Sergio Ruiz Vallejo [Weisman], busca una excomunión.


10 Feb
10Feb


“Vosotros sois hijos del diablo, y queresis cumplir los deseos de vuestro padre: él fue homicida desde el principio, y no permanecio en la verdad: porque no hay verdad en él: cuando habla mentira, de suyo habla, porque es mentiroso y padre de la mentira. Mas aunque yo os digo la verdad, no me creeis… Los judíos respondieron, y le dijeron: ¿No decimos bien nosotros, que tu eres un samaritano, y que tienes un demonio?.” Evangelio de San Juan VIII, 44.

Agradezco infinitamente a la Divina Providencia la oportunidad de padecer los improperios, difamaciones de quienes se dicen santos e inmaculados, paladines de la fe católica en los días presentes, pero son hombres soberbios que la verdad los hiere y los atormenta.

Me siento muy honrado por dar testimonio de la verdad, la corrupción planeada en la Sinagoga de Satanás para destruir la Iglesia remanente en los días presentes, donde encontramos “santos”, “místicos”, en la apariencia a quienes la verdad les injuria, aflige y martiriza, cual ángeles caídos aparentando ser la sal de la tierra.

“Pues por esto trabajamos, y somos denostados: porque esperamos en el Dios vivo, que es salvador de todos los hombres, mayormente de los fieles.” Epístola de San Pablo a Timoteo IV, 10.


Consideraciones

1º El oscuro sacerdote Sergio Ruiz Vallejo.

2º La misteriosa obra de Sergio Ruiz Vallejo [Weisman].

3º Una cortina de humo.

4º Sergio Ruiz Vallejo, busca una excomunión.


1º El oscuro sacerdote Sergio Ruiz Vallejo.

Cuando mencioné la verdad sobre el tenebroso padre Ruiz Vallejo se desató una serie de correos electrónicos, señalamientos de diversas partes del mundo; pidiendo, suplicando y exigiendo que se retirará la publicación con fundamento en la verdad, sobre la labor destructora del humilde carmelita de ascendencia judía.

Sergio Ruiz Vallejo, en 1989 asumía el oficio de maestro en el seminario de la Fraternidad San Pío X: “Nuestra Señora Corredentora”, de la Fraternidad San Pío X, ubicado en la Reja, Buenos Aires, Argentina; con plena y total autorización, amparo y protección de su padrino clerical: Andrés Morello, hoy obispo y superior de la Compañia Jesús y María en la Patagonia.

Andrés Morello, rector del seminario de la Fraternidad San Pío X de “Nuestra Señora Corredentora”, en la Reja, Buenos Aires, Argentina; en unión con su protegido, el tenebroso sacerdote Ruiz Vallejo, salieron en diáspora con el piadoso motivo: "El seminario está infestado de judíos".

El 29 de septiembre de 2015 el padre Sergio Ruiz Vallejo, quien tiene por nombre de pila: Sergio Ruiz Weisman, el mismo que en su Obra Mariana Carmelitana tiene por nombre: “R.P. Fray Juan de Jesús de la Obra Mariana Carmelitana”, con domicilio en la calle Francia No. 1262, colonia Moderna, CP. 44190, teléfono 3312048657, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, México; hizo una declaración públican después de su carta abiera a Monseñor Richard Williamson con fecha de 24 de abril de 2014, a concecuencia de la consagración episcopal de R. P. Jean Michel Faure, señalado por Ruiz Vallejo de tener ascendencia judía y de practicar ceremonias judías en el ejercicio de su ministerio sacerdotal al interior de la Fratarenidad San Pío X.

Sergio Ruiz Vallejo, el mismo que Sergio Ruiz Weisman, o Fray Juan de Jesús de la Obra Mariana Carmelitana; denuncia en su carta abierta de 29 de septiembre de 2015, que el obispo Alfonso de Galarreta Genua, nacido el 14 de enero de 1957 en Torrelavega, Santander, España; tiene por nombre verdadero: Alfonso Pérez Ruiz Genua.

