A la Reina del Santo Rosario


Ave María Purísima, Sin pecado original concebida.


Oh Reina del Santísimo Rosario, en estos tiempos de descarada impiedad, muestra de nuevo tu poder, con los prodigios que antiguamente acompañaban tus victorias, y desde el trono en que estás sentada, dispensado perdón y gracia, vela piadosamente por la Iglesia de tu Hijo, por todo el orden eclesiástico y secular, que está sufriendo penosa lucha. Acude pronto, oh poderosísima destructora de la herejía, adelanta la hora de misericordia, viendo que la hora del juicio es diariamente retada por innumerables ofensas. Alcanza para mí, el más humilde de los hombres, te lo ruego suplicante de rodillas, la gracia que me permita vivir una vida justa en la tierra y reinar con los justos del cielo, mientras que con los fieles de todo el mundo, oh Reina del Santísimo Rosario, te saludo y exclamo: ¡Reina del Santísimo Rosario, ruega por nosotros!. 

Comentario: Deja comentario

* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.