Holocausto ofrecido por los Rosa-Cruces a Lucifer en el altar.


02 Mar
02Mar


Satanás es el enemigo declarado de la obra de Dios Nuestro Señor y de la salvación eterna de las almas, el instigador, autor de la supresión del Santo Sacrificio, el motor de la apostasía casi general en los días presentes; ha pervertido para tal fin al pueblo judío con la interpretación cabalística de las Sagradas Escrituras, pervirtiendo lo santo. 

  • "El diablo odia a Dios, vive en el odio a Dios, o sea odia a la bondad en persona. Por eso no puede amar nada y a nadie. El diablo, al odiar al hombre odia en él a Dios, al Criador y al Santo. Se esfuerza por separar al hombre de Dios para llevarlo a un estado de apartamiento de Dios. El diablo combate el Reino de Dios, el poderío de Dios, incondicionalmente." Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, §124, página 274.

El grado 18 de la masonería corresponde a los Rosa Cruces, los cuales tienen la misión de: "Eliminar el sacrificio perpetuo de Cristo en la Cruz y de la faz de la tierra", para ello en el seno de la Iglesia Católica, algunos sacerdotes que celebran la santa misa verdadera pertenecen a ésta secta perversa, ofreciendo el santo sacrificio a Satanás.

  • “El grado Rosa Cruz es esencialmente el recuerdo figurativo y sangriento del deicidio cometido por primera vez en el Calvario”. Monseñor León Murin, S. J. ‘Simboliso de la Masonería’, página 127.

  • “Los Rosa Cruz son el clero sacrificador judaíco-masónico; en su Agapes, ofrecen sus sacrificios a Satanás, al Enemigo. Esta atrocidad constituye en realidad un Clericalismo que es el verdadero enemigo de Dios y de la Humanidad. Estos hombres, en su mayor parte bautizados en nombre de la Santísima Trinidad, aclaman a Lucifer: ¡Hoschea! ¡Hoschea! ¡Hoschea!: Salvador, Salvador, Salvador.” Monseñor León Murin, S. J. ‘Simboliso de la Masonería’, página 127.

  • “Para los Rosa Cruz, la palabra perdida y recuperada es INRI, interpretada kabalísticamente como Igne Renovatur Natura Integra, la naturaleza entera es renovada por el Fuego. El Fuego, preconizado por el Muy Sabio Athersatha como y representado en la cámara infernal como el aposento delicioso de Hiram, de Eblis y de todos los maldecidos en el Antiguo Testamento, el Fuego infernal, es con seguridad la mejor palabra sagrada que los judíos kabalistas podrían poner a los nuevos Sacerdotes sacrificados de Lucifer. Les conviene, como les convienen las contraseñas - Dios con nosotros, es decir el Dios del Fuego con nosotros- y - la Paz de conciencia sea con Vosotros. Esta triste paz, se adquiere con una comunión y un sacrificio sacrílegos en grado máximo.” Monseñor León Murin, S. J. ‘Simboliso de la Masonería’, página 127.

Organización de los tecos



Transcribo un fragmento de  la revista "Chiesa Viva", número único, julio de 2014, página 18.


"León Meurin, en su libro “Francmasonería Sinagoga de Satanás”, tratando acerca del ritual del 18° grado, escribe: «Para los Rosa-Cruces el Lema sacro perdido y reencontrado es INRI, interpretado cabalísticamente como: Igne Natura Renovatur Integra (la naturaleza entera es renovada con el fuego)».

Luego agrega: «El fuego preconizado... como primer agente de la 
naturaleza, como el emblema de
la divinidad, luego como la DIVINIDAD misma... El fuego es representado en la Cámara infernal
 como la estancia deliciosa de
 Eblis, de Hiram y de todos los
 grandes mal hechores conocidos en
 el Antiguo Testamento. Las palabras “Fuego infernal” son ciertamente el mejor Lema sacro que
 los Judíos cabalistas podrían proponer a los nuevos Sacerdotes sacrificadores de Lucifer (los RosaCruces). Este Lema sacro les
 es apropiado como lo son las palabras de orden “Emmanuele” (Dios con nosotros), es decir, el Dios Fuego está con nosotros y “Pax vobis”, ¡la Paz de la conciencia esté con vosotros! Esa triste paz que se adquiere ¡a través de una comunión y un sacrificio sacrílego en sumo grado!».

La palabra INRI, es decir, la naturaleza entera es renovada con el fuego, expresa este holocausto ofrecido por los Rosa-Cruces a Lucifer, el genio del fuego, es decir que se hace realmente en la Cruz, ellos lo hacen en efigie en sus altares: “Quien es la Vida gusta la muerte, y quien es la Muerte triunfa sobre la Vida”  Esta atrocidad constituye realmente un Clericalismo que ¡es el verdadero Enemigo de Dios y de la humanidad! Estos hombres, la mayor parte bautizados en el nombre de la Santísima Trinidad, aclaman a Lucifer: ¡Hoschéa, Hoschéa, Hoschéa! (¡Salvador, Salvador, Salvador!)».

¿Por qué, entonces, ese Crucifijo tradicional al lado del altar? ¿Podía tal vez faltar el Lema sacro perdido y reencontrado INRI de los Rosa-Cruces, en una escenografía en la cual aparece siempre más evidente “el colmo de la audacia satánica de querer renovar la naturaleza con el fuego, es decir, derrotar a la Santísima Trinidad para ponerse en su puesto, ofreciendo en holocausto a Lucifer el mismo Cordero de Dios que fue en cambio ofrecido para la Redención de la humanidad?”."


Organización de los tecosEl símbolo supremo del 33° grado.«Éste es el símbolo del Supremo Hierofante, Maestro del doble Santo Imperio del universo superior e inferior. El antiguo emblema del equilibrio constituido por el cuerpo andrógino coronado por un águila con dos cabezas, una masculina y la otra femenina, que lleva una sola corona imperial. Sien- do solo es perfecto porque representa la Piedra Filosofal, la última condición humana y la perfección absoluta y trascendental que surge del pleno desarrollo de las potencialidades latentes presentes en el individuo. Filosóficamente, el 33° grado del R.E.A.A. representa el más íntimo santuario del misticismo masónico». (Manly P. Hall, “The Secret Teaching of All Ages”, The Philosophical Research Society, Inc., Los Angeles, 2000, p. CC). El Lema sacro del 33° grado es: “Ordo ab chao” y “Deus meumque jus (DMI)”, es decir un Nuevo Orden que debe emerger desde el caos moral, creado por Lucifer y sus secuaces, y Destrucción, Materialización e Imposición, es decir Imponer, con el trabajo masónico, la Destrucción de todo aquello que la Materialización no llega a destruir.       


 



Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.