Consejos prácticos del buen católico.


10 Oct
10Oct


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


Queridos hermanos, aquí le presento una lista de consejos y sugerencias de vida, tome los que le sean de utilidad para la salvación eterna de su alma y los demás ignorelos.



1º Al despertar y antes de dormir.- Lo primero que debe hacer: Ponerse de rodillas [si no hay impedimento] y rezar tres veces el Ave María, en honor de la Santísima Virgen María, que es prenda de salvación eterna; un Padre Nuestro en honor de San José, patron de la buena muerte, para merecer una muerte dichosa.

Dios te salve María; llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén.

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; Venga a nosotros tu reino; Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy; Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación; mas líbranos del mal. Amén.


2º Después del aseo personal o antes [según costumbre y tiempo que dedique] rezar las oraciones de la mañana.


3º Oratorio doméstico.- Tener en su casa o habitación un pequeño altar o lugar dedicado a la oración, el cual a ser posible tenga: Imagen de la Santísima Virgen María, una o dos ceras (encendidas durante la oración) un pequeño reclinatorio, en un lugar donde pueda haber soledad y silencio (dentro de lo posible). 


4º Agua bendita.- Tenga agua bendita en:

a).-  La entrada de su casa, para santiguarse con ella, al salir y entrar. 

b).- Junto a su aposento (cama), en el buro o algun lugar, para santiguarse antes de dormir, durante una tentación o peligro. 

c).- En su carro, procurando llevarla con devoción en algun lugar discreto. 

d).- En sus viajes, llevar en su equipaje. 

e).- Las mujeres, en su bolsa de mano. 

f).- En su trabajo o lugar de estudio, con mucha discreción, tener a la mano un pequeño recipiente de agua bendita. 


5º Palma bendita.- Es costumbre piadosa, colocar la palma bendita abajo del colchón de su cama, en alguna parte de su automóvil, detrás de las puertas de casa. Es importante la recta intención y piadoso deseo, de que Dios bendiga y proteja su vida. 


6º Cera o vela bendita.- Muy conveniente tener ceras benditas, las cuales, encenderlas durante la oración, en la tentación o peligros de alma y cuerpo. 


7º Bendiciones.- Muy importante que un sacerdote bendiga su casa, automóvil, trabajo (si está en sus manos), y a ustedes mismos, cuando las condiciones sean favorables, pedir que los bendiga. 


8º Santo Rosario.- Procurar tener sus Rosarios benditos; tener uno en su altar, junto a su cama, en su maleta de viaje, en su auto, en su bolsa de pantalon. 


9º Imagenes.- Procurar tener en su casa, en su automóvil, en sus cosas personales, imágenes de bulto o estampa, benditas, con las cuales hagan oración y se encomienden cada vez que sea posible. Por supuesto un crucifijo, una o las que guste de la Santísima Virgen María [honrar a la Madre de Dios es honrar a Nuestro Señor Jesucristo y a la Santísima Trinidad], al santo o santos de su devoción.


10º Peliculas, musica y libros.- Procuren tener con ustedes, peliculas de santos, música de Dios, libros autorizados por la Iglesia y hacer uso de ellos con frecuencia durante el día.

Tener en su automóvil, musica y lectura santa; igual en su equipaje de viaje, en su bolsa de mano. 


11º Bendición de los alimentos.- Procure bendecir sus alimentos, sus viajes con una pequeña oración, sus vacaciones, horas de trabajo, diversiones, descanso, etc. 


12º Amigos y compañías.- Aparte de usted, de su casa y familia, en cuanto se pueda, a los herejes, apostatas, pecadores impenitentes, blasfemos. ¿Amigos pecadores? Todos somos pecadores, pero, que nuestros amigos sean: a).- hermanos en la fe católica, b) Pecadores con deseo de ser buenos. 


13º Procurar rezar con mucha devoción el Santo Rosario todos los días, de preferencia de rodillas o una parte de él, con una cera encendida, despacio, con atención, ante un pequeño altar, el cual debe estar limpio y ordenado.


