Guerra del Obispo excomulgado Squetino al padre Manuel Martínez.


13 Nov
13Nov


Hago un sincero llamado al Señor Obispo excomulgado, don Juan José Squetino Shattenhofer, para que medite ante el altar su comportamiento hostil hacia el buen padre Manuel Martínez, quien a sido vejado, calumniado y señalado por quien fue su mejor amigo: don Shattenhofer. 

Decir la verdad en los días presentes es difícil para quienes amamos la Iglesia Católica, doloroso para quienes conocemos el agudo problema que sufre la verdadera Iglesia, integrada por elementos no idóneos o anticristianos en puestos de autoridad, como lo es el señor obispo excomulgado, don Juan José Squetino Shattenhofer; Dios Nuestro Señor me conceda la gracia de equivocarme, pero los hechos, la realidad y las evidencias son evidentes. 

Estoy totalmente asombrado, ¡no entiendo! , como el obispo excomulgado Squetino predica la unidad, pretende ser el "Papa", quiere que todos le obedezcan, y por otra parte injuria, señala y calumnia al soldado más fiel que ha tenido en su vida, a quien le dedico más de veinte años al servicio de la Fundación San Vicente Ferrer. Quien en un momento afirmo que era el orgullo de la Fundación, le llamo santo, y ahora trata como un demonio. Misericordia Señor.


I.- El reverendo padre Manuel Martínez.

El reverendo padre Manuel Martínez ordenado por Monseñor Pivarunas el 14 de septiembre de 1997, desempeño una extraordinaria labor en la Fundación San Vicente Ferrer, su 'alma mater', cuando se perfilaba para ser el siguiente Obispo de la Fundación, se presenta una ruptura silenciosa; algo muy singular que llama la tensión: El Padre Manuel Martínez jamás hablo ni escribió mal de la Fundación San Vicente Ferrer, por el contrario defendió la investidura del Obispo Squetino, lo único que comentó con cierto pesar: hay dos eclesiásticos que son judíos, quienes se han encargado de crear una serie de calumnias sin sustento. Se retiro en silencio por amor a la Iglesia Católica.

Al centro de esta imagen aparece el señor obispo excomulgado, don Juan José Squetino, a su derecha el padre Marcelo Cohetero, a quien el obispo condujo a la cárcel y poco después murió; atrás con el micrófono el padre Daniel Cruz quien lo mandó a tratamiento psiquiátrico, a su izquierda el buen padre Léonel, y su mejor soldado, padre Manuel Martínez.



II.- El Señor obispo excomulgado don Juan José Squetino Shattenhofer. 

Lamentablemente tiene un odio satánico al padre Manuel Martínez, quien convivió y trabajo desinteresadamente por mas de 20 años para Dios en la Fundación San Vicente Ferrer, y ahora el obispo Shattenhofer le ha levantado una serie gravísimas de calumnias, ¿qué pasa?... 

Cito las vejaciones, -con vergüenza- pronunciadas por el señor obispo excomulgado, don Juan José Squetino Shattenhofer:

1.- El Padre Manuel es un homosexual, pedófilo, abuso de más de cinco niños.

2.- Tenia unos 'puerquitos' en la casa parroquial de Arista, los llevo con una señora que usaba como su esposa.

3.- Separó a la hija de don José -feligrés de Atlajomulco-, la uso como mujer. 

4.- Es un alcohólico. 

5.- Se bañaba con las monjas en la alberca, las enseñaba a nadar y las tocaba en partes deshonestas. 

6.- Tuvo trato carnal con una monja de Oaxaca.

7.- Durante más de tres meses nunca celebró misa, ni visitaba el Santísimo Sacramento. 

8.- Tocaba los senos de la mama de Jesús Pérez mientras la confesaba.

9.- Además de esto, uno de los incondicionales del obispo excomulgado afirma con el obsipo: "El padre Manuel es judío"

 

III.- Datos extraños.

1.- El señor obispo excomulgado don Juan José Squetino Shattenhofer repite las anteriores sentencias cada vez que puede, prohibe terminantemente bajo pena de excomunión dialogar vía telefónica con el padre Manuel Martínez.

2.- Todo lo que señala el Obispo excomulgado Squetino es verbal, nada por escrito, con el piadoso slogan: "para no escandalizar". 

3.- El Obispo excomulgado Squetino asegura, que porque el es bueno, lo va a buscar y recibirlo nuevamente o llevarlo a Argentina.

Esta

De ésta familia eclesiástica, sólo queda el señor obispo excomulgado Squetino, el padre Isidóro Gómez, el hermano José -com graves amenazas-, los demás son parte de los detestables, de los infames, de los "non gratum" del señor obsipo excomulgado que no se plegaron a sus órdenes contra el Derecho Canónico.


IV.- Propuesta ante una realidad. 

1.- Dado que el agresor es el obispo excomulgado, le solicita la justicia, la verdad y la Iglesia Católica que por escrito de a conocer la verdad, una retractación de sus abominables, escandalosas y satánicas sentencias pronunciadas contra el padre Manuel Martínez. 

2.- Aconsejo muy respetuosamente a las personas cercanas al señor obispo excomulgado Squetino, que lleve un tratamiento psiquiatrico-psicológico, pues son tantas la mentiras, los señalamientos, los escenarios donde se coloca siempre como la víctima, de ataques que sólo existen en su cerebro. 

3.- Lamentablemente este trastorno mental, es tan agresivo, que se ha convertido en una obsesión la idea de ser "el Papa", de ser el elegido para ocupar la sede de Pedro. 





Señor Obispo la Iglesia requiere unidad, lo invito a rezar el santo Rosario despacio, a celebrar la santa misa con calma, a respetar el Derecho Canónico; cuente con un humilde servidor en todo lo que sea para la mayor honra y gloria de Nuestro Señor Jesucristo, pero por amor a Dios le pido, deje de ofender, deje de dañar a la Iglesia.

Finalmente pido sus oraciones, la madurez religiosa para entender que los hombres de Iglesia constituidos en autoridad son atacados por demonios, que llegan a causar trastornos mentales, a crear escenarios que solo son productos de una mente enferma.





Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.