La Iglesia ocultada por la presencia de Satanás en el lugar santo.


23 Jan
23Jan



“Cuando viereis que la abominación de la desolación, que fue dicha por el profeta Daniel, está en el lugar santo, el que lee entienda. Entonces los que estén en la Judea huyan a los montes. Y el que en el tejado, no descienda a tomar alguna cosa de su casa. Y el que el campo, no vuelva a tomar su túnica… habrá grande tribulación, cuál no fue desde el principio del mundo hasta ahora, ni será. Y si no fuesen abreviados aquellos días, ninguna carne seria salva: más por lo escogidos aquellos días serán abreviados.”  Evangelio de San Mateo XXIV, 15-22.

La Iglesia Católica, Apostólica y Romana, es una sola fundada por Nuestro Divino Redentor para continuar su misión salvífica: “El decreto divino de fundar una Iglesia está íntimamente relacionado con el decreto de salvación; es evidente si pensamos que la Iglesia es la comunidad en la cual y por la cual Cristo actualiza su obra para todas las generaciones hasta el fin de los tiempos, para que todos participen de ella y así tengan también parte en el reino de Dios y en la salvación.” Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo IV, § 167 a, página 58.

La Iglesia militante esta integrada por hombres dotados de libertad, tienen las gracias necesarias, pero conservan el libre albedrío, pueden incurrir en la herejía, condenarse eternamente, por lo tanto la fe no esta en los hombres de Iglesia, ni aún en el Sumo Pontífice verdadero quien tienen las gracias necesarias pero no está confirmado en gracia. 

“Una cosa es lo que ‘debe’ ser y otra lo que es en realidad. Hay obispos santos, muy santos, así como hay obispos pecadores, muy pecadores. Ni el Papa, cuya prerrogativa de su infalibilidad didáctica, para preservar la ‘inerrancia’ de la Iglesia, nosotros confesamos como dogma de nuestra fe católica (supuestas las cuatro condiciones que establece y aclara el Concilio Ecuménico Vaticano I), es personalmente ni impecable, ni infalible. En la cátedra de San Pedro se han sentado grandes santos, pero también insignes pecadores.” Pbro. Dr. Joaquín Sáenz y Arriaga,  'Sede Vacante', página 4. 


Consideraciones


1º La gran tribulación provocada por Satanás.

2º La Iglesia eclipsada.

3º Profecía de San Francisco de Asís.

4º ¿Cuánto tiempo durará el eclipse de la Iglesia?

5º El tradicionalismo.



1º La gran tribulación provocada por Satanás.

El enemigo irreconciliable de Dios Nuestro Señor, de la Santa Iglesia y de la salvación eterna de las almas es el inconfundible padre y maestro de la mentira, Satanás. 

"El diablo odia a Dios, vive en el odio a Dios, o sea odia la Bondad en persona. Por eso no puede amar nada ni a nadie. El diablo, al odiar al hombre odia en él a Dios. El diablo combate el Reino de Dios, el poderío de Dio, incondicionalmente. No hay solamente un poder impersonal malo; existe también un ser personal cuyas intenciones son radicalmente malas y que quiere el mal por amor del mal." Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, página 274.

La espantosa abominación en el lugar santo anunciada por el profeta Daniel [“Cuando viereis que la abominación de la desolación, que fue dicha por el profeta Daniel, está en el lugar santo, el que lee entienda.” Evangelio de San Mateo XXIV, 15-22], inicia el 28 de octubre de 1958 con el reinado del falso Papa Juan XXIII, hasta el actual Jorge Mario Bergoglio, quienes en su conjunto, hacen las obras de Satanás ["Los hombres han crucificado a Jesucristo, pero es otro el promotor de este terrible hecho. Tras las personas activas al exterior se oculta el funesto personaje que las dirige. Satanás, que desde el principio fué un asesino y un mentiroso [San Juan VIII, 44], entró en Judas Iscariote y le sedujo a traicionar a Jesús [San Lucas XXII, 3, San Juan XIII, 27; VI, 70]" Teología Dogmática, Michael Schmaus, tomo II, §124, 3º, C.], han tomado el control visible o aparente de la Iglesia Católica para destruir la obra santa de Dios –si pudiera ser-, es Satanás quien ha suprimido oficialmente el Sacrificio perpetuo con Paulo VI, ha eliminado el Derecho Canónico, ha hecho una falsa paz o por mejor decir han puesto en primer lugar a la Sinagoga de Satanás, en síntesis la Iglesia se encuentra eclipsada.