Sergio Ruiz Vallejo, o Sergio Ruiz Weisma, señalado de ascendencia judía, particularmente porque su padre fue rabino, proveniente de polonia; advirtio al Obipos Andrés Morello, rector en ese momento del seminario de la Fraternidad en la Reja, Argentina; que la ceremonia de velación del padre del sacerdote Jean Michel Faure, fue enteramente con los ceremoniales hebreos, los cuales en su momento silenció el superior del seminario, Andrés Morello, más tarde en compañía de Sergio Ruiz Vallejo [Weisman] se entrevistaron en Suiza, con Monseñor Marcel-François Marie Lefebvre, quien asegura Sergio Ruiz en su carta abierta del 29 de septiembre de 2015:

“En nuestra entrevista, Mons. Lefebvre no ocultó su preocupación ante la gravedad de las acusaciones y de la situación. Escuchó atentamente lo referente a lo que vi en la muerte del padre del R.P. Faure y dijo que había que presentar un Informe de todo aquello por escrito al R.P. Schmldberger quien era entonces el Superior General de la congregación. La posterior actuación del R.P. Schmidberger ante nuestras denuncias sobrepasó nuestros peores temores, ya que se dedicó abiertamente a defender con asombrosa parcialidad a los acusados violando flagrantemente todo lo que el Código de Derecho Canónico manda observar en casos tan graves como éstos”.

En términos prácticos Monseñor Lefebvre silenció el caso de las ceremonias judías del padre Faure, y persiguió hasta expulsar al padre Sergio Ruiz Vallejo, quien más tarde descubrió que su padre era judío y que su verdadero apellido es Weisman, pero él desconocía tales hechos.


2º La misteriosa obra de Sergio Ruiz Vallejo [Weisman].

Ruiz Vallejo, el hijo de un rabino con orígenes en Polonia, quien cambio su apellido para entrar en el Seminario de la Fraternidad, en La Reja, Argentina; siendo maestro de Juan José Squetino Shattenhofer, abandonan su alma mater junto con cerca de veinte sacerdotes y seminaristas a la ciudad de Guadalajara, Jalisco, México, argumentando que el Seminario estaba infestado de elementos judíos.

Ruiz Vallejo provoca una división a través del obispo Martinez con la Universidad Autónoma de Guadalajara para fundar su familia “santa”, “Obra Mariana Carmelitana”, donde cambia su nombre por tercera vez.

Ruiz Vallejo, de quien se dice heredo de su padre el rabinato, está por encima de sus hermanos Andrés Morello y Juan José Squettino; quienes curiosamente fundarón simultaneamente ordenes religiosas marianas, a saber: “Obra Mariana Carmelitana”, “Compañía de Jesús y María”, “Fundación San Vicente Ferrer”; las cuales están llenas de misterios, de cosas raras, con elementos homosexuales, de conculcar gravemente los mandatos del Derecho Canónico, aparentan estar distanciados, pero se reúnen como hermanos a rezar los salmos algunos viernes al atardecer.

"Por otra parte, formaron asociaciones religiosas con objetivos titularmente católicos y bajo el patronazgo de algún santo cristiano, y las utilizaban como tapaderas para practicar sus ritos ancestrales. Racialmente, en sus creencias, y en gran parte de la práctica, continuaron siendo como habían sido antes de la conversión. Eran judíos en todo excepto en el nombre, y cristianos en nada, excepto en la forma." Cecil Roth, Los judíos secretos, página 27.


3º Una cortina de humo.

Por la gracia de Dios Nuestro Señor, hemos dado a conocer la verdad sobre el grave problema de infiltración judía en la Iglesia remanente, juntamente con sus frutos evidentes de quien no tiene el espíritu de Nuestro Señor Jesucristo: la homosexualidad, la calumnia, la mentira y la simulación.

El siniestro Sergio Ruiz Vallejo, se encuentra sumamente indignado, el “humilde” fraile carmelita ha salido de su celda contemplativa para pedirme que no lo llame judío, que si bien es cierto que su padre era rabino, él no lo sabia.

