Mundo católico #marranos


"Si fuerais del mundo del mundo, el mundo amaría lo que es suyo: mas porque no soy del mundo, antes yo os escogí del mundo, por eso os aborrece el mundo." Evangelio de San Juan XV, 19.

Hay testimonios de que en los tiempos del rector Michael Faure, de raza hebrea, hubo una gran camaradería entre rabinos judíos y sacerdotes de la Fraternidad en la Argentina, siendo lo mas escandaloso el funeral del tío de un sacerdote en una Sinagoga!!!

Una conspiración silenciosa, “casualidades, errores humanos” perfectamente organizada para destruir la Iglesia remanente.

Buscan el poder en la Iglesia para controlarla, corromperla y destruirla. Ese es el motivo de la infiltración, de la estrategia politica donde nadie es responsable, nadie sabe nada y todos son buenos y santos, pero las cosas no funcionan.

Si la vacancia de la Sede Apostólica fuera contraria a la visibilidad de la Iglesia, ¡ésta hubiera desaparecido y resucitado más de 250 veces desde su fundación! ¿Quién podría sostener parecido absurdo?

El plan es muy claro: El Squetinismo, instrumento del judaísmo están dedicados a destruir, a demoler, a desprestigiar la Iglesia remanente, ese es su objetivo.

Todo combate contra la Iglesia Católica, sea desde el interior a través de hombres de Iglesia, sea desde el exterior en ataque frontal, o cual quiera sea su origen, tiene su raíz en Satanás.

El arma favorita de la quinta columna consistió en introducir en las filas del clero a jóvenes cristianos descendientes de judíos que practicaban en secreto el judaísmo.

"Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, sobre los astros de Dios ensalzaré mi solio, me sentaré en el monte del testamento, a los lados del Aquilón. Subiré sobre la altura de las nubes, semejante seré al Altísimo. Más al infierno serás precipitado en lo profundo del lago: Los que te vieren, se inclinarán a ti, y te contemplarán: ¿Por ventura es este el hombre, que conturbó la tierra, que estremeció los reinos?” Profeta Isaías XIV, 11.

Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo, sobre los astros de Dios ensalzaré mi solio, me sentaré en el monte del testamento, a los lados del Aquilón. Subiré sobre la altura de las nubes, semejante seré al Altísimo. Más al infierno serás precipitado en lo profundo del lago.

"El que no sabe gobernar su casa: ¿Cómo cuidará de la Iglesia de Dios?" Epístola de San Pablo a Timoteo III, 5.

¿Cuál es el origen de los problemas en la Iglesia? ¿Porque cambiaron la misa? Casualidad...