Las infiltraciones en la Iglesia son el peligro más grave.


06 Nov
06Nov


"Las falsas derechas"

Documento del padre Dr. Joaquín Sáenz y Arriaga,

editorial MONTONERA

Mar del Plata, 1969.



                                   

Uno de los fenómenos más impresionantes, en la crisis angustiosa que padece el mundo de nuestros días, es, a no dudarlo, la falsía, el disimulo, la simulación y la hipocresía con que hoy el mal se esconde, se disfraza y se adueña progresivamente de las instituciones más sanas y refractarias al influjo del error y del vicio. Son las infiltraciones sigilosas, imperceptibles, que después de entrar sin ser sentidas, se expanden y se adueñan y dominan y corrompen, y asocian a los incautos a los ataques demoledores de los adversarios; son la falsas derechas que pululan hoy en todas partes, para destruir desde dentro, engañar a los buenos y paralizar, cuando menos, las legítimas defensas de los que luchamos o queremos luchar por la conservación y defensa de nuestro patrimonio espiritual.           

También en la Iglesia o, por mejor decirlo, en los hombres y organizaciones de la Iglesia, abundan en estos tiempos calamitosos la falsas derechas, los emboscados, los que aparentan defender la Fe y la moral, cuando en verdad la combaten, la falsean y la destruyen. Ésta ha sido el arma eficacísima de la conspiración secular judeo-masónica-comunista, para realizar eso que el Sumo Pontífice llamó la auto-demolición del catolicismo.

Los enemigos están dentro; aparentan defender nuestra causa, hablan de progreso, de nueva primavera, de acomodamiento, de período difícil de transición; pero en realidad dirigen afanosos sus certeros y demoledores golpes hacia la misma meta que persiguen nuestros más rabiosos enemigos.

Las infiltraciones en la Iglesia son el peligro más grave, la amenaza más aterradora para el Catolicismo contemporáneo. Una persecución sangrienta no hubiera sido más funesta para la Iglesia.                   

Y esas infiltraciones abarcan todo el organismo viviente de la Iglesia. Infiltraciones judaicas, infiltraciones masónicas, infiltraciones comunistas, que todas ellas vienen a ser la misma cosa. Por eso el lenguaje del progresismo se asemeja tanto al lenguaje de la Kabala, del Talmud, de las logias y sectas esotéricas, del comunismo internacional.                

No debemos sorprendernos de esta espantosa confusión. Ya el mismo Divino Maestro nos lo había predicho: “Guardaos de los falsos profetas, que vendrán a vosotros revestidos con pieles de oveja, pero por dentro son lobos rapaces”. El redil se encuentra ahora infestado de esos lobos revestidos con pieles de oveja, que son muchas veces recibidos con honores y halagos por los mismos pastores a cuyo cuidado está la defensa, conservación y bienestar del rebaño.        

CHARLES DAVIS (ex sacerdote inglés), considerado uno de los peritos conciliares de mayor significación y como el mayor teólogo británico antes que abandonara la Iglesia Católica, afirma: “Sin dudar un momento, yo admito como un hecho evidente que hay fuerzas, dentro de la Iglesia Católica romana, contrarias a su estructura actual, que están tendiendo a la disolución o eliminación de las instituciones existentes (...) La presente estructura institucional de la Iglesia Romana implica un particular concepto de la verdad. Si la nueva concepción de la verdad cristiana triunfa en su esfuerzo por ser la dominante, ello originará, en mi opinión, la disolución de esa estructura. Desde este punto, yo creo que los temo- res de los conservadores están bien fundados”.

Esta es una confesión de parte, hecha por un infiltrado que supo y pudo escalar los altos puestos de la Iglesia, hasta llegar a ser considerado uno de los expertos conciliares. ¡No hay duda! La Iglesia está llena de infiltrados que pugnan por hacer el juego al enemigo y reformar o reestructurar la obra divina a su antojo y capricho. Con razón escribe el mismo Davis: “Capítulo tras capitulo de volúmenes post- conciliares y de discursos de Rahner, Küng, Schillebeck y otros peritos, claramente demuestran sus puntos de vista completamente anticatólicos y su inconformidad con los resultados actuales del Concilio Vaticano II, para no mencionar otras creencias oficiales católicas”.                   

Estas infiltraciones no son el fruto de una generación espontánea. Alguien las hizo. Fueron planeadas con tiempo, con paciencia, con experimentos, con dinero. Fueron realizadas con suma habilidad, con tacto exquisito, con inteligencia diabólica. Al observador consciente, que estudia, que compara, que asocia los rasgos semejantes y comunes, no puede pasar inadvertida la presencia de una conspiración universal que lleva los caracteres inconfundibles del mecanismo materialista del judaísmo internacional, que hoy como ayer pugna por eliminar a Cristo, por destruir la Iglesia.                  