Ruiz Vallejo ha involucrado, junto con su discípulo, el padre del “squetinismo”, el excomulgado obispo Juan José Squetino Shattenhofer, al ponzoñoso David Martínez “el cubanito”, y al "santo" Juan Diego Ortega Satanás, adictos a su secta de impiedad, para defenestrar mi persona, lo cuál les agradezco profundamente, pues en base a sus HECHOS, es evidente su “humildad”, “mansedumbre”, "el respeto a los ministros de Dios", y “celo por la Iglesia”, fundada en el fingimiento y en la simulación, ambos señalados por sus más cercanos de los mismos defectos: homosexualidad y ascendencia judía. 

Cabe mencionar que el olímpico "cubanito" David Martínez, ha sido reprobado por los tres sacerdotes que han intentado atender sus necesidades espirituales y han salido esgrimidos por este personaje buscador de aíres de grandeza; su buen párroco, el padre Darovis Caballero ha sido ridiculizado y excomulgado por David Martínez; sediento de motivos -"el cubanito"- para ser el hombre que redime a la comunidad de Cuba, "la isla maldita" según la definición de Squetino. 

Juan Diego Ortega Santana es un personaje enfermo, se ha enfocado en contra de mi persona, lo cual le agradezco infinitamente; desde este lugar le mando mi más sincero agradecimiento y espero su pronta recuperación.

Comparto una nota enviada por el judío Sergio Vallejo, a través de su esbirro, Juan Diego Ortega.

 

Bajo la mano hebrea de Sergio Ruiz Vallejo, aducen argumentos formulados en las logias para distraer la atención, sobre la labor judía de destrucción en la Iglesia remanente por parte de Sergio Ruiz Vallejo, Andrés Morello, Juan José Squetino, y compañía; todos hijos espirituales de Monseñor Lefebvre.

"En el judaísmo abundan esta clase de místicos; y a ellos se debe principalmente los grandes triunfos que ha ido logrando el imperialismo teológico de los hebreos, porque el niño o joven que ingresa en los seminarios del clero cristiano, sabe que va desempeñar la más santa labor de destrucción contra el enemigo capital del pueblo escogido: el cristianismo, y de manera especial la Iglesia Católica." Maurice Pinay, Complot contra la Iglesia, tomo III, capítulo XXIV.

 

4º Sergio Ruiz Vallejo, busca una excomunión.

El “humilde” religioso Fray Juan de Jesús de la Obra Mariana Carmelitana, se encuentra sumamente molesto por los documentos que he dado a conocer con fundamento en la verdad.

Ruiz Vallejo ha solicitado mi excomunión de su secta de impiedad, que gracias a Dios no somos los mismos, ni consumimos el mismo alimento satánico en su cábala judía: "El hebreo es el dios viviente, el dios encarnado; es el hombre celeste, el Adán Kadmon. Los otros hombres son terrestres, de raza inferior. Sólo existen para servir al hebreo. Son pequeñas bestias.” Kaballah ad-Pentateuco, Fol. 97, Col. I.

Pretende en su delirio este descendiente de rabinos que Andrés Morello, el excomulgado Squetino Shattenhofer y Merardo Loya, lancen la excomunión contra mi persona por atreverme a decir la verdad, sobre los “santos” de la Sinagoga de Satanás. 

Hago del conocimiento de mis estimados lectores, que he de buscar al hebreo Sergio Ruiz Vallejo para solicitarle su verdadero árbol genealógico, para mostrar evidencias jurídicas de su homosexualidad, de su desprecio por la religión católica. Espero pronto apersonarme con este siniestro personaje que se oculta con el habito religioso, de quien se tiene un expediente completo de sus obras acorde a sus raíces cabalísticas.  

“Reveló que todos los de su casa eran judíos, y que si su madre y hermanos iban a las Iglesias, lo hacían solo por cumplir con el mundo; que a su padre le había enseñado la ley un su hermano, mayor que él, y que todos sus antepasados eran igualmente judíos.” Familia Carvajal Tomo I, pág. 319.





Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.