La orden Rosa Cruz esta destinada contra el Santo Sacrificio.


06 Feb
06Feb


“Ellos traman la ruina de la Iglesia, no desde fuera, sino desde dentro: en nuestros días, el peligro está casi en las entrañas mismas de la Iglesia y en sus mismas venas; y el daño producido por tales enemigos es tanto más inevitable cuanto más a fondo conocen a la Iglesia.” SS. Papa San Pío X, carta Encíclica: ‘Pascendi Dominici Gregis’ [2], 8 de septiembre de 1907.



La Iglesia Católica tiene un enemigo declarado que trabaja incansablemente por destruir la obra de Nuestro Señor Jesucristo, enemigo que busca la condenación eterna de las almas, en definitiva se trata del Satanás.

"El diablo odia a Dios, vive en el odio a Dios, o sea odia la Bondad en persona. Por eso no puede amar nada ni a nadie. El diablo, al odiar al hombre odia en él a Dios. El diablo combate el Reino de Dios, el poderío de Dios, incondicionalmente." Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, página 274.


Contenido

I.- Satanás obra a través de los hombres para hacer su obra entre los hombres.

II.- Satanás obra entre los hombres por sociedades secretas.

III.- La orden Rosa Cruz esta destinada contra el Santo Sacrificio.

IV.- La Iglesia remanente ante un peligro inminente. 

V.- Principios o modos como opera la Masonería.

VI.- Rezad el Santo Rosario con recta intención.



I.- Satanás obra a través de los hombres para hacer su obra entre los hombres.


  • "El pecado ha entrado en el mundo por el hombre, habiendo sido seducido éste por el diablo envidioso [Romanos 5, 12; Sab. 2, 24]; en definitiva es, pues, el diablo, el origen del pecado. Del pecado se derivan la muerte y las funestas secuelas de la muerte. Todo pecado radica en el primer pecado, remontando, por consiguiente, hasta la seducción diabólica. Todo el pecado está, pues, en la relación con el diablo. En todo pecado, el hombre se deja influenciar por el seductor original. Todo pecador, al pecar, se pone del lado de los enemigos de Dios, siendo el diablo el primero de ellos. El pecador se somete al diablo cuando deja de obedecer a Dios. El hombre no puede salir de la siguiente alternativa: o se somete a Dios o queda sometido al diablo". Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, página 274. 

  • "Los hombres han crucificado a Jesucristo, pero es otro el promotor de este terrible hecho. Tras las personas activas al exterior se oculta el funesto personaje que las dirige. Satanás, que desde el principio fué un asesino y un mentiroso [San Juan VIII, 44], entró en Judas Iscariote y le sedujo a traicionar a Jesús [San Lucas XXII, 3, San Juan XIII, 27; VI, 70]" Teología Dogmática, Michael Schmaus, tomo II, §124, 3º, C. 

  • "El diablo dispone de muchos representantes terrenos. Los escribas y los fariseos y todos los engañados por ellos tienen que rechazar a Jesucristo porque son hijos del diablo (Juan 7, 20)." Michael Schmaus, Teología Dogmática, tomo II, §124, página 281.


II.- Satanás obra entre los hombres por la Masonería, además de otros organismos.

Satanás primeramente pervierte los dones extraordinarios del pueblo judío para combatir el reino de Dios, la secta de los masones, particularmente la secta y el grado Rosa Cruz dirigido expresamente contra el Santo Sacrificio del altar. 

  • “El judaísmo es el anticristianismo, y la Masonería, al servicio de ese mismo judaísmo, es todavía el anticristianismo: el mismo odio, la misma hipocresía, las mismas violencias, el mismo estorbo a la acción de la Iglesia de Cristo.” Cardenal José María Caro, El misterio de la masonería, parte IV, cap. III, no.135. 

  • “La auténtica meta de la Masonería, es ceñir las sienes del judaísmo con la diadema real y poner a sus pies el reino del mundo.” Monseñor León Meurin, SJ, Filosofía de la masonería, pág. 37. 

  • “La Masonería gentil (masonería no judía) inconscientemente  nos sirve de careta que nos oculta a nosotros y a nuestros objetivos, pero el plan de acción de nuestro poder, continuará siendo para la gente un misterio insoluble (inexplicable).” Protocolos de los Sabios de Sión, número IV.

  • “El reino de Satanás, bajo cuyo imperio y potestad se encuentran todos los que, siguiendo los funestos ejemplos de su caudillo…acometen empresas contra Dios… En nuestros días, todos los que favorecen la peor parte parecen conspirar a una y pelear con la mayor vehemencia, siéndoles guía y auxilio la sociedad que llaman de los Masones… audacísimamente se animan contra la majestad de Dios, maquinan abiertamente y en público la ruina de la Santa Iglesia,”. SS. Papa León XIII, Encíclica: Humanum (1), 20 de abril de 1884.

