescribir los remedios más adecuados para cortar el mal.” Encíclica: ‘Pascendi Dominici Gregis’, No. 3.




4.- Enseñanzas del Señor Obispo, don Juan José Squetino Shattenhofer.

En los escritos del Señor Obispo Shattenhofer, se contienen sofismas, artificios, sutilezas; mezcla interesante de principios católicos con aplicaciones equívocas, ambiguas e inexactas, sigilosamente manejadas  trastocando los fundamentos de la Doctrina Católica, con grave daño para la salud espiritual de las almas, colocándose con sibilina  inteligencia en el paladín de la solución a todos los males; cito dos simples sentencias de las muchas que asegura por escrito.

“Táctica, a la verdad, la más insidiosa, consiste en no exponer jamás sus doctrinas de un modo metódico y en su conjunto, sino dándolas en cierto modo por fragmentos y esparcidas acá y allá.” SS Papa San Pío X, Encíclica: ‘Pascendi Dominici Gregis’, No. 3.


1.- “Solo me voy a dedicar a predicar la necesidad del Papa, causa absoluta de todos los males del mundo”. Monseñor Juan José Squetino Shattenhofer, ‘Estimado Padre Hernán’, 25 de junio de 2019.

2.- “Además nunca estuve bajo la obediencia de Lino II… yo estoy convencido que ese Cónclave fue válido y es lo mismo que hay que hacer hoy para elegir al Papa.” Monseñor Juan José Squetino Shattenhofer, ‘Acusación contra mons. Squetino por un sacerdote’, Sábado, 31 de agosto de 2019.

Con todo respeto, don Juan José Squetino Shattenhofer: sus fantasías avalan su indudable capacidad inventiva pero vienen en ayunas de toda lógica, con la misma ligereza acusa, condena y desprecia  a sacerdotes, hombres de iglesia y a sus propios compañeros en el episcopado que no se pliegan a sus enseñanzas desviadas de la verdad, y cuanto más falsa es la acusación y menos pruebas aporta para sustentarla más gruesas son las palabras que utiliza. Le aseguro señor Obispo que cuando uno escucha sus sentencias, recuerdo la certera sentencia de Quevedo: "El exceso es el veneno de la razón". Es tal el exceso de sus palabras que sepulta cualquier argumento digno de tal nombre, si es que lo hubiera en sus procacidades.

“Toda esa autosuficiencia con que, por ser obispos, se sienten incapaces de equivocarse, de caer en falta contra la justicia y contra la caridad, contra la ley de Dios y la misma ley de los hombres, debería ser la preocupación constante de un gobierno eclesiástico que teme al Señor.”  Pbro. Dr. Joaquín Sáenz y Arriaga, ‘Sede Vacante’, capítulo II.


5.- Observaciones a la doctrina escrita por el Señor Obispo, don Juan José Squetino Shattenhofer.

“Solo me voy a dedicar a predicar la necesidad del Papa, causa absoluta de todos los males del mundo”. Monseñor Juan José Squetino Shattenhofer, ‘Estimado Padre Hernán’, 25 de junio de 2019.


1º Análisis de la sentencia de Monseñor Squetino.

Causa.- "Lo que se considera como fundamento u origen de algo; lo que hace que alguna cosa sea lo que es." Real academia española, ‘Diccionario de la lengua castellana’, 13ª edición, año de 1809, página 211.

Absoluta.- "Aserción general dicha en tono de seguridad y magisterio." Real academia española, ‘Diccionario de la lengua castellana’, 13ª edición, año de 1809, página 7.

Mal.- "Negación del bien; lo contrario al bien; lo que se aparta de lo lícito y honesto." Real academia española, ‘Diccionario de la lengua castellana’, 13ª edición, año de 1809, página 622.

De los conceptos desarrollados, podemos inferir a partir de los escritos erroneos de Monseñor Squetino, que la ausencia del Papa es el fundamento u origen sin lugar a dudas de todos los males en el mundo.


2º Doctrina de la Iglesia.

1.- “El pecado mortal es el mal, y, a decir verdad, el único mal, que existe, ya que todos los otros no son sino consecuencia o castigo de él.”  Ad. Tanquerey, Teología ascética y mística, página 469, No. 714, año de 1930.

2.- “Porque raíz de todos los males es la avaricia: la cuál condicionando algunos se desencaminaron de la fe, y se enredaron en muchos dolores. Mas tú, o hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, la caridad, la paciencia, la mansedumbre. Pelea buena batalla de fe, echa mano de la vida eterna, a la que fuiste llamado”. Epístola de San Pablo a Timoteo VI, 10.