  • “Cuando viereis que la abominación de la desolación, que fue dicha por el profeta Daniel, está en el lugar santo, el que lee entienda. Entonces los que estén en la Judea huyan a los montes. Y el que en el tejado, no descienda a tomar alguna cosa de su casa. Y el que el campo, no vuelva a tomar su túnica… habrá grande tribulación, cuál no fue desde el principio del mundo hasta ahora, ni será. Y si no fuesen abreviados aquellos días, ninguna carne seria salva: más por lo escogidos aquellos días serán abreviados.”  Evangelio de San Mateo XXIV, 15-22.

  • “Roma perderá la fe y será la sede del anticristo… la Iglesia será eclipsada.” Nuestra Señora de La Salette, 19 de septiembre de 1846.

  • “Un gran castigo caerá sobre todo el género humano, no hoy, ni mañana, sino en la segunda mitad del Siglo XX. Ya lo había revelado a los niños Melania y Massimino, en “La Salette”, y hoy lo repito a ti, porque el género humano ha pecado y pisoteado el Don que había hecho. En ningún lugar del mundo hay orden, y Satanás reina sobre los más altos puestos, determinando la marcha de las cosas. El, efectivamente, logrará introducirse hasta la cumbre de la Iglesia;” Nuestra Señora de Lourdes, 1917.


2º La Iglesia eclipsada.

La Santísima Virgen en su aparición en La Salette, Francia, con fecha de 19 de septiembre de 1846, anuncio: “Roma perderá la fe y será la sede del anticristo… la Iglesia será eclipsada.” Mensaje totalmente acorde a la Doctrina de la Iglesia Católica.

  • “Y no os dejéis seducir de nadie en manera alguna, porque nos será, sin que antes venga la apostasía, y sea manifestado el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone, y se levanta sobre todo lo que se llama Dios, o es adorado, de manera que se sentará en el templo de Dios, mostrándose como si fuese Dios… ya está obrando el misterio de la iniquidad, sólo que el que está firme ahora, manténgase, hasta que sea quitado de en medio. Y entonces se descubrirá aquel perverso, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, y le destruirá con el resplandor de su venida. La venida de aquel es según operación de Satanás, en toda potencia, y en señales, y en prodigios mentirosos, y en toda seducción de la iniquidad para aquellos que parecen, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por eso les enviará Dios operación de error, para que crean a la mentira. Y sean condenados todos los que no creyeron en la verdad, antes consintieron a la iniquidad. Mas nosotros, debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados de Dios, porque Dios os escogió primicias para salud, en la santificación del espíritu, y en la fe de la verdad. En la cuál os llamo también por nuestro Evangelio, para alcanzar la gloria de Nuestro Señor Jesucristo. Y así, hermanos, estad firmes, y conservad las tradiciones que aprendisteis , o por palabra, o por carta nuestra. Y el mismo Señor Nuestro Jesucristo, y Dios, y Padre nuestro, el cual os ha amado y nos ha dado la consolación eterna, y la buena esperanza en gracia, consuele vuestros corazones, y los confirme en toda buena obra, y palabra.” 2ª Epístola de San Pablo a los Tesalonicenses, II, 3-16. 


Ahora analicemos el término: ‘La Iglesia será eclipsada.’

