La abominación en el lugar santo y en la Iglesia remanente.


28 Sep
28Sep


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


El católico verdadero que puede darse cuenta de la espantosa abominación en el lugar santo, con sus funestas consecuencia debe con la gracia de Dios concentrarse en su salvación eterna, en sus obligaciones de estado y en su aportación conforme a la voluntad de Dios.

Es tiempo de trabajar, de comprender la gravedad de los momentos actuales, para lo cuál compartimos el pequeño análisis que esperamos sea para mayor honra y gloria de Dios Nuestro Señor y para la salvación eterna de las almas.



Contenido: 

I.- Satanás ejerce su maldad por el pecado.

II.- El pecado es la muerte.

III.- Satanás padre de la mentira.

IV.- Táctica de Satanás.

V.- Satanás en el mundo actual.

VI.- El Sacrificio perpetuo.

VII.- La abrogación de la Santa misa.

VIII.- La abominación en el lugar santo.

IX.- ¿Qué hacer en nuestros días?




I.- Satanás ejerce su maldad por el pecado.

La manera como Satanás puede obrar su maldad en la tierra es a través de la libre cooperación de los hombres, seducidos o inducidos por el poder de las tinieblas a transgredir la ley de Dios Nuestro Señor. 

•    “Por cuanto Dios crió al hombre inexterminable, y lo hizo a la imagen de su semejanza. Mas por la envidia del diablo entro la muerte en el mundo. Y le imitan a él los que son de su partida.”  Sabiduría 2, 23.

•    “El pecado ha entrado en el mundo traído por el hombre, habiendo sido seducido éste por el diablo envidioso (Rom. 5, 12; Sap. 2, 24); en definitiva es, pues, el diablo, el origen del pecado.” Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, § 124, página 274.

•    “Todo pecado está, pues, en relación con el diablo. En todo pecado, el hombre se deja influenciar por el seductor original. Todo pecador, al pecar, se pone del lado de los enemigos de Dios, siendo el diablo el primero de ellos.” Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, § 124, página 274.

•    “El diablo puede seguir esforzándose por destruir la obra de Cristo. Pero su poder sólo puede tener eficacia cuando encuentra el apoyo de la voluntad humana.” Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, § 124, página 284.


II.- El pecado es la muerte.

El pecado es la debilidad y muerte del hombre, es el medio por donde Satanás esclaviza las almas, la sociedad, las Instituciones; a través del pecado ejerce su guerra contra el Reino de Dios y la salvación eterna de las almas.

•    “El estipendio y paga del pecado es la muerte.”  Romanos 6, 23.

•    “Así como por un hombre entró el pecado en este mundo, y por el pecado la muerte; así también pasó la muerte a todos los hombres por aquel, en quien todos pecaron.”  Romanos 5, 12.

•    “El pecado mortal es el mal, y, a decir verdad, el único mal, que existe, ya que todos los otros no son sino consecuencia o castigo de él.” Ad. Tanquerey, ‘Compendio de teología ascética y mística’, No. 714, página 469.

•    “Añádase a todo esto la tiránica esclavitud que ha de padecer el pecador: de la libertad en que antes gozaba, viene a dar en esclavo del pecado, de las malas pasiones que ahora están desencadenadas por la pérdida de la gracia, de los hábitos perversos que pronto se formarán con las recaídas tan difíciles de evitar; porque ‘quien comete el pecado, hácese siervo de él’. (Jn. 8, 34; II Petr. 2, 19). Vanse debilitando poco a poco las fuerzas morales, las gracias actuales disminuyen, sobreviene el desaliento y la desesperación; podemos contra por perdida a la pobre alma aquella, si Dios, por un exceso de su misericordia, no acude con su gracia a sacarla del fondo del abismo.”  Ad. Tanquerey, ‘Compendio de teología ascética y mística’, No. 720 d, página 474.


III.- Satanás padre de la mentira.

El hombre tiene libertad para cumplir o incumplir los mandamientos de Dios, es aquí donde el demonio debe ejercer toda su capacidad para seducir al hombre en orden a consentir en el pecado; el cuál lo presenta por medio de la mentira, de la simulación y la confusión, como algo bueno, bondadoso e incluso necesario y santo.

•    “Vosotros sois hijos del diablo, y queréis cumplir los deseos de vuestro padre: él fue homicida desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él: cuando habla mentira, de suyo habla, porque es mentiroso, y padre de la mentira.” San Juan 8, 44.