3.- "La pena (o castigo) sigue al pecado en cuanto es un mal por razón del desorden”. Santo Tomás, Suma teológica I-II c. 87, a. 2.

4.- “El pecado hace que el hombre sea reo del castigo”. Santo Tomás, Suma teológica I-II c. 87, a. 2.

5.- “El pecado es esencialmente odio a Dios”. Teología Dogmática, Michael Schmaus, tomo II, §108, página 106.

6.- “El diablo odia a Dios, vive en el odio a Dios, o sea odia a la Bondad en persona. Por eso no puede amar nada y a nadie. El diablo, al odiar al hombre odia en él a Dios, al Creador y al Santo. Se esfuerza por separar al hombre de Dios para llevarlo a un estado de apartamiento de Dios. El diablo combate el Reino de Dios, el poderío de Dios, incondicionalmente.” Teología Dogmática, Michael Schmaus, tomo II, §124, 1º, página 274.

7.- “El pecado ha entrado en el mundo traído por el hombre, habiendo sido seducido por el diablo envidioso (Romanos 5, 12; Sabiduría 2, 24); en definitiva es, pues, el diablo, el origen del pecado. Del pecado se derivan la muerte y las funestas secuelas de la muerte. Todo pecado radica en el primer pecado, remontado, por consiguiente, hasta la seducción diabólica. Todo pecado está, pues, en relación con el diablo. En todo pecado, el hombre se deja influenciar por el seductor original. Todo pecador, al pecar, se pone del lado de los enemigos de Dios, siendo el diablo el primero de ellos. El pecador se somete al diablo cuando deja de obedecer a Dios. El hombre no puede dejar de salir de la siguiente alternativa: o se somete a Dios o queda sometido al diablo.” Teología Dogmática, Michael Schmaus, tomo II, §124, 1º, página 274.

8.- “Los hombres han crucificado a Jesucristo, pero es otro el promotor de este terrible hecho. Tras las personas activas al exterior se oculta el funesto personaje que las dirige. Satanás, que desde el principio fue un asesino y un mentiroso (Juan 8, 44), entró en Judas Iscariote y le sedujo a traicionar a Jesús (Lucas 22, 3; Juan 13, 27; 6, 70).” Teología Dogmática, Michael Schmaus, tomo II, §124, C, página 282.


3º Error de la doctrina del señor obispo Squetino Shattenhofer.

1.- La sentencia del obispo Shattenhofer: “Solo me voy a dedicar a predicar la necesidad del Papa, causa absoluta de todos los males del mundo”, Es un error doctrinal, contrario a la doctrina de la Iglesia Católica, opuesto a la Historia de la Iglesia; el pecado mortal es el origen de todos los males, el motivo de la condenación eterna de las almas, y en el diablo, encontramos el origen del pecado, con Papa o sin Papa.

2.- Contra la Historia de la Iglesia enseña el señor Obispo Squetino Shattenhofer: “Solo me voy a dedicar a predicar la necesidad del Papa, causa absoluta de todos los males del mundo”. 

Esta sentencia apartada de la verdad católica, lleva a sostener que con la presencia del Papa se elimina la “causa absoluta de todos los males”, lo cual es totalmente una mentira, constatado con los más de 200 Sumos Pontífices que ha tenido la Santa Iglesia Católica, todos ellos con abundantes males en el mundo, incluso, por permisión divina, han existido Papas escandalosos, pecadores, causa de muchos males, cito algunos casos consignados en la Historia de la Iglesia:


a.- Papa Sergio III. [Sergio de Túsculo, 904-911] “Sergio III era uno de aquellos hombres a quienes la pasión partidista ciega y enloquece… debía probablemente la tiara al poderío de esta familia, cuya casa frecuentaba más de lo debido, tanto que, siendo ya un cincuentón, se dejó prender, a lo que parece, en los lazos amorosos de Marozia, la cual apenas tendría veinte años. Fruto de estas sacrílegas relaciones sería un hijo que, andando el tiempo, se llamó Juan XI y que, ciertamente, tenía a Marozia por madre… confirmado este punto por el Liber Pontificalis, que, llegando a tratar de Juan XI, cifra toda su vida en estas últimas palabras: ‘JOHANNES NATIONE ROMANUS, EX PATRE SERGIO PAPA, SEDIT ANN. III, MENS. X’.” Llorca SJ, Villoslada SJ, Laboa, ‘Historia de la Iglesia Católica’, BAC,  tomo II, página 117.