1º Iglesia.- "Es la sociedad espiritual y visible de todos los bautizados, que profesan la doctrina de Cristo y obedecen al Papa, con el fin de participar de los méritos de Cristo y salvarse." Padre Rafael Faria, Curso Superior de Religión, No. 235.

2º Eclipsar.- "Causar un astro el eclipse de otro. Fig. Oscurecerse, deslucir; Evadirse, ausentarse, desaparecer una persona." Diccionario de la lengua castellana por la Real Academia Española, año de 1809, Página 375.

3º Eclipse.- "Astron. Ocultación transitoria y total o parcial de un astro, o perdida de la luz prestada, por interposición de otro cuerpo celeste. Lunar. Astron. El que ocurre por interposición de la tierra entre la luna y el sol. Solar. Astron. El que ocurre por interposición de la luna entre el sol y la tierra." Diccionario de la lengua castellana por la Real Academia Española, año de 1809, Página 375.


Luego entonces, la Iglesia Católica por permisión divina en cumplimiento de las Sagradas Escrituras: “Cuando viereis que la abominación de la desolación, que fue dicha por el profeta Daniel, está en el lugar santo, el que lee entienda”; transitoriamente -por un tiempo-, ha sido ocultada por la presencia de Satanás o la espantosa abominación en el lugar Santo, esta ocupada la Sede del Vicario de Cristo por el hombre de pecado que ha suprimido el Sacrificio Perpetuo, que blasfema contra el santo nombre de Dios.


Esto concuerda perfectamente con las señales que describen la angustia de la gran tribulación: “habrá grande tribulación, cuál no fue desde el principio del mundo hasta ahora, ni será. Y si no fuesen abreviados aquellos días, ninguna carne seria salva: más por lo escogidos aquellos días serán abreviados.”  Evangelio de San Mateo XXIV, 22.

  • La herida del Pastor, llamado por el Profeta Daniel ‘jefe del ejército’, refiriéndose al Romano Pontífice.

  • En consecuencia de lo anterior, la dispersión del rebaño, la orfandad de los fieles, el sufrimiento por la ausencia del pastor visible, la aparición de lobos rapaces, mercenarios o falsos Cristos.

  • La supresión del Sacrificio Perpetuo, lo cuál consumó “Paulo VI” al mandar la nueva misa en 1969.

  • La abominación de la desolación en el lugar santo, es decir: Roma perderá la fe y será la sede del anticristo.



3º Profecías de San Francisco de Asís.

"1. Sean fuertes, mis hermanos, tomen fuerza y crean en el Señor. Se acerca rápidamente el tiempo en el que habrá grandes pruebas y tribulaciones; abundarán perplejidades y disensiones, tanto espirituales como temporales; la caridad de muchos se enfriará, y la malicia de los impíos se incrementará.

2. Los demonios tendrá un poder inusual; la pureza inmaculada de nuestra Orden y de otras, se oscurecerá en demasía, ya que habrá muy pocos cristianos que obedecerán al verdadero Sumo Pontífice y a la Iglesia Romana con corazones leales y caridad perfecta. En el momento de esta tribulación un hombre, elegido no canónicamente, se elevará al Pontificado, y con su astucia se esforzará por llevar a muchos al error y a la muerte.

3. Entonces, los escándalos se multiplicarán, nuestra Orden se dividirá, y muchas otras serán destruidas por completo, porque se aceptará el error en lugar de oponerse a él.

4. Habrá tal diversidad de opiniones y cismas entre la gente, entre los religiosos y entre el clero, que, si esos días no se acortaren, según las palabras del Evangelio, aun los escogidos serían inducidos a error, si no fuere que serán especialmente guiados, en medio de tan grande confusión, por la inmensa misericordia de Dios.

5. Entonces, nuestra Regla y nuestra forma de vida serán violentamente combatidas por algunos, y vendrán terribles pruebas sobre nosotros. Los que sean hallados fieles recibirán la corona de la vida, pero ¡ay de aquellos que, confiando únicamente en su Orden, se dejen caer en la tibieza!, porque no serán capaces de soportar las tentaciones permitidas para prueba de los elegidos.

