¿La caridad obliga a proteger a los sacerdotes católicos que practican la religión judía en secreto?


02 Nov
02Nov


Hay temas muy dolorosos, que desearíamos evitarlos por no lastimar las almas realmente piadosas que buscan a Dios Nuestro Señor. Sin embargo, es necesario instruir en ciertos temas para evitar sean sorprendidos.

Una persona que ante los hombres se muestra como un sacerdote católico y en secreto practica la religión judía, se le llama comúnmente: sacerdote marrano.



¿Por caridad un superior debe proteger a los sacerdotes marranos de su congregación?...

Claramente  escribe el Padre Julio Meinvielle, respecto a la caridad:

“Sabido es que el cristianismo se resume en el gran Mandamiento: Amarás al Señor tu Dios de todo corazón... y al prójimo como a ti mismo.

Amar significa buscar el bien de aquellos a quienes amamos. El hombre debe, entonces, buscar primero el bien de Dios y después el bien del hombre. El bien de Dios es que su nombre sea bendecido y glorificado en los hechos por el cumplimiento de su ley. El bien del hombre es que le sean reconocidos todos los derechos que conspiran al logro de su bienestar eterno y temporal.

Si es así, faltaría al mandamiento del Amor aquel padre que no reprimiera a su hijo que viola los derechos de Dios o los derechos de su Madre. No cumpliría con la caridad el padre que no castiga, si es necesario, al hijo que no respeta a su madre o que maltrata a sus hermanos. No cumple con la caridad el gobernante que no cuida los intereses de la patria o que no previene y castiga los atropellos de los malos ciudadanos.

Caridad no es sentimentalismo que consiente todos los errores y atropellos de los demás. Caridad es procurar eficazmente el bien real (eterno y temporal) de los demás y odiar en todo momento el mal.

Esto supuesto, ¿cómo hay que prevenir los propósitos judaicos de dominar a los pueblos cristianos?

De dos maneras simultáneas. Primero: Afirmando y consolidando la vida cristiana en los pueblos… Segundo: Reprimiendo directamente las acechanzas judaicas.” Padre Julio Meinvielle, El judío en el misterio de la historia, pagina 61.


¿Por caridad un superior debe proteger a los sacerdotes marranos de su congregación?...

Advierte Nuestro Señor Jesucristo de la maldad de los judíos: Vosotros sois hijos del diablo, y así queréis satisfacer los deseos de vuestro padre; él fue homicida desde el principio; y, criado justo, no permaneció en la verdad; y así no hay verdad en él, cuando dice mentira, habla como quien es, por ser de suyo mentiroso y padre de la mentira… A lo que respondieron los judíos diciéndole: ¿No decimos bien nosotros que tú eres un samaritano, y que estas endemoniado?.” Evangelio de San Juan, VIII, 44

Declara el cuarto Concilio de Toledo, canon LVIII, del 5 de diciembre del año 633: "Cualquier obispo, presbítero, o seglar, que en adelante les preste apoyo (a los judíos) contra la fe cristiana, bien sea por dádivas bien por favor, se considerará como verdaderamente profano y sacrílego, privándole de la comunión de la Iglesia Católica, y reputándole como extraño al reino de Dios; pues es digno que se separe del cuerpo de Cristo el que se hace patrono de los enemigos de este Señor." 


¿Por caridad un superior debe proteger a los sacerdotes marranos de su congregación?...






Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.