Las palabras de SAN PÍO X en su encíclica dogmática Pascendi Domini gregis, parecen adquirir un sentido profético: “Hablamos (...) de gran número de católicos seglares y, lo que es aún más deplorable, hasta de sacerdotes, los cuales, so pretexto de amor a la Iglesia, faltos en absoluto de conocimientos serios en Filosofía y Teología, e impregnados, por lo contrario, hasta la médula de los huesos, con venenosos errores bebidos en los escritos de los adversarios de catolicismo, se presentan, con des- precio de toda modestia, como ‘restauradores’ de la Iglesia, y en apretada falange asaltan con audacia todo cuanto hay de más sagrado en la obra de Jesucristo, sin respetar ni aún la propia persona del Divino Redentor, que, con sacrílega temeridad rebajan a la categoría de puro y simple hombre”.                  

Y las palabras que siguen en la Encíclica responden al sofisma con el cual se pretende hoy solapar las herejías y los inauditos desmanes de esos innovadores: “tales hombres se extrañan de verse colocados por Nos entre los enemigos de la Iglesia. Pero no se extrañará́ de ello nadie que, prescindiendo de las intenciones, reservadas al juicio de Dios, conozca sus doctrinas y su manera de hablar y obrar. Son seguramente enemigos de la Iglesia, y no se apartará de lo verdadero, quien dijere que ésta (la Iglesia), no los ha tenido peores. Porque en efecto, como ya hemos dicho, ellos traman la ruina de la Iglesia, no desde fuera, sino desde dentro; en nuestros días el peligro está casi en las entrañas mismas de la Iglesia y en sus mismas venas; y el daño producido por tales enemigos es tanto más inevitable, cuanto más a fondo conocen la Iglesia”.                                                                                                                                 

Así habla un papa y un santo, que no sólo tenía la asistencia del Espíritu Santo, sino que supo en su virtud heroica, en su celo infatigable por la Iglesia y en su total entrega a Dios, corresponder a las gracias y carismas recibidos, para cumplir fidelísimamente su altísima misión. Por eso no teme denunciar a los infiltrados, ni llamar con su propio nombre a los enemigos de Dios y de la Iglesia.                   

Y continúa el Santo Pontífice: “Añádase que han aplicado la segur no a las ramas, ni tampoco a los débiles renuevos, sino a la raíz de vida inmortal, se empeñan en que circule el virus por todo el árbol y en tales proporciones que no hay parte alguna de la fe católica donde no pongan su mano, ninguna que no se esfuercen por corromper”.                   

No creo se pudiera expresar con mayor energía, con mayor claridad, y con mayor luz divina la situación pavorosa, indescriptible, por la que está pasando en su agonía y calvario la Iglesia fundada por Cristo.                   

Con razón TEILHARD DE CHARDIN prefería permanecer dentro de la vieja estirpe romana, para efectuar desde dentro su diabólica reforma, no sólo en las instituciones, sino en la misma Fe: una reforma total y radical, llevada a cabo por los enemigos infiltrados en el seno de la Iglesia, con hábitos, con sotanas, con títulos, con prelaturas, tal vez con las más altas dignidades.                                      

Mas la audacia de los enemigos ha sido mayor. Para impedir la reacción saludable, para frustrar toda legítima defensa, ellos han organizado diabólicamente las falsas derechas, que simulando estar con la Tradición, con los grupos que quieren defender la Iglesia, en realidad infiltran las partes sanas del organismo y secretamente siguen las consignas y apoyan las tácticas calculadas del enemigo. Las falsas derechas son más peligrosas, tal vez, que los enemigos abiertos y descarados.                   

Ésta es también una táctica eminentemente judía. Cuando en los Estados Unidos se organizó una saludable resistencia contra la corrupción y el desorden imperantes, un hebreo se prestó a encabezar ese movimiento. GOLDWATER, antes de su elección como candidato del Partido Republicano, hizo una de las campañas más espectaculares en la historia del pueblo americano, denunciando con energía inaudita los males gravísimos que estaban destruyendo la integridad de la Nación. Pero una vez elegido candidato, su campaña fue tan torpe, tan absurda, que precipitó inevitablemente la derrota de los republicanos y la paralización trágica de aquella saludable y necesaria reacción.                  

Es un caso en América, como podríamos también citar otros casos semejantes en Europa. ¿Qué es la Democracia Cristiana? Fachada cristiana y fondo comunista, un partido que ha comprometido los intereses nacionales, la paz interna de los pueblos donde impera, y que cautelosamente ha ido preparan- do el advenimiento del socialismo comunizante. El alcalde de Florencia, La Pira, con sus inexplicables conexiones en el Kremlin y en el Vaticano, supo preparar el triunfo cada vez más inminente del comunismo en Italia y tal vez en el mundo.                  