6. Aquellos que preserven su fervor y se adhieran a la virtud con amor y celo por la verdad, han de sufrir injurias y persecuciones; serán considerados como rebeldes y cismáticos, porque sus perseguidores, empujados por los malos espíritus, dirán que están prestando un gran servicio a Dios mediante la destrucción de hombres tan pestilentes de la faz de la tierra. Pero el Señor ha de ser el refugio de los afligidos, y salvará a todos los que confían en Él. Y para ser como su Cabeza [Cristo], estos, los elegidos, actuarán con esperanza, y por su muerte comprarán para ellos mismos la vida eterna; eligiendo obedecer a Dios antes que a los hombres, ellos no temerán nada, y han de preferir perecer antes que consentir en la falsedad y la perfidia.

7. Algunos predicadores mantendrán silencio sobre la verdad, y otros la hollarán bajo sus pies y la negarán. La santidad de vida se llevará a cabo en medio de burlas, proferidas incluso por aquellos que la profesarán hacia el exterior, pues en aquellos días Nuestro Señor Jesucristo no les enviará a éstos un verdadero Pastor, sino un destructor.” 

Obras del Seráfico Padre San Francisco de Asís, Washbourne, 1882, páginas 248-250.



4º ¿Cuánto tiempo durará el eclipse de la Iglesia?

El día y la hora nadie lo sabe, existen varios estudios muy interesantes sobre las semanas de años anunciadas por el profeta Daniel, sin embargo es muy revelador la Sagrada Escritura hace coincidir el fin del eclipse de la Iglesia o el reinado del anticristo con la segunda venida de Nuestro Señor Jesucristo.

  • “Y entonces se descubrirá aquel perverso, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, y le destruirá con el resplandor de su venida.” 2ª Epístola de San Pablo a los Tesalonicenses, II, 8.

  • “Y firmará su alianza con muchos en una semana, y en medio de esta semana cesará la hostia y el sacrificio, y será en el templo la abominación de la desolación, y durará la desolación hasta la consumación y el fin.” Profecía de Daniel IX, 27.

  • “Y desde el tiempo en que fuere quitado el sacrificio perpetuo, y fuere puesta la abominación para desolación, serán mil doscientos y noventa días. Bienaventurado el que espera, y llega hasta mil trescientos y treinta y cinco días.” Profecía de Daniel XII, 11.

  • “Mas el atrio, que está fuera del templo, déjalo fuera, y no lo midas: porque se ha dado a las gentes, y hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses.” Apocalipsis de San Juan XI, 2.

  • “Y hablará palabras contra el Excelso, y atropellará los santos del Altísimo, y pensará poder mudar los tiempos y las leyes, y serán puestos en su mano hasta un tiempo y dos tiempos, y mitad de un tiempo. Y se sentará el juicio para quitarle el poder, y que sea quebrantado, y perezca para siempre.” Profecía de Daniel VII, 25.

  • “Y los brazos estarán de su parte, y contaminarán el santuario de la fortaleza, y quitarán el sacrificio perpetuo: y pondrán la abominación para desolación. Y los prevaricadores del testamento usarán de engañoso disimulo: mas el pueblo que conozca a su Dios, estará firme, y hará. Y los sabios del pueblo enseñarán a muchos y morirán a espada y a fuego, y en cautiverio, y en rapiña por muchos días.” Profecía de Daniel IX, 31.


¿Qué debemos hacer en este tiempo que la Iglesia se encuentra eclipsada?

Entended que la Iglesia se encuentra eclipsada, motivo por el cuál Roma a perdido la fe y es sede del anticristo, se ha suprimido el santo sacrificio, Bergoglio es el hombre de pecado que blasfema contra el Santo Nombre de Dios, se debe mantener firme en la fe hasta que sea quitado el obstáculo, hasta que pase el eclipse principalmente: “Ya está obrando el misterio de la iniquidad, sólo que el que está firme ahora, manténgase, hasta que sea quitado de en medio. Y entonces se descubrirá aquel perverso, a quien el Señor Jesús matará con el aliento de su boca, y le destruirá con el resplandor de su venida.” 2ª Epístola de San Pablo a los Tesalonicenses, II, 7.