14º Asistir a la Santa Misa los domingos y fiestas de guardar, cuando lo manda la Santa Madre Iglesia y tienen las condiciones. 


15º Eviten las costumbres paganas en el vestir, hablar, comer, bailes impuros, chistes, dichos, etc. 


16º Eviten las lecturas y películas contrarias a la fe católica. 


17º Corra de su casa a los protestantes (personas de otro credo) que lo visitan con intención de adoctrinar en su falsa fe. NO LOS TOLERE. 


18º No debe asistir a conferencias, pláticas, ceremonias de otros cultos o religión, mucho menos participar en ellas. 


19º Santo Escapulario de la Virgen del Carmen.- No menos importante,que usted lleve a bendecir un escapulario de la Virgen del Carmen, que el Sacerdote se lo imponga, lo lleve con devoción y procure al menos guardarse de comer carne los miércoles y viernes, en honor y devoción a la Madre de Dios. Recuerde: Existe el privilegio sabatino, para los cófrades (el sábado siguiente a su muerte, la Santísima Virgen los lleva al cielo).


20º Medalla o crucifijo.- Procurar llevar pendiente de su cuello, un crucifijo o una medalla católica y por supuesto, bendecida. 

"Muy útil y laudable es llevar puesto o consigo el escapulario de la Santísima Virgen María, o el Rosario, o alguna medalla, porque con ello es honrada María Santísima, y nosotros socorridos en las necesidades de cuerpo y alma... Muchos hay también que han curado de males espirituales, pues que llevando o poniéndose la medalla de la Santísima Virgen, se han convertido." San Antonio María Claret, 'Camino recto y seguro para llegar al cielo', página 127.


21º Procurar tener entre sus cosas personales (cartera, bolsa de mano, lugar de trabajo) algunas oraciones enmicadas, muy de aconsejar: Oración al justo juez, "Detente" de Papa Pío IX, oración de San Jorge, oración a la Cruz de Jerusalén. 

En su celular procure traer algunas imagenes catolicas, citas de santos o de la Sagrada Escritura, incluso algún libro digital para ocuparse en ello, mientras esta en lista de espera o no hay ocupación.



22º Libros.- Muy aconsejable, que Usted estudie o medite los siguientes libros: 

a).- Imitación de Cristo de Tomás de Kempis. 

b).- Las glorias de María, de San Alfonso María de Ligorio. 

c).- El Secreto admirable del Santo Rosario, de San Luis María G. de Montfort.

d).- La verdadera devoción a la Santísima Virgen María, de San Luis María G. de Montfort. 


23º Cuando Usted tenga problema, angustia, preocupación o gratitud, es aconsejable, poner una veladora al santo de su devoción o a la Santísima Virgen María, encomendando junto con su oración y la luz de su cera, la intención particular; evite dormir en un lugar donde no hay ventilación y la cera está encendida, o evitar un incendio por descuido.


24º No cometa el error de querer ser amigo de todos, de quedar bien con todos y agradarles, Usted, al único que debe agradar es a Dios Nuestro Señor. 


25º No permita noviazgos y mucho menos un matrimonio con persona protestante, judío, mormón o cualquier otra religión contraria a la Católica, aún y cuando aparenten ser muy respetuosos y decentes.


26º Tenga cuidado de aficionarse a los brujos, lectura de cartas, videntes, chamanes, ouija,  "amarres" y el mundo esotérico, que en algunas cosas podrán acertar, siempre en detrimento de su alma y de su economía. 