  • “Los designios de esta secta maldita -masonería- son siempre y en todas partes los mismos, es decir, directamente hostiles a Dios y a la Iglesia, y les importa poco o nada, que las almas se pierdan,” SS. Papa León XIII, Carta: Novae Condendae Legis, 10, 8 de febrero de 1893.

  • “El demonio ha sido seductor, es decir, engañador desde el principio; ha sido el instigador de todos los pecados, el homicidio de las almas el atizador de todas las rebeliones, de todas las impurezas, de todas las libertades humanas culpables; el demonio ha dicho al hombre que sería como Dios. El demonio ha sido el enemigo de Cristo, instigando contra Él toda suerte de traiciones, de herejías, de persecuciones. La Masonería, que ha hecho lo mismo, es realmente su hija legítima y el instrumento suyo en el mundo. El demonio es el padre de la mentira, y la Masonería es la mentira por constitución y por necesidad de su existencia. Es verdaderamente hija de Eblis o Satanás y tiene razón para rendirle culto y cantarle himnos, como lo hace en algunos de sus lugares.”  José María Caro Rodríguez, Cardenal Arzobispo de Santiago de Chile, ‘El misterio de la Masonería’, página 231. 

  • “En las leyendas masónicas de ciertos grados se suele decir que la Masonería desciende por Caín, hijo de Eva, de Eblis, el ángel de luz masónico,, o sea el Lucifer de los cristianos, y por lo tanto, según ellos, viene el mismo Satanás, que para ellos es Dios bueno, el eterno enemigo de Jehovah, Dios del antiguo testamento.” José María Caro Rodríguez, Cardenal Arzobispo de Santiago de Chile, ‘El misterio de la Masonería’, página 230. 


III.- La orden Rosa Cruz esta destinada contra el Santo Sacrificio.

La secta de los masones en su conjunto esta dirigida a destruir la Iglesia Católica: “La secta de los Masones (o masonería) es una sociedad satánica que tiene por objeto el destruir la Iglesia Católica y la moral cristiana o sea el reino de Jesucristo en el mundo, para poner en su lugar el reino del Naturalismo que es el reino de Satanás.” Padre Julio Gheldof, El católico ilustrado, año 1913, pagina 170.

Dentro de la Masonería existe un grado destinado exclusivamente en contra de la Santa Misa, una orden que su único motivo de existir es exterminar de la faz de la tierra el Sacrificio perpetuo.


  • “El grado Rosa Cruz es esencialmente el recuerdo figurativo y sangriento del deicidio cometido por primera vez en el Calvario”. Monseñor León Murin, S. J. ‘Simboliso de la Masonería’, página 127. 

  • “Los Rosa Cruz son el clero sacrificador judaíco-masónico; en su Agapes, ofrecen sus sacrificios a Satanás, al Enemigo. Esta atrocidad constituye en realidad un Clericalismo que es el verdadero enemigo de Dios y de la Humanidad. Estos hombres, en su mayor parte bautizados en nombre de la Santísima Trinidad, aclaman a Lucifer: ¡Hoschea! ¡Hoschea! ¡Hoschea!: Salvador, Salvador, Salvador.” Monseñor León Murin, S. J. ‘Simboliso de la Masonería’, página 127. 

  • “Para los Rosa Cruz, la palabra perdida y recuperada es INRI, interpretada kabalísticamente como Igne Renovatur Natura Integra, la naturaleza entera es renovada por el Fuego. El Fuego, preconizado por el Muy Sabio Athersatha como <el primer agente de la Naturaleza, como el emblema de la divinidad y como la Divinidad misma> y representado en la cámara infernal como el aposento delicioso de Hiram, de Eblis y de todos los maldecidos en el Antiguo Testamento, el Fuego infernal, es con seguridad la mejor palabra sagrada que los judíos kabalistas podrían poner a los nuevos Sacerdotes sacrificados de Lucifer. Les conviene, como les convienen las contraseñas <Enmanuel> - Dios con nosotros, es decir el Dios del Fuego con nosotros- y <Pax Vobis>- la Paz de conciencia sea con Vosotros. Esta triste paz, se adquiere con una comunión y un sacrificio sacrílegos en grado máximo.” Monseñor León Murin, S. J. ‘Simboliso de la Masonería’, página 127.

  • El grado XVIII: Caballero Rosa Cruz cela el secreto más profundo y satánico de la Masonería, ‘Eliminar el sacrificio perpetuo de Cristo en la Cruz y de la faz de la tierra'.