No se debe asistir a la falsa misa, a la misa espuria puesta en lugar de Sacrificio Perpetuo; rezad el Santo Rosario y alcanzar la gracia de ser auténticos o verdaderos devotos de la Santísima Virgen María, para lo cuál ayuda bastante, leer, estudiar y meditar, el libro de San Luis María G. de Montfort: ‘Tratado de la verdadera devoción’.



5º El tradicionalismo.

Comúnmente se le llama tradicionalismo a las Congregaciones, sacerdotes y lugares donde se mantiene la santa misa instituida a perpetuidad; el término tradicionalismo católico propiamente es incorrecto, pero es una expresión que se relaciona con el sacrificio perpetuo.

Nos encontramos en la gran apostasía, una apostasía casi general, la abominación en el lugar santo, falso Papa, en un periodo de una gran confusión como no la hubo ni la habrá.

La Iglesia Católica continua su obra salvadora aún en los días presentes, el Santo Sacrificio debe continuar por disposición de Nuestro Divino Redentor, pero no con la magnificencia exterior hasta la muerte de SS. Papa Pío XII. 

Roma ha perdido la fe, Juan Bautista Montini “Paulo VI” consagró "la Iglesia" a Satanás con una misa negra en la Basílica de San Pablo en 1969, actualmente el Vaticano es ocultamente un centro de “misas negras”, un lugar mundial de concentración donde se le ofrecen sacrificios humanos al príncipe de las tinieblas.

Todo católico añora la presencia del Pastor Supremo, del Vicario de Cristo, el ejercicio en bien de la salvación eterna de las almas impartido desde la cátedra de San Pedro en Roma, pero hoy, por permisión divina se encuentra ocupada por la espantosa abominación en el lugar santo blasfemando contra el santo nombre de Dios, la casa está ocupada por Satanás; el católico verdadero no puede sujetarse al hombre de pecado que blasfema contra Dios, actualmente la cabeza visible es Jorge Mario Bergoglio.

Por lo cuál la Iglesia  huye al desierto desprovista de todo, con miles de peligros perseguida por el dragón que va a destruirla, si pudiera ser. 

“Y la mujer huyó al desierto, en donde tenía un lugar aparejado de Dios, para que allí la alimentasen mil doscientos y sesenta días. Y hubo una grande batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles lidiaban con el dragón”. Apocalipsis de San Juan XII, 6.

La situación actual es prácticamente la Iglesia en las catacumbas, comunidades pequeñas en medio de muchas carencias, limitantes y peligros; donde debe crecer la fe en Dios Nuestro Señor.

La Iglesia Católica ha sido reducida a su mínima expresión, pero el tradicionalismo o como se le quiera nombrar, no son lugares absolutamente seguros ni inexpugnables, son lugares donde por gracia de Dios se conserva la fe católica verdadera, pero muchos invadidos por diversos males doctrinales, morales, e infiltraciones de elementos ajenos a le fe católica que buscan la destrucción de la Institución Divina reducida a la mínima expresión en los días presentes. 

Buscar humanamente la valides de los sacramentos, no poner su fe en los hombres de Iglesia, rezar el santo Rosario y esperar la gloriosa venida de Nuestro Señor Jesucristo.

Satanás que ha tenido su conquista milenaria de suprimir el Sacrificio perpetuo, por permisión divina, de ocupar el lugar Santo, puede si Dios lo permitiera destruir cualquier comunidad que se llama tradicionalista o donde se conserva la fe católica.

