Oraciones y devociones del buen católico


El que reza se salva, el que no reza se condena.

Santa devoción para desagraviar al Santísimo Sacramento, expiar los pecados, alcanzar gracias, reparar nuestras negligencias.

No temas la muerte, ocúpate en vivir en gracia de Dios, en rezar el santo Rosario para salvar tu alma.

No cometer el error de esperar a cambiar cuando cambien el entorno que nos rodea, las circunstancia y las condiciones; eso es propio de gente mediocre. Si uno quiere cambiar, cambie ahora; no puede estar dependiendo su vida de los demás o de las condiciones.

"Si todos los pecadores acudieran a María con voluntad de enmendarse, ¿quién podría perderse? Porque sólo se pierde el que no recurre a María Santísima."

La verdadera devoción a la Santísima Virgen María es una señal de salvación eterna.

Fórmula para consagrarse a la Santísima Virgen cada uno en particular.

“¡Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, tened misericordia de nosotros!”

Para alcanzar la sagrada virtud de la humildad, procuremos implorar cada día estas piadosas letanías para alcanzar tan gran virtud.

Una manera fácil de ayudar a buen morir, es hacer oración donde usted se encuentre por los agonizantes.

Señor, hazme un instrumento de tu paz.

El estado de vigilia es propio para las tentaciones de impureza, procurar hacer oración mental, por la mañana levantarse con presteza.

El Santo Nombre de Jesús es poderoso, de gracia y santidad; invocado con piedad y fe puede reformar un alma.