Los judíos encarcelan a los Apóstoles.


31 Jul
31Jul


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.


El presente estudio es utilizado únicamente con fines informativos, dando respuesta a muchas preguntas que hemos recibido, acudiendo para ello  a las Sagradas Escrituras y a documentos autorizados por la Santa Iglesia Católica.



1.- “Y estando ellos hablando al pueblo, sobrevinieron los Sacerdotes, y el Magistrado del templo, y los Saduceos, pesándoles de que enseñasen al pueblo, y de que predicasen en Jesús la resurrección de los muertos: Y les echaron mano, y los metieron en la cárcel hasta el otro día.” Hechos de los apóstoles IV, 1-4. 


2.- “Los grandes progresos que hizo el Evangelio en pocos días en la ciudad de Jerusalén indignó de tal suerte al Sumo Sacerdote Caifás, y a los demás de la secta de los Saduceos, que desde luego mandó prender a los Apóstoles y ponerlos en prisiones, con intención de quitarles allí la vida.” Don Juan Joseph Heideck, Defensa de la religión cristiana, año de 1798, tomo IV, página 3.   


3.- “Nuevos prodigios y nuevas conversiones excitaron hasta lo sumo al sanedrín. Por esto se dedicaron los sanedritas a obrar esta vez con energía. Ordenóse la prisión de los doce; pero ellos, libertados milagrosamente por un ángel, se lanzar de nuevo a predicar en el templo; mas fueron apresados inmediatamente… Presentados los doce ante el sanedrín y reprendidos ásperamente por su desacato a la autoridad del gran consejo judío, en vez de sentirse intimidados, responde Pedro en nombre de todos: Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres (Hechos V, 29); y a continuación les hecha en cara con mayor crudeza el crimen cometido por ellos contra Jesús, y atestigua con la mayor solemnidad el hecho de su resurrección y divinidad… Sin embargo, para intimidar eficazmente a los apóstoles, los azotaron antes de darles libertad y les prohibieron terminantemente predicar la doctrina de Jesús.” Historia de la Iglesia Católica, Llorca, Villoslada, Laboa; Tomo 1, página 69. Editorial BAC.


4.- "Para poner en práctica sus crueles determinaciones, mandó el Senado de los judíos poner en la cárcel a los Apóstoles, que ya habían comenzado a predicar el Evangelio, y a confirmar su doctrina con los prodigios y maravillas que obraban en nombre de Jesús.” Don Juan Joseph Heideck, 'Defensa de la religión cristiana', año de 1798, tomo IV, página 1.





Ave María Purísima, sin pecado original concebida.




Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.