27º No pertenezca o se inscriba a la secta de los masones, institución condenada por la Santa Iglesia en repetidas ocasiones, aunque existan malos sacerdotes que lo autorice.

a).- Código de Derecho Canónico, canon 1240: “Están privados de la sepultura eclesiástica, a no ser que antes de la muerte hubieran dado alguna señal de arrepentimiento:Los notorios apóstatas de la fe cristiana, o los notoriamente afiliados a una secta herética o cismática o a la secta masónica u otras sociedades del mismo género.”

b).- Código de Derecho Canónico, canon 2335: “Los que dan su nombre a la secta masónica o a otras asociaciones del mismo género que maquinan contra la Iglesia o contra las potestades civiles legítimas, incurren ipso facto en excomunión simplemente reservada a la Sede Apostólica.”

c).- Papa León XIII, Encíclica Humanum genus, del 20 de abril de 1884. “Nadie piense que le es lícito por causa alguna dar su nombre a la secta masónica, si tiene la profesión de católico y la salvación de su alma en la estima que debe tenerla. Ni engañe a nadie una simulada honestidad; puede, en efecto, parecer a algunos que nada exigen los masones que sea contrario abiertamente a la santidad de la religión y de las costumbres; mas como la razón y causa toda de la secta está en el vicio y la infamia, justo es que no sea lícito unirse con ellos o de cualquier modo ayudarlos…” 

d).- Instrucción del Santo Oficio del 10 de mayo de 1884. “…cierto es en primer lugar que están castigados con excomunión latae sententiae, la masónica y otras sectas de la misma especie que… maquinan contra la Iglesia o los poderes legítimos, ora lo hagan oculta, ora públicamente…” 


27º Cuidar hacer las cosas santas por Dios y para Dios, no para buscarnos a nosotros mismos: “Y así cuando haces limosna, no hagáis tocar la trompeta delante de ti, como los hipócritas hacen en las Sinagogas, y en las calles, para ser honrados de los hombres.” San Mateo VI, 2. 


28º Un error muy común, es creer que el pecador se va a cambiar a él mismo, dice el principio filosófico: "nadie da lo que no tiene", un pecador no puede producir en él mismo la santidad que no tiene, quien lo va a cambiar y tiene el poder y el querer es Dios Nuestro Señor y la Santísima Virgen María, Medianera de todas las gracias.


29º No cometer el error de esperar a cambiar cuando cambien el entorno que nos rodea, las circunstancia y las condiciones; eso es propio de gente mediocre. Si uno quiere cambiar, cambie ahora; no puede estar dependiendo su vida de los demás o de las condiciones. 


30º La tentación de tener mucho dinero, una de las maneras comunes como el buen católico pierde la paz, la tranquilidad y la estabilidad es con la crisis económica, la necesidad magnificada de dinero y lo que conlleva, hasta convertirse en eje y centro de la vida, con grave daño para la salud del alma.


31º No se desanime ante los  problemas, pecados y enemistades. El ser humano en la fe verdadera está sujeto a la naturaleza humana; a la fragilidad, cambios y altibajos propios del hombre que vive en combate permanente por la salvación eterna de su alma; por lo cual no debe desanimarse cuando vea la realidad que no era como se la pudo haber imaginado, habrá emboscadas del común enemigo, tentaciones, caídas, descuidos, etc. etc. 


32º Cuidado con querer hacer todo, el que en muchas cosas anda, regularmente las hace con imperfección [mal hechas], hasta convertirse en una manera común de obrar, con la piadosa justificación de no tener tiempo, las cosas suelen hacerse mal.


33º El cáncer o enfermedad del católico es la indefinición, la tibieza, la falta de convicción y determinación para seguir a Cristo en las buenas y en las malas, para tomar la santa cruz de cada día en seguimiento de sus divinas pisadas en las incómodas dificultades propias de la vida presente.


34º Los sentimientos, los estados anímicos, las sensaciones o experiencia religiosas no constituyen ni la sombra de la santidad de vida. La santidad de vida es fruto del amor del hombre a Dios Nuestro Señor: "Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama, no guarda mis palabras." San Juan XIV, 23. Santidad de vida existe en el cumplimiento [por amor a Dios] de la ley de divina;  ¡por amor a Dios!, porque hay quien lo puede hacer por ser visto de los hombres, por sentirse bien o por soberbia, lo cual es pervertir una obra santa.