•    “Mas si todo lo aborrecemos por Dios, y nos abrazamos con la cruz, y tratamos servirle de verdad, huye él [demonio] de estas verdades, como de pestilencia. Es amigo de mentiras y la misma mentira. No hará pacto con quien anda en verdad.” Santa Teresa de Jesús, ‘Su vida’ capítulo 25, No. 21.


IV.- Táctica de Satanás.

El demonio busca la condenación eterna de las almas, por el odio y envidia que tiene a Dios Nuestro Señor, para ello, debe trabajar sin ser visto, obrar a través de los hombres sin que nadie identifique la mano de Satanás que obra desde las tinieblas para obrar tan funesto mal.

El fruto de la presencia de Satanás es el pecado en todas sus ramificaciones, la apostasía general, la condenación eterna de las almas; su aroma inconfundible: la soberbia.

•    Estudio psicológico de la persona. “Se sirve de su conocimiento de las tendencias dominantes de un alma y de su poder sobre los sentidos, para hacer más seductora una imagen, para provocar una impresión, aumentar un goce, avivar así un deseo, hacer más impresionante y actual una solicitación que invadirá el campo de la conciencia y arrastrará el consentimiento de la voluntad.”  Pbro. María E. Del Niño Jesús, OCD, ‘Quiero ver a Dios’, página 118, año de 1949.

•    La turbación y la confusión crean la atmósfera favorable. “Impresiones en los sentidos, fantasmas en la imaginación, temores irracionales en todas las potencias sensibles: ésos son los medios de los que el demonio se sirve para crear y mantener la turbación.” Pbro. María E. Del Niño Jesús, OCD, ‘Quiero ver a Dios’, página 118, año de 1949.

•    La mentira. “La simulación y la mentira son los medios de los que no puede prescindir y constituyen toda su táctica de combate. Para asegurar a sus simulaciones todas las oportunidades de éxito, se apoya en las tendencias del alma y en sus deseos, dando al mal las apariencias del bien espiritual codiciado por el alma. En efecto, la tendencia ciega y el gozo del deseo satisfecho parece que impiden todo el control de la razón.” Pbro. María E. Del Niño Jesús, OCD, ‘Quiero ver a Dios’, página 121, año de 1949.

•    Desesperación. “Despojada de los bienes espirituales que en ella brillaban, cae en un desánimo que el demonio se esfuerza en agravar para transformarlo en desesperación.” Pbro. María E. Del Niño Jesús, OCD, ‘Quiero ver a Dios’, página 122, año de 1949.


V.- Satanás en el mundo actual.

La obra perversa del poder de las tinieblas la encontramos principalmente en la supresión del Santo Sacrificio del altar desde 1969, la apostasía casi general  [apartamiento de la fe], educación oficial anticristiana; constituciones políticas, sistema de gobierno y cuerpo legislativo en total oposición de las leyes divinas; sistema financiero basado en la usura, dando como resultado la condenación eterna de millones de almas que mueren apartados de la fe católica, de los sacramentos y de los auxilios espirituales. 

•    “El ateísmo general y la apostasía de las masas garantizan al demonio un dominio exterior pacífico (hay almas y hasta sociedades consagradas al demonio, que hacen profesión de rendirle culto o, al menos, de servir sus intereses en el mundo. Estas personas gozan de cierto poder que los hace particularmente perjudiciales). Esta paz exterior no deben hacernos olvidar que en las almas la lucha es áspera, diaria, habitualmente silenciosa, contra este enemigo que ronda sin cesar alrededor de nosotros y que, nos los dice Santa Teresa, ‘es como una lima sorda’ 1M 2, 16.” Pbro. María E. Del Niño Jesús, OCD, ‘Quiero ver a Dios’, página 117, año de 1949.


VI.- El Sacrificio perpetuo.

La Santa Misa es el Sacrificio perpetuo, por el cuál Dios Nuestro Señor renueva el sacrificio de su vida de manera incruenta, sin derramamiento de sangre para la gloria de Dios y salvación eterna de las almas; es la fuente de todas las gracias que la Divina Providencia nos ha concedido.

Lo que es de Dios permanece, lo que es humano cambia con el tiempo, por ello el Santo Sacrificio no puede cambiar sustancialmente, pues alterarlo. Al único que le interesa acabar la Santa Misa es a Satanás.

