La supresión de la Santa Misa.


09 Jul
09Jul

Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


La Iglesia Católica ha tenido innumerables adversidades, pero ninguna como la que vivimos en nuestros días: la supresión de la Santa Misa en el mundo entero.

La Iglesia ha padecido persecuciones en practicamente todos los tiempos, han cerrado las Iglesias, han fusilado a miles de sacerdotes, se han apropiado de sus bienes materiales; pero jamás lo que hoy estamos viviendo: la supresión de la Santa Misa en el mundo entero, con el piadoso motivo de cambiarla por una mejor: Novus Ordo Misae.

“Y desde el tiempo en que será quitado el sacrificio perpetuo, y será entronizada en el templo la abominación de la desolación...” Profeta Daniel XII, 11.

¿Cuál es el sacrificio perpetuo? El Santo Sacrificio es la Santa Misa, pues eso vivimos desde 1968: la supresión de la Santa Misa en el mundo entero.

Escribe el Evangelista San Mateo: “Cuando viereis que está establecida en el lugar santo la abominación desoladora que predijo el profeta Daniel... Porque será tan terrible la tribulación entonces, que no la hubo semejante desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá jamás. Y a no acortarse aquellos días, ninguno se salvaría; mas abreviarse han por amor de los escogidos.” Evangelio de San Mateo XXIV, 15, 21.


¿Cómo muere la gente?, ¿Cuántos frecuenta la confesión verdadera?, ¿Cuántos frecuentan los sacramentos? Casi nadie se confiesa y comulga; por tal motivo la gente muere en pecado mortal. Y a no acortarse aquellos días, ninguno se salvaría...

El Apóstol San Pablo nos dice: “No os dejéis seducir de nadie en ninguna manera; porque no vendrá este día sin que primero haya acontecido la apostasía, casi general de los fieles, y aparecido el hombre del pecado, el hijo de la perdición, el cual se opondrá a Dios, y se alzará contra todo lo que se dice Dios, o se adora, hasta llegar a poner su asiento en el templo de Dios, dando a entender que es Dios...” II Tesalonicenses, II-3.

...apostasía, casi general de los fieles... Los fieles creen estar en la verdad escuchando la asamblea, casi por todo el mundo....el hijo de la perdición, el cual se opondrá a Dios... hasta llegar a poner su asiento en el templo de Dios... ¿Qué ha hecho Juan XXIII, Paulo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI? Se han opuesto a las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia, han predicado el error, han hecho las paces con los enemigos de Cristo, han suprimido la Santa Misa verdadera y han puesto en su lugar una nueva misa, que no es compatible con el Santo Sacrificio establecido a perpetuidad.

“a aquel inicuo que vendrá con el poder de Satanás, con toda suerte de milagros, de señales y de prodigios falsos, y con todas las ilusiones que pueden conducir a la iniquidad a aquellos que se perderán, por no haber recibido y amado la verdad a fin de salvarse. Por eso Dios les enviará o permitirá que obre en ellos el artificio del error, con que crean a la mentira, para que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la maldad o injusticia.” II Tesalonicenses, II-9.


Juan XXIII, Paulo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI, han suprimido la Santa Misa y predicando doctrinas semejantes, ajenas al Magisterio inerrante:

1º Eliminación del Santo Sacrificio, en su lugar: Novus Ordo Misae.

2º Cambiar la salvación eterna de las almas y la gloria de Dios por la paz y la tranquilidad terrenal, a través de la libertad humana, los derechos del hombre.

3º Desarrollar la idea de Cristo como un liberador, no del pecado, sino del sufrimiento y de la esclavitud. 

4º Un nuevo Evangelio cuya prioridad son los derechos del hombre, la justicia social. 

5º Abolir los Derechos de Dios, abolidos en favor de la exaltación de los derechos del hombre. 

6º Terminar la Evangelización, buscar el diálogo con la intención de una paz humana. 

7º Cristianismo que exalta al hombre, que proclama la libertad religiosa como derecho fundamental y absoluto. 

8º Promover el amor al hombre sobre [contra]el amor de Dios.


Dios no ha abandonado a su Iglesia, sus hijos son los que han abandonado a Dios y a su Esposa Inmaculada: La Iglesia Católica.

Los hombres no han permanecido fieles a las enseñanzas divinas, ésta gran tribulación está anunciada desde hace dos mil años, no es nada nuevo, Dios no ha fallado a su promesa; simple y sencillamente se están cumpliendo las Sagradas Escrituras: será quitado el sacrificio perpetuo, y será entronizada en el templo la abominación de la desolación... 

Quiera Dios Nuestro Señor iluminar los entendimiento para que tome cada uno lo que convenga a su salvación eterna.




Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.