b.- Papa Juan XII. [Octaviano de Túsculo, 955-964] “Juan XII amaba la caza, que sus pensamientos eran de vanidad, que gustaba de las reuniones de mujeres más que las asambleas litúrgicas o eclesiásticas, que se complacía en las tumultuosas insolencias de los jóvenes y que en lascivia y audacia superaba a los paganos… Esto quiere decir, por lo menos, que en la vida de Juan XII se veía, más que al pontífice y sacerdote, al príncipe secular, poco diferente de los señores de aquella atormentada y turbulenta época.” Llorca SJ, Villoslada SJ, Laboa, ‘Historia de la Iglesia Católica’, BAC, tomo II, página 121.

c.- Papa Benedicto IX. [Teophylactus, 1033-1045] “El cónsul Alberico, conde de Túsculo, a fuerza de dinero logro la tiara para su hijo Teofilacto, un joven apasionado y violento… sobrino de los dos Papas anteriores y se llamo Benedicto IX. Tal subida anticanónica no fue más que el comienzo del desgobierno y de la inmoralidad. No llevaron con paciencia los romanos las indignidades y crímenes de Benedicto IX (adulterios y asesinatos…) el año 1044 estalló una violenta insurrección que obligó al Papa a salir huyendo de la ciudad. Los romanos pusieron en el trono al obispo de Sabina Silvestre III, que reinó muy poco, porque a los cincuenta días regresó Benedicto IX, apoyado por las fuerzas militares de sus hermanos y se instaló de nuevo en Letrán. No sintiéndose seguro, Benedicto IX pensó en renunciar a la tiara. Es quimérica la noticia de Bonizón de Sutri de que el móvil de la renuncia fue la pretensión de casarse con una hija de su enemigo Gerardo de Sasso. La abdicación tuvo lugar en mayo de 1045 mediante un pacto con su padrino, el arcipreste Juan Graciano, que le ofreció una buena cantidad de dinero, no comprándole simoníacamente la dignidad pontificia, sino, como parece más probable, dándole con que pudiese vivir… De parte del buen Graciano, que se llamó Gregorio IV (1045-1046)”. Llorca SJ, Villoslada SJ, Laboa, ‘Historia de la Iglesia Católica’, BAC, tomo II, página 140.

d.- Papa Bonifacio VIII. [Benedetto Gaetani, 1294-1303] “Entramos en una época tormentosa y trágica. El pontificado de Bonifacio VIII, que pudo ser la cumbre augusta del Medioevo, tuvo más bien el aspecto de un derrumbamiento, producido por súbito cataclismo… Por otra parte, los diezmos y tributos que le ofrecían los prelados y clérigos de su reino venían a colmar sus arcas de oro que ambicionaba… el día 2 de mayo de 1297, mientras una larga reata de mulas transportaban de Anagni a Roma una ingente cantidad de oro, plata y objetos preciosos pertenecientes al Papa y a su nepote Pedro Gaetani, y destinados a comprar tierras y castillos, una cuadrilla de gente armada, conducida por Esteban Colonna, salteó la caravana de acémilas, arrebatándoles los tesoros que llevaban, por valor de cerca de 200,000 florines según los Anales de Cesena… Amigo siempre de las ceremonias pomposas y simbólicas, el papa triunfador quiso significar su victoria total sobre los enemigos con un gesto de antiguo romano.” Llorca SJ, Villoslada SJ, Laboa, ‘Historia de la Iglesia Católica’, BAC, tomo II, página 562, 577, 583, 587 .