35º No cometa el error de  culpar al mundo, de recriminarse  o de victimizarse Usted, porque en ello no hay ganancia, y ponerse a trabajar en la santificación de nuestra alma; con este o con aquél carácter, o estado de vida, situación económica, salud, edad, etc. 


36º Tenga presente que el católico no es impecable ni perfecto, simple y sencillamente  es un ser humano, sujeto a las miserias propias de la naturaleza humana; sí, el ser hijo adoptivo por la gracia de Dios y tener la fe verdadera y los medios de santificación, no lo hacen a usted impecable, ni santo, ni perfecto, ni consumado en gracia.  

37º No se espante de los pecados, la naturaleza humana es muy débil, Usted tenga buena intención, ponga inteligencia y diligencia en el obrar, pero no se espante ni se ofusque o piense que Dios no lo quiere. Simple y sencillamente levántese inmediatamente y siga su camino: "Porque siete veces caerá el justo, y se levantará: mas los impíos se precipitarán en el mal." Proverbios XXIV, 16.


38º Evite criticar, señalar, defenestrar los errores de los demás, la premisa es construir en base a trabajo, en base al esfuerzo de cada uno la santidad de vida, no perderse en todo lo malo que prevalece en nuestros días, que con eso no hay ganancia, se trata de que Usted sea santo, de construir, de trabajar, de echarle muchas ganas con inteligencia. 


39º No buscar la aprobación de sus actos, "No esté tu paz en la boca de los hombres; pues si pensaren de ti bien o mal, no serás por eso hombre diferente." Imitación de Cristo, III, 28.


40º Tenga cuidado de no endiosar o colocar en grado de perfección o éxito la educación oficial, en casi todos los países es netamente anticristiana, con el disfraz de la razón o ciencia; desde las primeras enseñanzas tiene un sistema que: ordenada, gradual y sistemáticamente destruye los fundamentos de la Iglesia Católica y combate astutamente las enseñanzas de Nuestro Señor Jesucristo; de tal suerte que un hombre formado únicamente por la educación oficial, con grado de doctorado es un perfecto anticristiano. 


41º Buscar a Dios en la Iglesia, no a los hombres, evitar los grupos de Iglesia, donde el interés es querer mandar, prevalecer la opinión personal sobre los demás, criticas, o un desmedido interés por obtener dinero, triunfos. 


42º Cuide de no idolatrar a las personas, el hombre puede servir a Dios o al demonio. La perfección, la santidad se encuentra en Dios, no en el hombre. Mal hace uno en glorificar al hombre sobre Dios, en respetar y honrar al hombre cuando se opone a la doctrina de Dios.


43º Cuidado el que no es de Dios busca su interés, en todo es movido por su voluntad, ora tenga apetito de ser humilde, abnegado, humillado, valiente, honesto, santo, letrado, paciente, etc. El que se busca a sí mismo le es muy difícil aceptar la contradicción, la humillación, el quebranto de su voluntad, y sobre todo: aceptar la voluntad de Dios. 


44º No pierda tiempo en  reuniones para ser muy santos y todo es chisme o astucias humanas,  tomar café para analizar el mundo, las herejías, la historia. En cambio para obras santas: santo Rosario, santa Misa, meditación, lectura espiritual, confesiones ¡NO HAY TIEMPO!, la realidad es que si lo hay, pero no les interesa, sacan la vuelta a definirse. 


45ºUna cosa es ser pecador, y otra muy distinta ser un mediocre:

a).- Pecadores que luchan. Pocos son los que verdaderamente luchan por vivir en gracia y amistad con Dios, con visión, con método; con la conciencia clara de naturaleza caída, ubicados en la tremenda guerra que vivimos cada día, luchando con inteligencia, fortaleza, por el reino de Dios. 

b).-  Pecadores mediocres. La gran mayoría se amparan en las miserias humanas, en la condición de pecadores para justificar su mediocridad, su falta de convicción y determinación para hacer las cosas bien hechas. 


