¿Cómo llama Dios al pueblo judío?


10 Jul
10Jul


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



El presente estudio es utilizado únicamente con fines informativos, dando respuesta a muchas preguntas que hemos recibido, acudiendo para ello  a las Sagradas Escrituras y a documentos autorizados por la Santa Iglesia Católica.



Llamamiento del pueblo escogido.

1.- “Y dijo el Señor á Abram: Sal de tu tierra, y de tu parentela, y de la casa de tu padre, y ven a la tierra que te mostraré. Y hacerte he en gran gente, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendito. Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan, y en ti serán benditos todos los linajes de la tierra. Salió pues Abram como se lo había mandado el Señor, y fue con Lot: de setenta y cinco años era Abram, cuando salió de Harán.”  Génesis XII, 1. 


2.- “Pasadas pues que fueron estas cosas, vino palabra del Señor á Abram en visión, diciendo: No temas, Abram, yo soy tu protector, y tu galardón grande sobre manera.” Génesis XV, 1. 


3.- “Más habiendo entrado en los noventa y nueve años, aparecióle el Señor, y díjole: Yo soy el Dios Todopoderoso: anda en mi presencia, y sé perfecto. Y pondré mi alianza entre mí y ti; y te multiplicaré mucho en gran manera, Postróse Abram sobre su rostro. Y díjole Dios: Yo soy y mi pacto contigo, y serás padre de muchas gentes. Y en adelante no se llamará ya más tu nombre Abram: sino que serás llamado Abraham: porque te he puesto por padre de muchas gentes. Y te haré crecer mucho en gran manera, y te pondré en gentes; y Reyes saldrán de ti. Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y entre tu posteridad después de ti en sus generaciones con alianza eterna: para ser Dios tuyo, y de tu posteridad después de ti. Y daré a ti y a tu posteridad la tierra de tu peregrinación, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua, y seré el Dios de ellos. Dijo Dios de nuevo a Abraham: Tú pues guardarás también mi pacto, y tu posteridad después de ti en sus generaciones.” Génesis XVII, 1-9.

4.- “Y estará mi pacto en vuestra carne para alianza eterna. El varón, que no hubiere sido circuncidado en la carne de su prepucio, será raída aquella ánima de su pueblo: porque invalidó mi pacto. Dijo aún mas Dios a Abraham: A Saraí tu mujer no la llamarás Saraí, sino Sara. Y la bendeciré, y de ella te daré un hijo, a quien he de bendecir, y será en naciones; y reyes de pueblos saldrán de él.” Génesis XVII, 13-16.


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.