e.- Papa Clemente VI. [Pierre Roger de Beautfort, 1342-1352]. “La corte de Avignon alcanzó su apogeo de esplendor. No había otra en Europa más faustosa, más amiga de fiestas, más banqueteadora, más abundante de plata y oro, y, por lo mismo, más concurrida. Poseemos muchos datos sobre la guardarropa del pontífice (en el vestuario personal de Clemente VI se emplearon hasta 1080 pieles de armiño), sobre los objetos de lujo y de arte, sobre las compras y gastos diarios, sobre los festejos, etc. Y con el Papa iban a porfía los cardenales, que atesoraban enormes riquezas. En una recepción que en 1343 ofreció al cardenal Aníbal de Ceccano se sirvieron a la mesa no menos de 27 platos substanciales, alternando con entremeses, e interrumpidos con danzas, conciertos y otros juegos, mientras artísticas fuentes, a caño abierto, derramaban los mejores vinos. Banquetes opíparos más que refinados. Celebrábanse solemnísimamente fiestas cuando venía a la corte algún príncipe o algún embajador… Un testigo ocular, Pedro Hérenthals, asegura que los clérigos pobres y suplicantes venidos a Avignon en Pentecostés de 1342 eran tantos, que los candidatos a otros tantos beneficios en toda la cristiandad se computaron en unos cien mil. Para poder atender a tantas peticiones, Clemente VI se reservó la colación de las abadías, prelaturas, canonjías, etc.; y como alguien le amonestase diciendo que en otros pontificados no se hacía tal cosa, él respondió: ‘Mis predecesores no supieron ser Papas’. Hallando que el enorme palacio edificado por Benedicto XII no era bastante espacioso y alegre, lo amplificó y lo decoró regiamente”. Llorca SJ, Villoslada SJ, Montalban SJ, ‘Historia de la Iglesia Católica’, BAC, tomo III, página 103.

f.- Papa Sixto IV. [Francesco della Rovere, 1471-1484]  ”El Papa veneciano, con su amor al fausto y al lujo, descuidó los intereses puramente religiosos y no advirtió la necesidad de renovar el colegio cardenalicio con figuras de alto espíritu eclesiástico. La curia entra en un plano inclinado, que ocasionará los grandes resbalones de Sixto IV, Inocencio VIII, Alejandro VI, etc. porque esta segunda etapa de decadencia espiritual no se cerrará hasta la elección de Adriano VI. Bien dijo Egidio de Viterbo que la época iniciada por Sixto IV se preocupó del dinero más que del Dios verdadero, de los placeres carnales más que de los bienes eternales. No raras veces olvidaron los Papas que eran vicarios de Cristo… Desgraciadamente veremos cómo algunos Papas, por motivos de carne y sangre, no de razón y prudencia, levantaron a sus nepotes y familiares, concediéndoles honores indebidos y riquezas innecesarias, con escándalo de los fieles y grave daño del espíritu eclesiástico.” Llorca SJ, Villoslada SJ, Montalban SJ, ‘Historia de la Iglesia Católica’, BAC, tomo III, página 401.

g.- Papa Alejandro VI. [Roderic de Borja, 1492-1503] “La virtud natural del amor a los hijos degeneró en Alejando VI, ya antes de su Pontificado, en debilidad imperdonable. No sólo quiso reconocerlos pública y legalmente, sino que se afanó por colocarlos, aún niños, en los más altos puestos y casarlos con personas del más distinguido linaje. Solo ateniéndonos al adagio: ‘filii preesbyterorum nepotes vocantur’ podemos hablar aquí de nepotismo, si bien es cierto que también favoreció a los sobrinos y a toda la parentela. Hasta 1493 no llamó a César Borja a Roma, y entonces para darle la púrpura cardenalicia; ya antes le había conferido el arzobispado de Valencia en el consistorio del 31 de agosto de 1492, en el cuál promovió a su sobrino Juan de Borja, arzobispo de Monreale, al cardenalato.” Llorca SJ, Villoslada SJ, Montalban SJ, ‘Historia de la Iglesia Católica’,  BAC,  tomo III, página 435.


“Una cosa es lo que ‘debe’ ser y otra lo que es en realidad. Hay obispos santos, muy santos, así como hay obispos pecadores, muy pecadores. Ni el Papa, cuya prerrogativa de su infalibilidad didáctica, para preservar la ‘inerrancia’ de la Iglesia, nosotros confesamos como dogma de nuestra fe católica (supuestas las cuatro condiciones que establece y aclara el Concilio Ecuménico Vaticano I), es personalmente ni impecable, ni infalible. En la cátedra de San Pedro se han sentado grandes santos, pero también insignes pecadores.” Pbro. Dr. Joaquín Sáenz y Arriaga,  'Sede Vacante', página 4.



5. 2. “Además nunca estuve bajo la obediencia de Lino II… yo estoy convencido que ese Cónclave fue válido y es lo mismo que hay que hacer hoy para elegir al Papa.” Monseñor Juan José Squetino Shattenhofer, ‘Acusación contra mons. Squetino por un sacerdote’, Sábado, 31 de agosto de 2019.


1º Análisis de la sentencia de Monseñor Squetino.

1.- Squetino Shattenhofer asegura que el Cónclave donde se eligió al “Papa” Lino II fue válido.

2.- Squetino Shattenhofer al tiempo que asegura que fue “Papa”, asevera que “nunca estuve bajo la obediencia de Lino II”.