46º Un error  inconsciente en la Religión, es buscar en todo momento el beneficio personal, medir el amor de Dios en logros materiales, éxitos económicos, buena fama y estima social de nuestra propia excelencia. Buscar en todo los intereses de Dios Nuestro Señor, procurar con la gracia de Dios, quitar de nosotros tanto interés material en las obras de fe y Religión; es tentación, ignorancia y soberbia buscar en todo momento nuestra propia excelencia en orden al mundo material. 


47º Evite querer arreglar el mundo y meterse en todo, insensiblemente se descuida la salud del alma, deja de hacer santas confesiones, no reza el Santo Rosario como debe rezarse o con infinidad de distracciones, se mezcla con sentimientos de coraje, odio, etc. finalmente se cansa el alma, se desgasta, termina por no arreglar nada con grave daño de la salud de su alma. 


48º Cuidado con culpar al mundo, al pasado y a la gente de nuestras miserias y fracasos. Las mayorías no quieren cambiar, quieren pasarsela a gusto, tranquilos, aparentar que hacen las grandes obras, pero en realidad no hacen nada sustancial -sólo activismo-: no hay realmente verdaderas confesiones, penitencias en secreto, pagar realmente la décima parte de sus ingresos a la Iglesia [diezmo], leer metódicamente la doctrina católica, rezar el santo Rosario como se debe, apartarse de las compañías que no son de Dios, etc. 


49º Tener cuidado mis amados hermanos con una tentación  en no pocos católicos, a saber: afanarse en los "chismes" de sacristía [rumores, díceres o dichos sin fundamento sustentable] llamada: 'chismocracia' o grupo de personas con aparente piedad, dedicados con delicadeza y esmero a obtener todo tipo de información relacionada con la Iglesia, con grave daño para la salud del alma y de la feligresía.


50º Cuidado con el peligro de creerse santo, existen católicos admirables, con dones recibidos de Dios extraordinarios, que no pocas veces son ejemplo de virtud; suele el demonio mezclando verdades con mentiras envanecer el alma [tentación] haciéndole creer que es santa. De lo cual se sigue, en ocasiones inadvertidamente, una secreta soberbia [gracias a Dios que no soy como los demás], se coloca como ejemplo, se cree mejor, desprecia a los pecadores, a los realmente humildes, incluso se cree mejor que los sacerdotes -que a él nada le pueden enseñar-, queriendo dirigir el mundo.


51º No se busque a usted mismo en la fe católica. Un error entre los malos católicos producto del amor propio, es buscarse en todo a ellos mismos, a saber: hagan lo que hagan [oración, limosna, penitencia, flagelación corporal, silicios, estudio, trabajos humildes] buscan en todo sentirse bien, sentir satisfacción de que son buenos, sentirse útiles a Dios; esperan el reconocimiento, se desconsuelan cuando no les agradecen su esfuerzo, su sacrificio porque se están buscando a ellos mismos. Incluso se abstienen de pecados no por amor a Dios, sino por amor a su propia excelencia. 


52º No se compare ni se mida con los demás. Cada alma tiene dones, gracias y pruebas distintas, por lo cual no podemos querer que todos sean como San Pedro Apóstol, o como San Juan Evangelista; cada uno tiene su camino marcado por la Providencia; en síntesis: no se mida con su circulo de amigos, no compita con los que vive o asisten a la oración, que lleva un fondo de orgullo y amor propio. No haga públicas sus obras, trabaje en su santificación no por Usted, sino porque esa es la voluntad de Dios, por amor a Dios Nuestro Señor. 


53º Los sentimientos pueden engañar.- A cuantas personas el sentimiento ha conducido a perder la fe católica, no pocos  se han hecho de la herejía de "Testigos de Jehová", de "Luz del mundo", "Cristianos", por la razón de que se han sentido bien, muy a gusto, etc. ¡Catastrófico!, han hecho del sentimentalismo una religión. Dios nos libre. 