“Jesucristo no concibió ni constituyó una iglesia formada por muchas comunidades que se asemejen por ciertos caracteres generales, pero distintas unas de otras y no unidas entre sí, por ello cuando Jesucristo habla de ella no menciona más que una Iglesia que llama suya: 'Yo edificaré mi Iglesia...' cualquier otra que se quiera imaginar fuera de ella no puede ser la verdadera Iglesia de Jesucristo”. Papa León XIII, Encíclica: “Satis Cognitum”, 29 de junio de 1896.


Concilio de Trento.

•    “Si alguno dijere, que el Canon de la Misa contiene errores, y que por esta causa se debe abrogar; sea excomulgado.” Concilio de Trento, SESIÓN XXII: "Doctrina sobre el sacrificio de la Misa." Canon VI, Celebrada en tiempo del sumo Pontífice Pío IV, el 17 de setiembre de 1562.

•    “Si alguno dijere, que el sacrificio de la Misa es solo sacrificio de alabanza, y de acción de gracias, ó mero recuerdo del sacrificio consumado en la cruz; mas que no es propiciatorio; ó que solo aprovecha al que le recibe y que no se debe ofrecer por los vivos, ni por los difuntos, por los pecados, penas satisfacciones, ni otras necesidades; sea excomulgado.” Concilio de Trento, SESIÓN XXII: "Doctrina sobre el sacrificio de la Misa." Canon III, Celebrada en tiempo del sumo Pontífice Pío IV, el 17 de setiembre de 1562. 

•    “Si alguno dijere, que se debe condenar el rito de la iglesia Romana, según el que se profieren en voz baja una parte del Canon, y las palabras de la consagración; ó que la Misa debe celebrarse solo en lengua vulgar, ó que no se debe mezclar el agua con el vino en el cáliz que se ha de ofrecer, porque esto es contra la institución de Cristo; sea excomulgado.” Concilio de Trento, SESIÓN XXII: "Doctrina sobre el sacrificio de la Misa." Canon IX, Celebrada en tiempo del sumo Pontífice Pío IV, el 17 de setiembre de 1562.


Bula “Quo primum tempore”.

“Pues bien: a fin de que todos abracen y observen en todas partes lo que les ha sido transmitido por la sacrosanta Iglesia Romana, madre y maestra de las demás Iglesias, EN ADELANTE Y POR LA PERPETUIDAD DE LOS TIEMPOS FUTUROS PROHIBIMOS QUE SE CANTE O SE RECITE OTRAS FÓRMULAS QUE AQUELLAS CONFORMES AL MISAL EDITADO POR NOS, y esto en todas las Iglesias Patriarcales, Catedrales, Colegiadas y Parroquiales de las Provincias del orbe cristiano, seculares y regulares de cualquier Orden o Monasterio – tanto de varones como de mujeres e incluso de milicias – y en las Iglesias o Capillas sin cargo de almas, donde se acostumbra o se debe celebrar la Misa Conventual, en voz alta con coro o en voz Baja, según el rito de la Iglesia Romana.”  SS Papa San Pío V, Bula “Quo primum tempore”, V, 14 de julio de 1570.

“Así pues, que absolutamente a ninguno de los hombres le sea lícito quebrantar ni ir, por temeraria audacia, contra esta página de Nuestro permiso, estatuto, orden, mandato, precepto, concesión, indulto, declaración, voluntad, decreto y prohibición. MÁS SI ALGUIEN SE ATREVIERE A ATACAR ESTO, SABRÁ QUE HA INCURRIDO EN LA INDIGNACIÓN DE DIOS OMNIPOTENTE Y DE LOS BIENAVENTURADOS APÓSTOLES PEDRO Y PABLO.” SS Papa San Pío V, Bula “Quo primum tempore”, XII, 14 de julio de 1570.


VII.- La abrogación de la Santa misa.

https://www.padre-hernanvergara.com/mundo-cat%C3%B3lico/c%C3%B3mo-se-formo-la-asamblea-del-pueblo-de-dios-o-la-misa-nueva

En contra del mandato del Sacrosanto Concilio de Trento, incurriendo en los castigos determinados a perpetuidad: “MÁS SI ALGUIEN SE ATREVIERE A ATACAR ESTO, SABRÁ QUE HA INCURRIDO EN LA INDIGNACIÓN DE DIOS OMNIPOTENTE Y DE LOS BIENAVENTURADOS APÓSTOLES PEDRO Y PABLO” SS Papa San Pío V, Bula “Quo primum tempore”, XII, 14 de julio de 1570.

El Santo Sacrificio fue abrogado y sostenido un sacrificio espurio, condenado después de la muerte de SS Papa Pío XII.

