Padre hernán vergara


"Que se pierda todo, antes que perder a Dios, y que sea disgustado todo el mundo, antes que lo sea Dios." San Alfonso María de Ligorio.

Padre hernán vergara
Ave María Purísima, sin pecado original concebida.

Me pongo a sus órdenes, soy el Padre Hernán Vergara, sacerdote católico, ordenado el 7 de octubre de 2004 por el Excelentísimo Sr. Obispo Monseñor Martín Dávila Gándara, en la Ciudad de Guadalajara, Jalisco.

Mi preparación académica, ascética y mística la recibí en el Seminario de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, de la Sociedad Sacerdotal Trento; el cual se localiza en la Ciudad de Hermosillo, Sonora, México.

Profeso todas y cada una de las enseñanzas de la Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana, cada uno de los artículos de fe, de los santos sacramentos, mandamientos y doctrina inmutable de la Iglesia Católica.

Con la gracia de Dios soy párroco de la Iglesia dedicada en honor a Cristo Rey, en la Ciudad de La Paz, Baja California Sur, México; con una excelente, generosa y piadosa feligresía que Dios Nuestro Señor nos ha bendecido inmensamente.

A petición de algunas  almas, dedicamos este humilde espacio, con el auxilio de algunos feligreses, con la piadosa intención de ayudar e instruir a los hermanos que así lo deseen, teniendo como directriz, las enseñanzas y la doctrina inmutable de la Iglesia Católica; Pongo a su disposición un correo electrónico: hernanvergara251@gmail.com

Un medio seguro de salvación eterna, es la devoción a la Santísima Virgen María, santamente dijo el Papa León XIII, en su Encíclica: Jucunda Semper: "Repetimos, afirmamos y proclamamos que tenemos cifradas nuestras mejores esperanzas en merecer por el rezo del Rosario los auxilios que necesitamos".

 Recomiendo ampliamente el estudio detenido de las obras de San Luis María G. de Montfort, particularmente: El secreto del Santo Rosario y el Tratado de la devoción a la Santísima Virgen María; igualmente recomiendo el libro de San Alfonso María de Ligorio: Las glorias de María.

Debemos procurar, con esmero y dedicación, con recta intención, la siguientes obras, que además de asegurar nuestra salvación eterna, damos gloria a Dios Nuestro Señor que tanto nos procura, y ayudamos a las almas que más lo necesitan:

1º Estudio metódico de la doctrina católica.
2º El rezo diario del Santo Rosario, en honor de Nuestra Señora, la Virgen Santísima.
3º El rezo de las tres Ave Marías, antes de dormir y al despertar, que son prenda de salvación eterna.
4º La imposición y práctica del Santo Escapulario de Nuestra Señora del Carmen.
5º La devoción de los primeros viernes de mes, en honor del Sagrado Corazón de Jesús.

El bien lo hacemos todos. Si Usted lleva gusto, puede ayudar con una donación para el Apostolado de la Doctrina Católica y de los medios para la salvación eterna de las almas, cuenta: 4152  3131 2196  5904  BBVA Bancomer, México; a nombre de un servidor.
 
Quiera Dios Nuestro Señor bendecir y santificar a cada uno de nosotros.