Juan José Squetino Schattenhofer es un acéfalo, vago y cobarde.


03 Jan
03Jan


"Lo que sobre todo exige de Nos que rompamos sin dilación el silencio es que hoy no es menester ya ir a buscar los fabricantes de errores entre los enemigos declarados: se ocultan, y ello es objeto de grandísimo dolor y angustia, en el seno y gremio mismo de la Iglesia, siendo enemigos tanto más perjudiciales cuanto lo son menos declarados." SS. Papa San Pío X, carta Encíclica: Pascendi Dominici Gregis [1], 8 de septiembre de 1907. 


Es asombroso como se destruye la Iglesia remanente por los hombres ajenos al espíritu de Cristo Nuestro Señor, hombres revestidos con la investidura eclesiástica, quienes han alimentado su odio a la Iglesia en las enseñanzas del Talmud, que han dedicado su vida a destruir la obra de Jesucristo Nuestro Señor: “Proclamamos que es lícito hacer uso de la mentira y del perjurio si se requiere condenar en un juicio a un no judío”. (Baba Kama, 113b).

Juan José Squetino Schattenhofer recibe su formación en el seminario de la Fraternidad San Pío X “Nuestra Señora Corredentora”, ubicado en la Reja, Buenos Aires, Argentina, donde tiene su éxodo en 1989 con su padre espiritual, el rabino en secreto, en público un “santo” sacerdote Sergio Ruiz Vallejo [Weisman]: “Fray Juan de Jesús de la Orden Mariana Carmelitana”; con el motivo que el Instituto fundado por Monseñor Lefebvre se encontraba con una grave situación de seminaristas que practicaban en secreto la fe judía y en público la religión católica.

Reveló que todos los de su casa eran judíos, y que si su madre y hermanos iban a las Iglesias, lo hacían solo por cumplir con el mundo; que a su padre le había enseñado la ley un su hermano, mayor que él, y que todos sus antepasados eran igualmente judíos.” Familia Carvajal Tomo I, pág. 319. 


Consideraciones


1º ¿Quién es Juan José Squetino Schattenhofer?

2º Juan José Squetino Schattenhofer, una persona oscura.

3º Squetino Shattenhofer es un acéfalo en su propia doctrina.

4º Un obsipo vago que no obedece a nadie. 

5º El "padre" Jose Ramón González, el esclavo de un obispo que no obedece a nadie.




1º ¿Quién es Juan José Squetino Schattenhofer?

Un Argentino que no concluyo su preparación eclesiástica en la Fraternidad San Pío X, o por mejor decir, un desertor que acuso a su Alma Mater de infiltración judía, discípulo y dirigido del rabino Sergio Ruiz Vallejo [Weisman]: “Fray  Juan de Jesús de la Orden Mariana Carmelitana”; quien se integra como humilde seminarista en la Universidad Autónoma de Guadalajara, con un lenguaje antijudío; apadrinado por la Autónoma de Guadalajara recibe la ordenación sacerdotal de manos de Monseñor Moisés Carmona en el mes de septiembre del año 1991, con su hermano Hugo Daniel Squetino Schattenhofer, quien abandonó el sacerdocio por problemas de alcoholismo y de pecados contra la naturaleza. 

Los hermanos Squetino Schatenhofer, ejercieron su ministerio sacerdotal en el oratorio erigido en honor del Inmaculado Corazón de María, ubicado en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, con domicilio en calle 8 de Julio entre Libertad y La Paz; donde publicaron la revista “claves”, en 1992 son expulsados de este oratorio por sus costumbres judaizantes, por su patente desprecio a los mexicanos y por su cercanía con el sacerdote Sergio Ruiz Vallejo [Weisman].

Juan José Squetino Schatenhofer sale del oratorio de la calle 8 de julio a finales de 1992, teniendo asegurada la posesión de la casa del difunto padre Benjamín Campos, ubicada en la calle Arista No 1067 entre Santa Mónica y Jesús González Ortega, colonia centro, Guadalajara, Jalisco. En este domicilio se origina la “Fundación San Vicente Ferrer” como orden religiosa contemplativa por indicaciones Ruiz Vallejo. 

Sergio Ruiz Vallejo [Weisman] es hasta la fecha el director espiritual de Juan José Squetino Shattenhofer, quien se distancio aparentemente, para que Monseñor Marco Antonio Pivarunas continuara asistiendo a Ruiz Vallejo [Weisman] y sus religiosas contemplativas.