Con los cuál podemos constatar  que existe una verdadera maquinaria que obra contra la Iglesia católica, una verdadera Sinagoga de Satanás que busca la eliminación del Sacrificio perpetuo, la aniquilación de la Santa Misa verdadera. ¿Dónde se reza la Santa Misa verdadera? pues ahí se le debe destruir, esa es la misión del grado Rosa Cruz: id a dónde se encuentre para eliminar el Sacrificio perpetuo’.


IV.- La Iglesia remanente ante un peligro inminente. 

Uno de los peligros alarmantes en la “tradición”, es creer que todo esta muy bien, con algunos errorcitos, pero van las cosas de maravilla, viendo únicamente errores humanos, falta de experiencia y cuestiones atribuidas solamente a las miserias humanas. No se advierte que una verdadera Sinagoga de Satanás, a través del grado Rosa Cruz maquina incansablemente por destruir el Sacrificio perpetuo, ahora combaten por una falsa paz, la corrupción de costumbres, doctrinas raras, ocuparse en cuestiones intrascendentes o importantes, pero no las fundamentales.

Convirtiéndose el “tradicionalismo” en rivalidades humanas, diatribas personales, celos y descalificaciones aparentemente por miserias humanas, pero detrás de esas criticas se encuentre la mano oculta de los Rosa Cruz, del judaísmo internacional que se presenta como ángel de luz para destruir silenciosamente la unidad, la moral, la Iglesia Católica sin que nadie sea el culpable, no hay responsables…


V.- Principios o modos como opera la Masonería.


Tomado del libro “Misterio de la masonería” de José María Caro Rodríguez, Cardenal, Arzobispo de Santiago de Chile.


  1. La mentira y el engaño.- El gran medio de que se vale la Masonería para hacer sus conquistas y realizar sus fines es la mentira y el engaño. Lo que la Masonería dice que quiere es precisamente lo contrario de lo que quiere en realidad.

  2. Exponer los principios ocultando las consecuencias.- La igualdad, la libertad, la secularización son principios afirmados constantemente por la Masonería, pero no manifiesta las consecuencias de destrucción del orden social donde quiere llegar con la igualdad,  la negación de toda autoridad donde quiere llegar con la libertad  y de la apostasía general del Estado, de la familia y de los individuos  a donde quiere llegar con la secularización.

  3. Ir tras un fin aparentando buscar otro.- Cuando quería destruir el poder temporal del Papa, no se hablaba de eso, sino de fomentar la unidad italiana. Cuando se quiere separar la Iglesia del Estado, se dirá que es con la finalidad de tener más fondos económicos para la enseñanza,  evitar roces de la religión con la política, pero jamás se dirá que es por cercenar a la religión de una parte de su acción.

  4. Combatir a los enemigos sin nombrarlos.- El estilo masónico es universal, cuando habla contra los reaccionarios, los oscurantistas; habla contra los católicos, clérigos o los fascistas.

  5. Perseguir con el pretexto de defenderse.- Para la Masonería el clericalismo y la religión son siempre enemigos que amenazan los fines que ella persigue.

  6. Hacer profesión de ciencia.- El estandarte de la ciencia es enarbolado por la Masonería como un arma para combatir los dogmas de nuestra fe. Usan el nombre de Ciencia para exponer toda clase de mentiras, blasfemias, doctrinas heréticas  de autores antiguos y modernos contra Dios, la Iglesia Católica, la espiritualidad del alma.

  7. Fomentar la corrupción.- La doctrina que profesa, son de suyo corruptoras de costumbres: el materialismo, la divinización del hombre, la libertad absoluta, la identidad de la naturaleza con Dios, el culto de la carne.


VI.- Rezad el Santo Rosario con recta intención.

El reino de Satanás se le combate con la gracia de Nuestro Señor Jesucristo, por lo cuál debemos procurar vivir en gracia y amistad con Dios Nuestro Señor; evitar el error muy común de pretender combatir la Sinagoga de Satanás con el alma entregada al pecado mortal de manera habitual.

Procura rezar cada día el Santo Rosario, adquirir la verdadera devoción a la Santísima Virgen María, para lo cual aconsejamos estudiar y meditar el libro de San Luis María G. de Montfort, ‘Tratado de la verdadera devoción’ y ‘el secreto del santo Rosario’, en cuya lectura encontraremos una verdadera sabiduría para pasar por este mundo y alcanzar la salvación eterna con la verdadera devoción a la Santísima Virgen María. 


"Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertiréis y os salvaréis, con tal que (lo repito, y notad las palabras y los términos de mi consejo) recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte, para conocer la verdad y obtener la contrición y el perdón de vuestros pecados."  San Luis María G. de Montfort, El secreto del Rosario.








Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.