Pensamientos


No te desanimen tus pecados.

"Aún cuando os hallaseis en el borde del abismo o tuvieseis ya un pie en el infierno; aunque hubieseis vendido vuestra alma al diablo; aun cuando fueseis un hereje endurecido y obstinado como un demonio, tarde o temprano os convertireis, con tal que  recéis devotamente todos los días el Santo Rosario hasta la muerte." San Luis María G. de Montfort, El Secreto del Rosario.

El Santo Rosario.

"Pues bien, repetimos, afirmamos y proclamamos que tenemos cifradas nuestras mejores esperanzas en merecer por el rezo del Santo Rosario los auxilios que necesitamos"

Papa León XIII, Encíclica: "Iucunda Semper", Septiembre 8 de 1894.

¿Dónde estare después de la muerte?

Las consecuencias de mi muerte serán eternas, ¿Pues cómo no soy santo?... ¿En qué pensaría si ésta noche arrancase mi alma el Juez supremo? ¿A dónde iría a parar? ¿Al cielo o al infierno?...

¿Cuál sería de estos dos mi habitación eterna? Consideralo bien, alma mía, y aprende a vivir como quien ha de morir.

Rezad con perseverancia el Santo Rosario.

"La devoción a la Santísima Virgen María es señal de salvación eterna"

San Bernardo.

He de morir

Considera, alma mía, que si es cosa terrible el morir por haber de dejar todas las cosas del mundo, ¿qué cosa tan terrible será morir en pecado mortal, en desgracia de Dios, y sentenciado a eterna condenación?

¿Por qué hay tan pocos santos?

La mayor parte de las almas  que no alcanzan la perfección es por el desaliento.

Monseñor Luis María Martínez.

No te desanimes hermano pecador.

Por grandes y vergonzosos que sean tus pecados, así hayas dado tu alma al diablo, puedes cambiar de vida.
Sólo te pido una cosa: TU VOLUNTAD.
Reza el Santo Rosario todos los día, con fe y devoción. Si perseveras hasta la muerte, estarás en el cielo.

Fe y buena intención.

No son precisos gusto, ni consuelo, ni suspiros, fervor y lágrimas, ni aplicación continua de la imaginación para rezar bien el Rosario. Basta la fe pura y la buena intención.

Yo he de morir.

Yo he de morir, mas no sé cuándo: Yo he de morir, mas no sé dónde; Yo he de morir, mas no sé cómo; Lo que sé de cierto es que, si muero en pecado mortal, me condeno para siempre.

Amar el Santo Rosario

"Todos los herejes, que son hijos del diablo y que llevan las señales evidentes de la reprobación, tienen horror al Avemaría; aprenden el Padrenuestro, pero no el Avemaría, y preferirían llevar sobre sí una serpiente antes que un rosario." San Luis María G. de Montfort.

Viva la Virgen María

"Nuestro Señor se apareció un día a Santa Gertrudis contando monedas de oro; ella tuvo curiosidad de preguntarle lo que contaba. 'Cuento, respondió Jesucristo, tus Avemarías: es la moneda con que se compra mi paraíso'."
San Luis María G. de Montfort, El secreto admirable del Rosario, Rosa XIX.

Cuida de tí

"Vela sobre ti, despiértate a ti, amonéstate a ti, y, sea de los otros lo que fuere, no te descuides de ti."
Imitación de Cristo, Libro I, capítulo 25.