El entonces padre Juan José Squetino guardaba amistad con Monseñor Pivarunas, esperando ser consagrado obispo, desesperado por la espera nunca cumplida, Squetino Shattenhofer recibe la consagración episcopal el 11 de febrero de 1999 del obispo unido con vínculo matrimonial: José Franklin Urbina Aznar, en la ciudad de Mérida, Yucatán. Para evitar el rompimiento con Monseñor Pivarunas a principios de 1999 le escribe una carta pidiéndole su opinión, el obispo le contesta de la muchas dudas fundadas que existen sobre el episcopado de la “línea más sucia” del tradicionalismo que representaba en ese entonces Urbina Aznar, de quien se afirmaba existían varias señales de estar  inscrito en la secta de los masones.

Es curioso la semejanza, o es evidente la mano de Sergio Ruiz Vallejo [Weisman] en la obra de Squetino: desprecio por los católicos conservadores, místicos, contemplativos, ultra conservadores, antijudíos, y por supuesto, un franco desprecio por el Derecho Canónico y la manipulación de la confesión utilizada como medio de control. 

Lamentablemente Squetino Schattenhofer tiene un odio acérrimo a la Iglesia católica, lo cuál manifiesta con sus señalamientos, siempre calumniosos y sin fundamentos contra los hombres de Iglesia que hacen el esfuerzo por sostener la Iglesia remanente en los tiempos catastróficos presentes. 

Podrán constatar los intelectos imparciales, Juan José Squetino es un cobarde, un hombre mediocre, que habla de mucha valía y estudio, pero realmente es un instrumento que causa lástima. Lo conozco perfectamente bien, lo que más me ha decepcionado de este señor es su falta de valor, lo repito y espero decírselo de frente: ES UN COBARDE, y se va refugiar conforme a su fisonomía espiritual y psicológica en la espiritualidad, se defenderá en la mitra, y va a continuar defenestrando a quien le diga le verdad. 

Squetino es una basura, un acéfalo, un hombre que habla mucho y haca nada, sin enunciar su costumbre de besarse con los hombres, de utilizar a las mujeres desde la confesión para que le sirvan de informantes o espías, poniendo el titulo de "santidad" como sucede en Guadalajara y particularmente en Monterey con una señora "piadosa" o bruta e ignorante al servicio de un hombre cobarde, sin doctrina, sin fe y homosexual; a fin de cuentas ella sabe perfectamente que es utilizada por un cobarde.


¿Cómo caíste del cielo, ó Lucifer, que nacías por la mañana? ¿Cómo caíste en tierra, tú que llagabas las gentes? Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, sobre los astros de Dios ensalzaré mi solio, me sentaré en el monte del testamento, a los lados del Aquilón. Subiré sobre la altura de las nubes, semejante seré al Altísimo. Más al infierno serás precipitado en lo profundo del lago: Los que te vieren, se inclinarán a ti, y te contemplarán: ¿Por ventura es este el hombre, que conturbó la tierra, que estremeció los reinos?” Profeta Isaías XIV, 11.


2º Juan José Squetino Schattenhofer, una persona oscura.

Se caracteriza exteriormente por una gran piedad con su hábito monacal, pero en su interior es un hombre que impide el rezo del Oficio Divino, ordena sacerdotes homosexuales, sin preparación, a hombres casados, y en cuanto esta de su mano utiliza como herramienta de dominación entre sus esbirros la falsa humildad y la mal entendida obediencia.

Además de su grave problema de homosexualidad, su excomunión por quebrantar el sigilo sacramental, su grave y agudo problema de depresión, así como su encubrimiento de abusos de menores.

“Una cosa es lo que ‘debe’ ser y otra lo que es en realidad. Hay obispos santos, muy santos, así como hay obispos pecadores, muy pecadores. Ni el Papa, cuya prerrogativa de su infalibilidad didáctica, para preservar la ‘inerrancia’ de la Iglesia, nosotros confesamos como dogma de nuestra fe católica (supuestas las cuatro condiciones que establece y aclara el Concilio Ecuménico Vaticano I), es personalmente ni impecable, ni infalible. En la cátedra de San Pedro se han sentado grandes santos, pero también insignes pecadores.” Pbro. Dr. Joaquín Sáenz y Arriaga,  'Sede Vacante', página 4.


3º Squetino Shattenhofer es un acéfalo en su propia doctrina.

