¿Qué busca el demonio?


11 Sep
11Sep

Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



El presente estudio es utilizado únicamente con 

FINES INFORMATIVOS.



¿Qué busca el demonio? ¿Qué quieren los judíos?, ¿Qué hacen con todo su poder?, Exactamente ¿Qué busca el demonio?...

El demonio con los judíos [en razón de que Nuestro Señor Jesucristo les llama hijos de Satanás] tienen un poder inmenso en el mundo entero, prácticamente tienen todo el dinero, las mafias, el poder político, la prensa, las diversiones, la educación, la religión, la falsa detrecha. 

Están en todas partes y con ese gran poder pueden llevar a un colapso financiero a cualquier país cuando ellos quieran, gobiernan el mundo conforme a sus leyes, publican lo que ellos quieren. Humanamente hablando son los dueños del mundo.

Todo este poder lo utiliza el demonio y sus hijos únicamente para que las almas se precipiten en el infierno, todo lo demás son el ropaje, las apariencias, la preparación para que el hombre muera en pecado mortal.

Lo que realmente desea el demonio es ocupar el lugar de Dios, quiere que todos los hombres lo adoren: “Todavía le subió el diablo a un monte muy encumbrado, y mostróle todos los reinos del mundo y la gloria de ellos. Y le dijo: Todas estas cosas te daré si, postrándote delante de mí, me adorares. Respondióle entonces Jesús: Apártate de ahí, Satanás; porque está escrito: Adorarás al Señor Dios tuyo, y a él solo servirás.” Evangelio de Mateo IV, 8.

Cuanta maldad, querer ser adorado, ¿Para qué?  Porqué tanto afán por ocupar el lugar de Dios. Que tan mala es la soberbia…

Qué ironía, tanto poder para convertir a los hombres en demonios. ¿Cuánto debe valer un alma? Si todo este poder en la tierra es para condenar a los hombres ¿Cuánto le interesamos? ¿Cuánto valemos?...

¿Qué hizo el demonio en el paraíso? “Por qué motivo os ha mandado Dios que no comieseis de todos los árboles del paraíso?” Génesis III, 1.  Siembra la duda, sutilmente pone en duda la palabra de Dios. Dijo entonces la serpiente a la mujer: “Sabe Dios, que… que si comiereis de él -el árbol prohibido-, se abrirán vuestros ojos y seréis como dioses, conocedores de todo, del bien y del mal.” Génesis III, 5.

 Miente, porque es el padre de la mentira, seduce, hace ver el mal como un bien y con razonamientos humanos hacer ver el pecado como algo bueno.¿A qué fue el demonio al paraíso? Únicamente a hacer pecar a nuestros primeros padres, Adán y Eva. Lo demás fue el ropaje.

Claramente lo expone San Agustín: “No es acaso él, el que introdujo la guerra en el cielo, el engaño en el paraíso; el que puso discordia entre los primeros hombres y sembró el mal por todas partes? El es el que oculta en el alimento el incentivo de la gula; en el trabajo la pereza; en la procreación la lujuria; en la conversación la envidia; en la administración la avaricia; en la corrección el ímpetu de ira; en el mandato el orgullo. Si estamos en vela nos impulsa al mal; si dormimos nos infesta con torpes sueños. En fin, que todos los males que se cometen en el mundo derivan de su maldad” Psalmus 130-5Apud Ginés de María Rodríguez. “El Ángel caído” p.140 2Ed. Madrid España.

¿Qué busca el demonio? Alejarnos de Dios para acercarnos a él. Siembra la duda y la frialdad para con Dios, nos hace caer en pecado y habituarnos a él, ver como imposible la vida de santidad. A ser posible, tributarle un culto de adoración al mismo demonio.

El demonio busca que el hombre viva sin Dios, para esto, debe mantenerlo ocupado –en todo, menos en Dios- lo llena de preocupaciones, tristezas, falsas alegrías, y sobre todo que el pecado se vea y lo haga con la mayor naturalidad.Actualmente el demonio enreda al hombre con tres cosas: el dinero, la impureza y la soberbia. 


PRIMERO: debe provocar crisis económica, desesperación, como de hecho, es actualmente. ¿Cómo conseguir dinero? Ver en el dinero la felicidad, fuera de éste bien material uno será infeliz, la vida pierde su sentido. 

SEGUNDO: Que todos deseen el pecado impuro; La mujer debe vestir lujuriosamente, buscar el placer no la procreación; la televisión y la escuela debe enseñar con palabras, ejemplos y hechos, la exaltación de la lujuria hasta convertirlos en bestias. 

TERCERO: Los dos puntos anteriores provocan naturalmente: La soberbia, hasta llegar al desprecio de Dios y de ella nacen la presunción, la ambición, la vanagloria, el orgullo con una espantosa envidia.


En un país pobre ¿Quién no pensara en dinero?... En un mundo impuro ¿Quién no deseara el pecado?... En un lugar lleno de humillaciones, desprecios, regaños, vejaciones, maltratos ¿Quién no deseara vengarse?...

Es así como la maquinaria judía, sumerge en la pobreza a los países católicos. Explota al máximo el pecado deshonesto, provoca enfermedades físicas, mala alimentación, corrupción en todos los niveles, la explotación del hombre, leyes anticristianas, gobiernos ineptos. 

En una palabra los creyentes deben vivir en un infierno; o por mejor decir, como dicen los judíos: 

“Los judíos nunca deben cesar de exterminar a los Goim –cristianos-; no les debe dejar nunca en paz…” 

“A los cristianos se les debe matar sin misericordia” Aboda Zarah (26b) Talmud

“Los judíos no deben escatimar ningún esfuerzo en combatir a los tiranos que los mantienen en este Cuarto Cautiverio a fin de ser libres. Deben combatir a los cristianos con astucia y nada debe hacer para evitar que les suceda algún mal: sus enfermos no deben ser atendidos, no se debe ayudar a las mujeres cristianas en el momento del parto, ni tampoco deber ser salvados cuando estén en peligro de muerte” Zohar (1, 160) Talmud.

“La vida de un Goi y todos sus poderes físicos pertenecen a un judío” A Rohl. Die Polem., p.20.

“Se les debe matar aún a los mejores Goim” Aboda Zarah (26b) Talmud.

Hermanos, entendamos una cosa: el demonio y sus hijos los judíos quieren el exterminio de Dios y de su obra sobre la tierra.





Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.