54º No se preocupe si lo critican y le hacen la guerra por cuestiones humanas.  El buen católico, aunque pecador, pero con el deseo y la recta intención de amar y servir a Dios Nuestro Señor, no debe preocuparse ni extrañarse ser censurado [criticado, molestado, vejado] por diferentes personas, incluso por quienes tienen cierta fama de santidad, de buenos y de prudentes. Usted haga el bien, tenga buena intención y persevere en las obras santas, hechas con recta intención. 'No extrañéis, hermanos, si os aborrece el mundo.' No pierda tiempo queriendo agradar a sus opositores, les agradará hasta que se corrompa su espíritu, hasta que Usted siendo malo, haga obras aparentemente buenas, ese día -Dios quiera nunca suceda- esos hombres, el mundo y el demonio lo alabarán. No busque una explicación racional al ataque sistemático de las obras buenas hechas con recta intención; encontrará pretextos y actitudes ofendidas [sin razón].


55º No se asuste con las tentaciones, los católicos con deseos de ser buenos serán más tentados. La fortaleza de la tentación estriba en que Usted no advierta, no se de cuenta que esa sugerencia [pensamiento-tentación-ocasión] tiene como origen al demonio; Por el contrario, que es un pensamiento de Usted, casualidad, el destino; y algo importante: debe revestirse de cierta falsa justicia-caridad-santidad-verdad- para sostener cierta apariencia de bondad.


56º No le asuste ver hombres malos en la Iglesia. El buen católico se asombra  encontrar en la Iglesia [sobre todo cerca del altar, comunión frecuente, al frente de algunos grupos, cerca del dinero y de la organización], a personas malas, con hechos en su vida que son propios de hombres con mala intención; hablamos queridos católicos de personas usureras, estafadores, hombres que utilizan el santo nombre de Dios para sus intereses personales, afiliados algunas veces a la masonería, hombres que en la vida pública sostienen doctrinas liberales, incluso a personas que practican en secreto el judaísmo, otros que sostienen amistad muy fuerte con personas que combaten la Iglesia [con herejes, protestantes, cristianos]; pero lo que más escandaliza, es que en la Iglesia se desenvuelven con una familiaridad y soltura propia de santos; esto no es para menos, ¡ escandaliza a los católicos de recta intención ! 


57º La Santa Iglesia Católica es perfecta en cuanto es obra de Dios [Elemento divino], pero tiene un elemento humano, el cual es corrompible y a veces muy malo de intención.  El problema se encuentra en el elemento humano [hay quien sirve a la Iglesia y quien se sirve de la Iglesia]. En términos prácticos: a la Iglesia no sólo asisten los católicos pecadores con deseos de ser buenos, hay muchos con mala intención y algunos perversos que su fin es destruir la Iglesia desde adentro. 


58º Cuando cometas un pecado o un error, no se empiece a reprender ásperamente, a desanimarse, no; con caridad, inteligencia y buena voluntad enderezar el camino, levantarse y adelante: “Cuando tu corazón caiga, levántalo suavemente, humillándote mucho en la presencia de Dios con el conocimiento de tu miseria, sin asombrarte de tu caída, pues no es de admirar que la enfermedad sea enferma, la flaqueza sea flaca y la miseria miserable. Pero detesta con todo tu corazón la ofensa que has hecho a Dios, y lleno de valor y de confianza en su misericordia, vuelve a emprender el camino de la virtud que habías abandonado”. San Francisco de Sales, Introducción a la vida devota. 


59º Nunca olvides que Dios te ama con todo su corazón, te quiere en el cielo, pero no le agrada tu elección libre por el pecado mortal, pero como sabe que eres débil y falto de fe y virtud, quiere que te esfuerces en la fe, en la oración y en la súplica, pidiendo tu conversión a Dios Nuestro Señor.