Juan José Squetino Shattenhofer asegura que son acéfalos quienes no obedecen al "Papa", cuestión planteada con sibilina astucia, tiene muchos asegunes, lenguaje muy propio de Squetino: la confusión, la imprecisión; si este señor quiere ser congruente con su doctrina errónea, Squetino es un acéfalo, más aún, es un cismático congruente con sus propias palabras, pues asegura: 

  • "Además nunca estuve bajo la obediencia de Lino II... yo estoy convencido que ese Cónclave fue válido" Monseñor Juan José Squetino, 'Acusaciones contra Mons. Squetino por un sacerdote', 31 de agosto de 2019. 

Lleva más de veinte años predicando su teoría 'conclavista' hablando de la necesidad urgente del "Papa", reconoce al espurio Lino II nombrado junto a un hotel en Asís, Italia; paradójicamente nunca estuvo bajo la obediencia de la solución a todos los males conforme a la doctrina torpe de este hombre: “Solo me voy a dedicar a predicar la necesidad del Papa, causa absoluta de todos los males del mundo de hoy”. 25 de junio de 2019. 

Si verdaderamente pretende la elección del "Papa" como heréticamente lo predica, que lo haga ya; pero la realidad es otra, realmente no le interesa el tema del 'conclavismo' como medio para elegir al "Papa" contra el Magisterio de la Iglesia, de hecho, no tiene un documento donde sustente teológicamente su teoría, por lo regular tiene cartas agresivas, uniendo cartas de Homero Johas, y de otros más. 

¿Cuál es el objetivo verdadero del 'squetinismo', 'conclavismo'?, ¿Realmente que busca Juan José Squetino? Los hechos son evidentes: utilizan el 'conclavismo' para difamar, para dividir, para sembrar la duda, claro esta: siempre con una alta dosis de "espiritualidad", sentimentalismo, "santidad". 


Si verdaderamente le interesara su postura 'conclavista' o 'squetinista', lo primero que tiene que hacer es poner orden en su vida, rezar el Oficio Divino, apartarse de sus prácticas anticristianas; segundo: debe hacer una tesis por escrito profesional, fundada en el Magisterio de la Iglesia y no en sus maestros: Homero Johas, Tellez, Gorostieta, Urbina, etc. Un documento con fundamento teológico donde el centro sea exponer la Doctrina de la Iglesia, evitando su costumbre consuetudinaria: la difamación, la calumnia, la descalificación, defenestrar a la Iglesia remanente para después afirmar que todos los que no piensan como Squetino no son la Iglesia Católica, son acéfalos, soberbios, excomulgados, impresentables, etc. etc. etc.


Juan José Squetino tiene una postura muy clara, pero ideas no tiene, Squetino quiere destruir la Iglesia remanente, y por eso ordena sacerdotes casados, sacerdotes sin preparación, encubre a homosexuales, se besa con los hombres, prohibe en los hechos el rezo del Oficio Divino, difama y levanta calumnias contra los señores Obispos, come carne los viernes de cuaresma, casi siempre anda de viaje (vago), utiliza la confesión como herramienta de control, lleva ante jueces civiles a sus sacerdotes, celebra misas de 15 minutos, y por supuesto, siempre es víctima. Rodeado de elementos judíos, homosexuales, anticlericales. 

Por esta razón, Squetino busca en su circulo personas que le obedezcan, llamándole a eso virtud máxima, sacerdotes o religiosos obedientes y humildes a él, aunque no tengan preparación, las mentes con doctrina le son peligrosas para su proyecto.  

Ahora bien, Squetino afirma: "Es verdad que no quiero comulgar con el movimiento tradicionalista ni sedevacantista" 31 de agosto de 2019, al tiempo que escribe: "A LOS OBISPOS SEDEVACANTISTAS Y A LOS SACERDOTES SUMISOS A SUS OBISPOS LOS QUIERO INSTAR A QUE ESTUDIEN EL TEMA DE LA NECESIDAD DEL PAPA A TRAVÉS DEL CÓNCLAVE Y QUE SE ABRAN A UNA SANA DISCUSIÓN TEOLÓGICA" (sic.) 31 de agosto de 2019.

Squetino en sus hechos, es totalmente acorde a la mentalidad trazada por el judaísmo:


  • "Por otra parte, formaron asociaciones religiosas con objetivos titularmente católicos y bajo el patronazgo de algún santo cristiano, y las utilizaban como tapaderas para practicar sus ritos ancestrales. Racialmente, en sus creencias, y en gran parte de la práctica, continuaron siendo como habían sido antes de la conversión. Eran judíos en todo excepto en el nombre, y cristianos en nada, excepto en la forma." Cecil Roth, Los judíos secretos, página 27.