3.- Analicemos el caso del “Papa” Lino II.

a.- El 29 de junio de 1994, junto al Hotel Europa, en Asís, Europa, se realizo una reunión de once personas, a la cual le llamaron: “Cónclave”, integrado por  cinco clérigos, y seis seglares, donde eligieron al “Papa” Lino II, Padre Víctor Von Pentz, de  41 años, del rito bizantino de San Juan Crisóstomo. 


"Papa Lino II" Víctor Von Pentz.

b.- ¿Quien es Víctor Von Pentz? Poco se sabe, nacido en 1953, en  Sudáfrica, preparación religiosa en la Fraternidad San Pío X -estudios que no concluyo-, ordenado por un Obispo Ucraniano, perteneciente al rito bizantino.

c.- Todo esto en una completa informalidad, revestido o barnizado de "humildad, virtud, santidad". A la fecha no se han presentado una sola acta, los procedimientos que desarrollaron, firma y juramento de los electores; que por cierto hombres y mujeres junto a un hotel.  El mayor exponente, que no muestra ningún documento, escribe: “La razón de la elección fue el deber de Derecho divino, ligado al dogma de fe de los perpetuos Sucesores de Pedro: el deber de extinguir la vacancia… El deber de extinguir la vacancia, en los casos de necesidad, faltando los electores designados por Derecho humano, desciende a los miembros inferiores de la sociedad de Derecho divino que, por eso mismo, no puede permanecer acéfala. Sin el vínculo del principio visible de la unidad la sociedad se disuelve.” Homero Johas, ‘La elección de Lino II’, 28 de agosto de 2013.

Homero Johas.

d.- ¿Quiénes integraron el “Cónclave” de Lino II? Afirma Homero Johas, sin presentar documentos acreditables hasta el momento, que asistieron cuatro Obispos, de los cuales dos unidos con vinculo matrimonial. un sacerdote del rito bizantino, un diácono de nula preparación, y seis seglares:


Electores del "Cónclave" del 29 de junio de 1994: Monseñor Thomas Fouhy, Emanuel Korab, José Urbina (casado), López Gastón (casado).


1º Mons. Thomas C. Fouhy, de Nueva Zelanda. 

2º Mons. Emmanuel Korab, de la República Checa. 

3º Mons. José Franklin Urbina Aznar, de México. Casado.

4º Mons. José López Gastón, Estados Unidos. Casado.

5º Sacerdote Víctor von Pentz, Sudáfrica.

6º Diácono José E. Chaves, México. 

7º Osvaldo Ancona, México. 

8º Rudolf Gestner, Alemania. 

9º Elisabeth Gerstner, Inglaterra. 

10º Homero Johas, Brasil. 

11º Ruth Johas, Brasil.

12º Roberto Gorostiaga, Argentina. 

e.- ¿Qué paso después de la elección de Lino II? Lino II, Víctor von Pentz, se mantuvo incomunicado, se dice, se rumora que renuncio a su “Pontificado”. Hasta el momento no se expone un documento oficial que atestigüe los rumores, algunos afirman que recibió un mensaje del cielo.



2º Doctrina de la Iglesia.

1.- “Enseñamos, por ende, y declaramos, que la Iglesia Romana, por disposición del Señor, posee el principado de potestad ordinaria sobre todas las otras, y que esta potestad de jurisdicción del Romano Pontífice, que es verdaderamente episcopal, es inmediata.” Concilio Vaticano, sesión IV, cap. 3. 18 de julio de 1870. Dz. 1827.

2.- “Reconozco a la Santa, Católica y Apostólica Iglesia Romana como madre y maestra de todas la Iglesias”. SS Papa Pío IV, bula ‘Iniunctum nobis’ 13 de noviembre de 1564; profesión de fe tridentina. Dz. 999.

3.- “Roma, en efecto, sede del supremo Pontificado, que por su misma naturaleza trasciende las fronteras de todas las razas y naciones, abraza en sí misma todas las naciones y todos los pueblos.”  SS Papa Pío XI, Encíclica: ‘Ubi Arcano’, No. 63. 23 de diciembre de 1922.

4.- “No hay inconveniente alguno en que, ora por sentencia de un Concilio universal o por hecho de todos los pueblos, el Sumo Pontificado sea trasladado del obispo y de la ciudad de Roma a otro obispo y ciudad.” Error condenado por SS Papa Pío IX, ‘Ad Apostolicae Sedis’ No. 2, de 22 de agosto de 1851. Sílabo o compendio de los principales errores, V Errores sobre la Iglesia y sus derechos No. 35. Dz. 1735.