Otra falsa derecha la tenemos en Francia. Casi no me atrevo a nombrarla, porque sé muy bien que con su dinero ha logrado enrolar a mucha gente. Sin embargo callar es cobardía. Se trata de la obra de JEAN OUSSET. Es indudable que su actividad editorial y publicitaria ha sido y es grandiosa. Pero no hay una lucha franca; no hay una confrontación abierta; hay un cuidado esmerado en no nombrar nunca al enemigo. Yo he hablado varias veces con Jean Ousset; él ha admitido que mis observaciones son correctas. Pero a mí no me han convencido las explicaciones o los argumentos con que él defiende su posición, al parecer inexpugnable. No quisiera ofender ni lastimar la personalidad de éste escritor católico. Si lo asocio entre las falsas derechas es porque sus actos así lo proclaman. De sus internas intenciones yo no juzgo; sólo Dios es el juez de las conciencias.                   

En España hay también sus falsas derechas. Aquí el problema es más espinoso para emitir un juicio categórico. No obstante hay que decir algo de lo mucho que pudiéramos decir. Yo recuerdo, en tiempos ya pasados, aquel grupo fundado por el Padre ÁNGEL AYALA S. J., llamado el grupo de los PROPAGANDISTAS CATÓLICOS. La idea era magnífica: preparar a los defensores de la Verdad. Sin embargo no todo fue como se había planeado. Durante la República GIL ROBLES, PROPAGANDISTA CATÓLICO, quiso salvar a la Patria y a la Iglesia asociándose al enemigo y jugando con él el juego democrático. De los PROPAGANDISTAS salió también don JOAQUÍN RUIZ GIMÉNEZ, a quien conocimos en México y cuyos cuadernos para el diálogo han sido y son el escándalo permanente que, simulando catolicismo, nos hablan de marxismo.                                                                                 

En México hemos tenido muchas falsas derechas. Desde los tiempos de la persecución religiosa no faltaron enemigos solapados, que afirmando defender a la Iglesia, hacían pactos secretos con sus enemigos. No hablo de los traidores, no hablo de los Judas que vendieron al Maestro. Estoy hablando de los infiltrados en las organizaciones auténticamente católicas, de los que hablan de lucha y de defensa, pero parecían hacer huelgas de brazos caídos; hablo de los que siempre estaban inconformes con lo que otros hacían, de los que eran “largos en contallas y cortos en facellas”; hablo de los que encontraban dificultades e imprudencias en todas las iniciativas; de los prudentes secundum carnem.                   

Los días amargos de la sangrienta persecución religiosa, que deberían haber unido estrechamente a todos los católicos de México, es decir, a todo el pueblo mexicano, fueron en realidad motivo de divisiones de resentimientos, de amargas inconformidades. Los que habían dado en verdad la batalla, los heroicos cristeros, los miembros de la LIGA DEFENSORA DE LA LIBERTAD RELIGIOSA, la gloriosa ASOCIACIÓN CATÓLICA DE LA JUVENTUD MEXICANA (A.C.J.M.), fundada por el R. P. Bernardo Bergouend, fueron postergados, traicionados, olvidados por los defensores de última hora, los oportunistas, que cautelosamente habían pactado con los perseguidores. ¡Así es el mundo!              

Para eliminar las defensas del pueblo mexicano, surgió entonces un partido político y una organización popular apolítica. los unos luchando en el campo político, haciendo el juego a la democracia, y los otros sufriendo resignadamente las cárceles, los golpes, la misma muerte. PAN y SINARQUISMO, dos grupos antagónicos que estaban cumpliendo su misión histórica: salvar la revolución y permitir que siguiera adelante la progresiva socialización de México.                   

Ahora en el campo estudiantil, en el que se están dando las más fuertes e impresionantes batallas, surge una falsa derecha que es traición a su origen y es compromiso consciente con los enemigos y es ataque insidioso y calumnia y mentira organizada. Me refiero a MURO y todas sus secretas ramificaciones, que desde la sombra dirige la mano hebrea del ingeniero Ramón Plata Moreno. Yo saludo respetuoso a tantos jóvenes engañados, que están animados de los más nobles anhelos de servir a la Iglesia y a la Patria y que han sido engañados por los dirigentes de MURO. Pero con igual sinceridad condeno a los traidores, a los dirigentes de esa falsa derecha, a los que no tienen escrúpulos para usar los procedimientos inmorales, públicamente conocidos en todo México, que son propios de los más ruines enemigos de la Iglesia y de la Patria.                  

“GUARDAOS DE LOS FALSOS PROFETAS”, es el consejo del Maestro.                 

“POR SUS FRUTOS LOS CONOCERÉIS”. Tenemos el criterio para juzgarlos y para descubrirlos. Hoy más que nunca hay que estar alerta y evitar esas infiltraciones dentro de los organismo sanos y sinceros.


                                   

   

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.