  • "Entre tales métodos, uno de los más importantes consiste en colocar como agentes de la restauración del orden a individuos que sean capaces, por su actividad destructora, de contaminar a los demás, revelándoles y desarrollándoles sus tendencias corrompidas, induciéndolos al abuso de poder o la compra desvergonzada de las conciencias. En resumen: allí donde no hayamos obtenido el poder absoluto, incitaremos entre el alto funcionariado el desarrollo de sus peores inclinaciones: obstinado orgullo, irresponsable ejercicio de la autoridad y, por encima de todo, venalidades (deshonestidades)." Protocolos de los sabios de Sión, protocolo XVII. 

  • "La embrutecida mente de los goyim es incapaz de análisis y de observación y aún más de determinar las consecuencias de una decisión." Protocolos de los sabios de Sión, protocolo XV. 

  • "Si hemos conseguido sumergirles en un pozo de estupidez tan profunda, ¿no demuestra ello que el cerebro de los goyim se halla en un grado de desarrollo muy inferior al nuestro? Pues esto es, principalmente, lo que garantiza nuestro éxito." Protocolos de los sabios de Sión, protocolo XV.

  • "Las masas deben permanecer inactivas y atontadas, y es imprescindible que no se den cuenta de lo que estamos tramando." Protocolos de los sabios de Sión, protocolo XIII.

  • "Siempre en un plan muy superficial, sin tocar a la esencia de los problemas, nuestros agentes dirigirán la atención sobre los problemas que nos interesan, y los harán enfocar desde el punto de vista que nos conviene." Protocolos de los sabios de Sión, protocolo XII.

  • "Hemos idiotizado, embruteciendo y corrompido a la juventud de los goyim, inculcándoles principios y teorías que nos consta que son falsas, a pesar de ser nosotros mismos quienes se las hemos inculcado."  Protocolos de los sabios de Sión, protocolo XI.


4º Un obsipo vago que no obedece a nadie. 

Este señor tiene la enfermiza obsesión por ser el papa, para lo cuál se vale de una serie de calumnias que no sustenta nunca, recortes del magisterio de la iglesia utilizados a conveniencia, descalificaciones y excomuniones de quien le contradice para erigirse en portavoz de la Iglesia remanente, cuando en realidad es un simple judío frustrado, cobarde, hipócrita e ignorante. 

Dice ser un obispo, curiosamente no obedece a nadie, quebranta en cuanto esta en sus manos el Derecho Canónico, no respeta la Teología Moral, quebranta la Teología Dogmática, sostiene una tesis o intento de ideas llamada "conclavismo" o "squetinismo" que en verdad, es una herramienta para dividir, para levantar calumnias desde el púlpito de la ignorancia.

Sencillamente Squetino es un personaje enfermo, un esquizofrénico que inventa una multitud de patrañas para descalificar a los hombres de Iglesia que trabajan en bien de las almas, se ha convertido en una verdadera ameba religiosa, que quiere ganar autoridad y prestigio con la teoría herética del "conclavismo", realmente ha creado la secta del squetinismo, es la obra de la espantosa abominación, es el Jorge Mario Bergoglio de la tradición. 

Es el mismo personaje que faltando al respeto, a la caridad y al amor a Dios Nuestro Señor siembra discordias contra la Iglesia remanente en su conjunto; transcribo algunas de sus señalamientos que no sustenta nuca:


  • "Como todo el mundo, el movimiento “tradicionalista” y “sedevacantista” está infiltrado hasta la coronilla por enemigos de Cristo". Monseñor Juan José Squetino, 'Acusaciones contra Mons. Squetino por un sacerdote', 31 de agosto de 2019.

  • "Es verdad que no quiero comulgar con el movimiento tradicionalista ni sedevacantista". Monseñor Juan José Squetino, 'Acusaciones contra Mons. Squetino por un sacerdote', 31 de agosto de 2019.

  • “Voluntariamente me separo de cualquiera de esos grupos, y que no comulgo con ninguno que no tenga ese ánimo común de unidad, hasta que lo tenga; y que no intente eficazmente acabar con la vacancia de la Sede de Pedro.” Monseñor Juan José Squetino, ‘Ubi Petrus, ibi ecclesia’,   9 de noviembre de 2013.

  • "Lo peor es que la mayoría de esos grupos están liderados por algún obispo, llámense MmSs. Pivarunas, Dolan, Kelly, Sanborn, Morelo, Madrigal, Buenaventura, etc., etc., etc., etc. que viven y obran como si fueran “papas”." Monseñor Juan José Squetino, ‘Ubi Petrus, ibi ecclesia’,   9 de noviembre de 2013.