Angelo Giuseppe Roncalli: “Juan XXIII”.


•    El día 25 de julio de 1960, emitió el “Moto Proprio: Rubricarum Instructum” con la que reformaba las rúbricas del Breviario Romano y del Misal Romano, para la Iglesia Universal, oponiéndose e incurriendo en las censuras del Concilio de Trento.

•    La Sagrada Congregación de Ritos, emitió un “Decreto General, por el cual se promulga el nuevo código de rubricas del Breviario y Misal Romanos” el 26 de julio del año 1960, el cual dice textualmente: “El nuevo Código de rúbricas del Breviario y Misal romanos, que aprobó Nuestro Santísimo Señor, Juan Papa XXIII, por las Letras Apostólicas Rubricarum instructum, del 25 de julio de este año, dadas motu propio, y  lo declaran promulgado la S. Congregación de Ritos por este Decreto general para que se inserte en las nuevas ediciones del Breviario y Misal romanos, y se observe por todos a los que atañe, desde el día 1º de enero del año próximo de 1961. Y para que los libros litúrgicos que están actualmente en uso puedan seguir utilizándose, al Código de rúbricas se añaden “Variaciones” para la adaptación del Breviario, del Misal, y del Martirologio. En el palacio de la S. Congregación de Ritos, el día 26 de julio del año de 1960. Cayetano Card. Cicognani, Obispo de Túsculo, Prefecto. Enrique Dante, secretario.”

•    “El último Evangelio se omite por completo: en las Misas en las cuales se ha dicho Benedicamus Domino”. Rubricas generales del Misal Romano, parte tercera, capítulo VIII, no. 510.


La abrogación oficial del Santo Sacrificio, con el mandato del: 'Novus Ordo Missae.'

•    El 3 de abril de 1969 Giovanni Battista  Montini, 'Pablo VI', promulgó la Constitución Apostólica: 'Missale Romanum',  que entró en vigor el día 30 de noviembre de 1969, la edición latina del nuevo misal romano se publicó definitivamente el 11 de mayo de 1970.

•    “Queremos, además, que cuanto hemos establecido y prescrito tenga fuerza y eficacia ahora y en el futuro, sin que obsten, si fuere el caso, las Constituciones y Ordenaciones Apostólicas emanadas de Nuestros Predecesores, o cualquier otra prescripción, incluso digna de especial mención y derogación. Dado en Roma, junto a San Pedro, el día de Jueves Santo, 3 de abril de 1969, año sexto de Nuestro Pontificado.”

Para que Satanás pudiera extender su imperio de maldad, su obra destructiva de la Ciudad de Dios en la tierra, fue necesario la abrogación del Santo sacrificio del Altar, después o juntamente se cambio completamente la Doctrina, haciendo un Magisterio espurio contra Cristo: Nuevas enseñanzas, nueva misa, nuevo Derecho Canónico, nueva teología, etc.


VIII.- La abominación en el lugar santo.

La abrogación del Santo Sacrificio es la obra maestra de Satanás, la cuál fue anunciada por las Sagradas Escrituras, por las apariciones de la gloriosa Madre de Dios, hoy vivimos 50 años de la abrogación.

•    “Y desde el tiempo en que será quitado el sacrificio perpetuo, y será entronizada en el templo la abominación de la desolación...” Profeta Daniel XII, 11.

•    “Cuando viereis que está establecida en el lugar santo la abominación desoladora que predijo el profeta Daniel... Porque será tan terrible la tribulación entonces, que no la hubo semejante desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá jamás. Y a no acortarse aquellos días, ninguno se salvaría; mas abreviarse han por amor de los escogidos.” Evangelio de San Mateo XXIV, 15, 21.

•    “No os dejéis seducir de nadie en ninguna manera; porque no vendrá este día sin que primero haya acontecido la apostasía, casi general de los fieles, y aparecido el hombre del pecado, el hijo de la perdición, el cual se opondrá a Dios, y se alzará contra todo lo que se dice Dios, o se adora, hasta llegar a poner su asiento en el templo de Dios, dando a entender que es Dios...” II Tesalonicenses, II-3.

•    “A aquel inicuo que vendrá con el poder de Satanás, con toda suerte de milagros, de señales y de prodigios falsos, y con todas las ilusiones que pueden conducir a la iniquidad a aquellos que se perderán, por no haber recibido y amado la verdad a fin de salvarse. Por eso Dios les enviará o permitirá que obre en ellos el artificio del error, con que crean a la mentira, para que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la maldad o injusticia.” II Tesalonicenses, II-9.