5.- “La elección del Romano Pontífice se rige únicamente por la Constitución de Pío X Vacante Sede Apostólica, de 25 de diciembre de 1904”. Código de Derecho Canónico, canon 160.

6.- “Los Cardenales de la Santa Iglesia Romana constituyen el Senado del Romano Pontífice y le asisten como consejeros y colaboradores principales en el gobierno de la Iglesia.” Código de Derecho Canónico, canon 230.

7.- “Los Cardenales son elegidos libremente por el Romano Pontífice de cualquier parte del mundo, y han de ser varones, ordenados por lo menos de sacerdotes, que sobresalgan egregiamente por su doctrina, piedad y prudencia en la resolución de los asuntos. 

§ 2. Están excluidos de la dignidad cardenalicia. 

1º Los ilegítimos, aunque hubieran sido legitimados por subsiguiente matrimonio, y también los demás irregulares o impedidos de recibir las sagradas órdenes según las sanciones canónicas, aunque por autoridad apostólica se les hubiera concedido dispensas para las órdenes y dignidades, incluso la episcopal.

2º Los que tienen prole, aunque habida de legítimo matrimonio, o algún nieto.

3º Los que tienen parentesco en primero o segundo grado de consanguinidad con algún Cardenal que todavía vive.” Código de Derecho Canónico, canon 232.

8.- “§ 1. Los Cardenales son creados y publicados por el Romano Pontífice en Consistorio; y así creados y publicados obtienen derecho a elegir el Romano Pontífice y de los privilegios de que se habla en el canon 239.” Código de Derecho Canónico, canon 233.


3º Error de la doctrina del señor obispo Squetino Shattenhofer.

“Además nunca estuve bajo la obediencia de Lino II… yo estoy convencido que ese Cónclave fue válido y es lo mismo que hay que hacer hoy para elegir al Papa.”  Esta aseveración del señor obispo excomulgado, don Squetino Shattenhofer en una verdadera sentencia contra el Derecho Canónico, contra la Doctrina de la Iglesia, contra el Magisterio de la Iglesia; jamás fue el Romano Pontífice Lino II, no existió ningún Cónclave, y es una aberración sacrílega pretender o dedicar su vida a elegir un Papa en estas circunstancias contra el Magisterio de la Iglesia.

El Cónclavismo o Squetinismo es un peligro, el origen de una división, llevando a una verdadera comedia, desprestigio, torpeza o parodia la imagen del Romano Pontífice, dejándolo al arbitrio de la "buena voluntad", del "estado de necesidad" con grave daño para el edificio incólume de la sede Apostólica. Cualquiera que reúna 6 clérigos y algunos fieles tiene la capacidad de escoger al Papa ¿Sabe usted la gravedad de ese problema? ¿Lo que realmente significa?  Sencillamente que cual más puede escoger a su "Papa", tendrá más valor el que más electores tengan y entre ellos se van a descalificar: que sucede hoy: una guerra de obispos y de sacerdotes, mañana bajo este esquema será una guerra de Papas y todos dirán tener la razón.

(derecha) Señor obispo excomulgado, don Juan Jose Squetino, con José Ramón Gonzáles novel sacerdote de España, unido en matrimonio eclesiástico.



Finalmente imploro la gracia de Dios Nuestro Señor, solicito a los feligreses el rezo despacio y atento del Santo Rosario a la Bienaventurada Siempre virgen María por la Iglesia Militante; ruego al señor obispo Squetino atienda su problema agudo que presenta de fuerte depresión, sobre todo al atardecer; recurra a un medico para tratar su afectación emocional y la confusión mental de la que tiene tiempo viene padeciendo.


“Abatida ha sido tu soberbia hasta los infiernos, cayó tu cadáver: debajo de ti se tenderá la polilla, y tu cobertura serán los gusanos. ¿Cómo caíste del cielo, ó Lucifer, que nacías por la mañana? ¿Cómo caíste en tierra, tú que llagabas las gentes? Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, sobre los astros de Dios ensalzaré mi solio, me sentaré en el monte del testamento, a los lados del Aquilón. Subiré sobre la altura de las nubes, semejante seré al Altísimo. Más al infierno serás precipitado en lo profundo del lago: Los que te vieren, se inclinarán a ti, y te contemplarán: ¿Por ventura es este el hombre, que conturbó la tierra, que estremeció los reinos?” Profeta Isaías XIV, 11.








Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.