  • "Pobres almas con hambre de protagonismo, con soberbias tan extremas que se identifican con la necedad o tan necias que parecen soberbias. Lo único que tienen claro y definido es el odio a la unidad de la Iglesia, a la Iglesia “Una”, todo lo demás lo tienen oscuro y confuso como sus almas, ¿sus nombres? LEGION. Sus opiniones no me hacen mella, al contrario, me motivan a seguir por donde voy." Monseñor Juan José Squetino, ‘Ubi Petrus, ibi ecclesia’,   9 de noviembre de 2013.

  • “Los obispos que se hacen llamar  católicos y no quieren reunirse  para elegir al Papa, no "un" Papa sino "el" Papa. Esos sin duda son lobos con piel de cordero, falsos pastores, mercenarios que buscan su propio beneficio.” Monseñor Juan José Squetino, ‘¡Católicos del mundo unidos!’, 3 de agosto de 2013.

  • “Solo me voy a dedicar a predicar la necesidad del Papa, causa absoluta de todos los males del mundo de hoy”.  Monseñor Juan José Squetino, ‘Ave María’ 25 de junio de 2019. 


Juan José Squetino ha sido el acusador de todos y comprobador de nada, es una ameba religiosa, ha quien se le debe curar con una dosis de verdad, de valentía, de virilidad y de lealtad a la Iglesia Católica.


Esto es Juan José Squetino.

"Son curiosos esos superiores, que no sienten escrúpulos para difamar a sus súbditos, para llegar a otros extremos más indebidos, cuando quieren hundir a uno de sus enemigos, reales o imaginarios, y no consienten que nadie diga algo que pueda desvanecer su aureola, verdadera o falsa, con que ellos han envuelto a su obra apostólica.  Es pecado el que un súbdito diga la verdad, cuando ésta ofende una reputación de su actividad, de sus juicios contradictorios con la letra misma de sus Constituciones, pero no es pecado, cuando para defenderse o justificar lo que es injustificable, ellos acuden a la difamación y a la calumnia, apoyándose en el poder enorme que tienen y del cual ciertamente abusan."  Pbro. Joaquín Sáenz y Arriaga, Sede Vacante. P. 337.

5º El "padre" Jose Ramón González, el esclavo de un obispo que no obedece a nadie. 

Es en verdad una vergüenza tratar las bajezas de la naturaleza humana, las inmundicias de la Iglesia remanente, como es el caso del hombre casado hecho sacerdote por el obispo vago y excomulgado Juan José Squetino, además de su ascendencia judía de ambos clérigos vagos. 

José Ramón González aparece de la nada en la obra espuria de Squetino, lo hacen sacerdote en dos meses y ahora pretenden hacerlo Obispo y "Papa" para mayor desprestigiar la Iglesia remanente. 

José Ramón González es un producto mediocre, falto de preparación, hijo verdadero del detestable, espurio y abominable Squetino; >González es detestable, un sucio repudiado por sus propios vecinos, algunos le llaman: "marrano"; es el "Pablo Iglesias Turrión" del enjuague squetinista, un producto tóxico que promete lo que no pudo sostener en su matrimonio. 

José Ramón González es un abominable que puede constatarse en su blog: sede de la ignorancia donde vende un Breviario modernista; en fin, González es un proterbo, un fracasado que pretende ser "santo" con fundamento en la inmundicia; un señor modernista que abandonó a su esposa, un "marrano" que pretende ser el "Papa" o por mejor decir: la escoria por excelencia de sus amigos las cloacas.

Es claro para quienes le conocemos, que su respuesta será la falsa "espiritualidad", la santidad squetinista, la ferocidad homosexual, la valía de los traidores. En fin, esperemos que hace este señor que no pudo sostener su matrimonio.

El plan es muy claro: El Squetinismo, instrumento del judaísmo están dedicados a destruir, a demoler, a desprestigiar la Iglesia remanente, ese es su objetivo.

"Por otra parte, formaron asociaciones religiosas con objetivos titularmente católicos y bajo el patronazgo de algún santo cristiano, y las utilizaban como tapaderas para practicar sus ritos ancestrales. Racialmente, en sus creencias, y en gran parte de la práctica, continuaron siendo como habían sido antes de la conversión. Eran judíos en todo excepto en el nombre, y cristianos en nada, excepto en la forma." Cecil Roth, Los judíos secretos, página 27.



Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.