•    “Roma perderá la fe y será la sede del anticristo” Nuestra Señora de Lasalette, 19 de septiembre de 1846.

•    “Un gran castigo caerá sobre todo el género humano, no hoy, ni mañana, sino en la segunda mitad del Siglo XX. Ya lo había revelado a los niños Melania y Massimino, en “La Salette”, y hoy lo repito a ti, porque el género humano ha pecado y pisoteado el Don que había hecho. En ningún lugar del mundo hay orden, y Satanás reina sobre los más altos puestos, determinando la marcha de las cosas. El, efectivamente, logrará introducirse hasta la cumbre de la Iglesia;” Nuestra Señora de Lourdes, 1917.


IX.- ¿Qué hacer en nuestros días?

Es evidente que se cumplen cincuenta años de la abrogación del Santo sacrificio, que la Iglesia esta eclipsada, que la mayor parte de las almas mueren sin los auxilios de los sacramentos, los cuales han sido abrogados.

Una apostasía casi general, una sociedad oficial contra Cristo, un mundo que se levanta contra todo lo que se diga Dios.

Para agravar las coas la Iglesia remanente, el pequeño rebaño en una división espantosa: “padres contra padres, obispos contra obispos, etc.”

•    Ocuparse con todo esmero en vivir santamente, cumplir los mandamientos frecuentar los sacramentos.

•    Rezar el Santo Rosario, ocuparse con esmero en adquirir la verdadera devoción a la gloriosa Virgen María que es una señal de salvación eterna.

•    Evitar a toda costa, involucrarse, ocuparse o hacer consistir la fe católica en lo irracional de una simple pedagogía basada en el falta de caridad.

•    Los eclesiásticos debemos guardar y obedecer en todo lo que manda la Iglesia Católica, particularmente el rezo del OFICIO DIVINO, EL DERECHO CANÓNICO, LA SAGRADA TEOLOGÍA, EL ESTUDIO ASIDUO DE LA CIENCIA SAGRADA Y LA ORACIÓN ININTERRUMPIDA DE INMOLACIÓN A LA SANTÍSIMA TRINIDAD.


Rezad el Santo Rosario despacio, con atención, de rodillas, el cual es un arma poderosa contra los demonios, y no espantarse de los malos eclesiásticos que utilizan la investidura para su beneficio personal, que destruyen la Iglesia con sus “obras de santa intención” pero en realidad son los Bergoglios de la Iglesia remanente.

•    "La Santísima Virgen, protectora de la Iglesia, dio como medio eficaz para apaciguar la cólera de su Hijo, para extirpar la herejía y reformar las costumbres de los cristianos, la Cofradía del Santo Rosario". San Luis María G. de Montfort, 'El secreto del rosario', rosa XXIX.

•    “Ninguno de vosotros ignora, Venerables Hermanos, cuántos sinsabores y amarguras causaron a la Santa Iglesia de Dios a fines del siglo XII los heréticos Albigenses, que, nacidos de la secta de los últimos Maniqueos llenaron de sus perniciosos errores el Mediodía de Francia, y todos los demás países del mundo latino, y llevando a todas partes el terror de sus armas, extendían por doquiera su dominio con el exterminio y la muerte. Contra tan terribles enemigos, Dios suscitó en su misericordia al insigne Padre y fundador de las Orden de los Dominicos. Este héroe, grande por la integridad de su doctrina, por el ejemplo de sus virtudes y por sus trabajos apostólicos, se esforzó en pelear contra los enemigos de la Iglesia Católica, NO CON LA FUERZA NI CON LAS ARMAS, SINO CON LA MÁS ACENDRADA FE EN LA DEVOCIÓN DEL SANTO ROSARIO, que él fue el primero en propagar, y que sus hijos han llevado a los cuatro ángulos del mundo. Preveía, en efecto, por inspiración divina, que esta devoción pondría en fuga, como poderosa máquina de guerra, a los enemigos, y confundiría su audacia y su loca impiedad. Así lo justificaron los hechos. Gracias a este modo de orar, aceptado, regulado y puesto en práctica por la Orden de Santo Domingo, principiaron a arraigarse la piedad, la fe y la concordia, y quedaron destruidos los proyectos y artificios de los herejes; muchos extraviados volvieron al recto camino y el furor de los impíos fue refrenado por las armas católicas empuñadas para resistirle.” Papa León XIII, "Supremi Apostolatus", No. 2. 1º de septiembre de 1883.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.







Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.