60º Tener caridad con quienes vivimos, algunas veces, creo que sin advertirlo [sin malicia], nos ponemos tan exigentes con quienes nos rodean, como si fuéramos unos santos, consumados en la perfección; la realidad salvo honrosas excepciones, tenemos nuestros defectos y los que nos rodean muchas veces nos han sobrellevado, perdonado y aguantado nuestros momentos; y porque no decirlo, nos han dado cátedra de caridad y humildad, tal vez sin advertirlo; así que bajale un poquito a tus exigencias, un poquito de humildad y de buena voluntad, con ánimo de ofrecer algo sencillo a Dios Nuestro Señor que tanto nos ama.


61º Que los problemas en la Iglesia no afecten tu fe, lamentablemente habrá problemas, pero queridos hermanos, tener la madurez y la inteligencia para distinguir los elementos humanos de el divino, quede claro: el problema no es la Institución fundada por Nuestro Divino Redentor [Iglesia Católica], sino, las personas que integramos la Iglesia, porque somos humanos.


62º No abandone la fe católica por los escándalos, sumamente lamentable, triste que un buen católico abandone su fe por un escándalo [cierto o falso, porque abundan las afirmaciones gratuitas]; se materialice en abandonar la Santa Misa verdadera, en apartarse de la Sagrada Confesión y Comunión, y peor aún, catastrófico abandonar la fe católica por el protestantismo o sus ramificaciones. 


63º Nunca lo olvide: Dios te ama, aunque hayas cometido los pecados más feos del mundo, aunque seas el mismo Judas, Dios ama al pecador [no el pecado], y quiere la muerte del pecado, pero la vida del pecador. 


64º Cuidado con poner el sentimiento por encima de la razón. Un peligro grande es tomar las decisiones, sobre todo en materia de fe, en base a sentimientos y no a razones teológicas, fundadas en la doctrina definida de la Santa Madre Iglesia. 


65º Las amistades peligrosas en materia de fe son los embajadores de Satanás.  Del activismo y del sentimentalismo, se expone a tolerar y hasta tener por amigos a quienes sus doctrinas nos ponen en peligro de condenación eterna. Muy común es la visita de los protestantes a las casas, y que el buen católico muchas veces los tolera y escucha sus herejías con la etiqueta de 'caridad', 'hay que ser buenos', 'se me hace feo correrlos,' etc. Lo cual es en detrimento de la salud del alma. 


66º Tenga por costumbre  llevar pendiente del cuello el Escapulario de Nuestra Señora del Carmen, la Medalla Milagrosa y la Medalla de San Benito, todas en el mismo Escapulario. 


67º No confié en usted, sino en Dios Nuestro Señor, quien todo lo puede, pero es necesario ser humilde, no soberbio ni creer que usted es el bueno y el santo porque hace no se cuantas devociones. Es Dios quien da su gracia a quien quiere, "Teresa con Jesús todo lo puede, Teresa sin Jesús no puede nada." 


68º La verdadera humildad no consiste en querer ser tenido por humilde; sino en querer ser reputado por despreciable y vil: ‘Verus humilis vilis vult reputari, non humilis praedicari; et gaudet de contemptu sui.’ San Bernardo. 


69º El que Usted haya tenido la desgracia de cometer los más graves pecados, no significa que los que le rodean puedan tratarlo como una basura o desecho, porque usted es un santo en potencia, un candidato querido por Dios para habitar en el cielo, un templo de Dios cuando vive en gracia; entonces, arrepiéntase de corazón y este con inteligencia, bastante humillación es lo que atraviesa el pecador para levantarse y mantenerse en pie o en lucha, para que algunos demonios con aparente santidad le hagan imposible su vida humillandolo al nombre de la virtud de la humildad.  


70º Grave ilusión creer que de manera ordinaria ocurrirá lo que algunos bienaventurados, que con una comunión o confesión o lectura espiritual abandonaron el pecado; eso es un milagro y una gracia especialísima; lo ordinario es el trabajo, los abrojos, las espinas, las tribulaciones, las dificultades, ejemplo claro lo tenemos en la vida, pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo. 




Ave María Purísima, sin pecado original concebida.







Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.