Ahora bien, seamos realistas y no echemos “cuetes al aíre” cantando victoria por tener la dicha de conserva la fe verdadera. El tradicionalismo tiene una grave crisis de “corrientada” rayando en la mediocridad o vulgaridad en la parte humana, mucha informalidad que desdice de la Iglesia en sus mejores momentos, muchas torpezas cubiertas con la buena voluntad, la “espiritualidad”, pero bueno, esa es la realidad.

Hablar de la Congregación numéricamente más grande, me refiero a la Fraternidad San Pío X, y su hija, la Fraternidad San Pedro, como Institución es una ramera que se prostituye con Roma apóstata, pretendiendo en su delirio llegar a un acuerdo con la espantosa abominación en el lugar santo, teniendo como cabeza visible a Jorge Mario Bergoglio; Por supuesto que hay muchos sacerdotes y feligreses que no están de acuerdo, pero no está en sus manos los rumbos de su Instituto religioso.

Otras Congregaciones con ideas extrañas, como la tesis ‘materialiter’ y cuestiones absurdas, apartadas totalmente de la realidad teológica que nos ha tocado vivir; así como los miles de distractores al interior del “tradicionalismo”, como el mal entendido “bautismo de deseo” encabezado por los hermanos Dimond, que tienen trabajos admirables y respetables, pero en ese tema han errado; otro distractor es el absurdo del “Squetinsimo” o “Conclavismo” que se erige en portavoz de la ignorancia, y desde luego los miles de problemas morales –entendibles todos por la situación de excepcionalidad actual-, y que duele decirlo, pero muchos hombres de Iglesia influidos por el espíritu de las tinieblas corrompen moralmente al clero, porque es un medio eficaz de dominación. Además de las comunidades “tradicionalistas” de corte rosacruz, las marcadamente con elementos homosexuales, masónicos, otros con elementos judíos, otros que se dicen de ultra-derecha que en la practica destruyen la Iglesia y se colocan por encima del sacerdocio católico.

Sin lugar a dudas, resulta más aguda la situación actual, porque el clero en su mayoría es joven, con falta de hombres de Iglesia ancianos apegados al espíritu de Jesucristo Nuestro Señor, la evidente crisis económica donde prácticamente los hombres de Iglesia no tienen la posesión jurídica de los templos o centros de misa, viéndose en la necesidad de ceder un poco con los dueños del lugar.

En fin, humanamente es una situación muy compleja, pero alentadora para quienes realmente quieren amar a Dios Nuestro Señor con mil y un defectos, pero con hidalguía, con Doctrina y con una gran devoción a la Santísima Virgen María.

No se desanimen soldados de Cristo humillados con calumnias y difamaciones fabricadas por los esbirros de Satanás que pretenden apropiarse de la luz de Cristo y llamarse santos, siendo sus obras contra Cristo, haciendo consistir la santidad de vida en la simulación que redunda en alabanza de ellos mismos, sedientos siempre de honras y reconocimientos, con el disfraz de corderos siendo lobos rapaces, mercenarios que desprecian y destruyen el Magisterio de la Iglesia Católica, conculcando el Derecho Canónico bajo el velo de la falsa humildad, despreciando sacrílegamente en los hechos la Doctrina de la Esposa Inmaculada para ponerse ellos en el lugar de Dios, sus costumbres y adaptaciones por encima de la teología, de la liturgia, del Derecho Canónico y de la ciencia eclesiástica, es decir: “La espantosa abominación en el lugar santo”.

Que los verdaderos soldados de Cristo, en su desierto recen el Santo Rosario cada día con toda fe, inmolen sus vidas como incienso en la oración, gasten sus energías en amar y servir a Dios Nuestro Señor en María, por María y con la Bendita Madre de Dios en medio del mundo corrompido dominado en su exterioridad por la bestia que blasfema contra Dios y contra todo lo que se dice Dios.


“Le han vencido por la sangre del Cordero, y por la palabra de su testimonio, y no amaron sus vidas hasta la muerte.” Apocalipsis de San Juan XII, 7.








Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.