Mundo católico #El Papa


"Si fuerais del mundo del mundo, el mundo amaría lo que es suyo: mas porque no soy del mundo, antes yo os escogí del mundo, por eso os aborrece el mundo." Evangelio de San Juan XV, 19.

El Vicario de Cristo no es el dueño de la Iglesia, ni la fuente de las gracias, o el origen del poder; el Vicario de Cristo es el representante en el gobierno de la Iglesia de Jesucristo Nuestro Señor.

El drama de la pasión del Señor parece que se repite ahora en su Cuerpo Místico. Pero el triunfo de Cristo es prenda del triunfo de la Iglesia.

Conviene tener ideas muy claras sobre estos puntos, para poder librarnos del chantaje de la “obediencia”, que los “papólatras” quieren imponernos, como si el culto al Papa, aunque fuese herético, significase la suprema obligación de la vida cristiana.

Una cabeza separada de un cuerpo no puede, siempre y cuando se mantenga separado, ser cabeza de la misma entidad de la que fue cortada.