Los judíos persiguen a San Pablo.


27 Jul
27Jul


Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



El presente estudio es utilizado únicamente con fines informativos, dando respuesta a muchas preguntas que hemos recibido, acudiendo para ello  a las Sagradas Escrituras y a documentos autorizados por la Santa Iglesia Católica.



1.- “Por cuanto las mismas cosas sufristeis también de los de vuestra nación, que ellos de los judíos: los cuales también mataron al Señor Jesús, y a los Profetas, y nos han perseguido a nosotros, y no son del agrado de Dios, y son enemigos de todos los hombres.” San Pablo a los Tesalonicense II, 14.


2.- “Y despedida la sinagoga, muchos de los judíos y prosélitos temerosos de Dios siguieron a Pablo y Bernabé, y estos con sus razones los exhortaban a perseverar en la gracia de Dios. Y el siguiente sábado concurrió casi toda la ciudad a oír la palabra de Dios.  Y cuando los judíos vieron las gentes, se llenaron de celo, y contradecían a lo que Pablo decía, blasfemando. Entonces Pablo y Bernabé les dijeron con firmeza: A vosotros convenía que se hablase primero la palabra de Dios, más porque la desecháis, y os juzgáis indignos de la vida eterna, desde este punto nos vamos a los gentiles.” Hechos de los Apóstoles XIII, 43.


3.- “Y la palabra del Señor se esparcía por toda la tierra. Mas los judíos concitaron a algunas mujeres devotas e ilustres, y a los principales de la ciudad, y movieron una persecución contra Pablo y Bernabé, y los echaron de sus términos.” Hechos de los Apóstoles XIII, 49.


4.- “Y acaeció en Iconio, que entraron juntos, en la Sinagoga de los judíos, y allí predicaron, de manera que creyó un crecido número de judíos, y de griegos. Más los judíos que no creyeron, levantaron e irritaron el ánimo de los gentiles contra sus hermanos... Y se dividieron las gentes de la ciudad: y los unos eran de los judíos, y los otros de los apóstoles. Mas como los gentiles, y los judíos con sus caudillos se amotinasen para ultrajarlos, y apedrearlos, entendiéndolo ellos, huyeron a Lystria, y Derbe.” Hechos de los Apóstoles XIV, 1.


5.- “Más sobrevinieron algunos judíos de Antioquía, y de Iconio: Y habiendo ganado la voluntad del pueblo, y apedreando a Pablo, le sacaron arrastrando fuera de la ciudad, creyendo que estaba muerto.” Hechos de los Apóstoles XIV, 18.


6.- “Y creyeron algunos de ellos, y se juntaron con Pablo y con Silas, como también una grande multitud de temerosos de Dios, y de los gentiles, y no pocas mujeres ilustres. Más los judíos, movidos de celo, tomando consigo algunos de la plebe, hombres malos, y haciendo gente, levantaron la ciudad: y asediaron la casa de Jasón, queriendo presentarlos al pueblo. Y no hallándolos, trajeron violentamente a Jasón y a algunos de los hermanos a los magistrados de la ciudad, gritando: estos son los que alborotan la ciudad, y vinieron acá, a los cuales ha acogido Jasón, y todos estos hacen contra los decretos del César, diciendo que hay otro Rey, que es Jesús. Y alborotaron al pueblo y a los principales de la ciudad al oír estas cosas.” Hechos de los Apóstoles XVII, 4-8.


7.- “Mas cuando los judíos de Tesalónica supieron que Pablo había también predicado en Berea la palabra de Dios, fueron allá a turbar y levantar al pueblo.” Hechos de los Apóstoles XVII, 13.


8.- “Y siendo Galión procónsul de la Acaya, los judíos se levantaron de acuerdo contra Pablo, y le llevaron al tribunal, diciendo: que este persuade s los hombres que sirvan a Dios contra la ley.” Hechos de los Apóstoles XVIII, 12.


9.- “Y después que hubo andado aquellas tierras, y de haberles exhortado allí con muchas palabras, se vino a la Grecia: en donde estado tres meses, le fueron puestas asechanzas por los judíos.” Hechos de los Apóstoles XX, 2.


10.- “Pablo pues poniendo los ojos en el concilio, dijo: Varones hermanos, hasta este día me he portado yo delante de Dios con toda buena conciencia. Y Ananías, príncipe de los sacerdotes, mandó a los que estaban junto a él que le hiriesen la boca. Entonces Pablo le dijo: Dios te herirá a ti, pared blanqueada. ¿Tú estás sentado para juzgarme según la Ley, y me mandas herir contra la Ley?” Hechos de los Apóstoles XXIII, 1.


11.- “Se coligaron algunos de los judíos, y se maldijeron, diciendo: Que no comerían ni beberían hasta que matasen a Pablo. Y eran más de cuarenta hombres los que habían hecho esta conjuración: Los cuales fueron a los príncipes de los sacerdotes y a los ancianos, y dijeron: Nosotros nos hemos obligado so pena de maldición a no gustar bocado, hasta que matemos a Pablo.” Hechos de los Apóstoles XXIII, 12.


12.- “Y él dijo: los judíos han concertado rogarte, que mañana presentes a Pablo al Concilio, como que quieren inquirir de él alguna cosa más cierta, más tú no los creas, porque hay más de cuarenta de ellos, que lo acechan, y han jurado so pena de maldición, que no comerán, ni beberán, hasta que le maten, y ahora están ya apercibidos” Hechos de los Apóstoles XXIII, 20.


13.- “Tuvo Félix por sucesor a Pórcio Festo. Y queriendo ganar la gracia de los judíos, dejó a Pablo en prisiones.” Hechos de los Apóstoles XXIV, 27.


14.- “Y los príncipes de los sacerdotes, y los principales de los judíos acudieron a él –gobernador Festo- contra Pablo: y le rogaban, pidiendo favor contra él, para que le mandase venir a Jerusalén, poniéndole asechanzas para asesinarle en el camino.” Hechos de los Apóstoles XXV, 2.


15.- “Y cuando fue llevado, le rodearon los judíos, que habían venido de Jerusalén, acusándole de muchos y graves delitos, que no podían probar.” Hechos de los Apóstoles XXV, 7.


16.- “Predique primeramente a los de Damasco, y después en Jerusalén, y por toda la tierra de Judea, y a los gentiles, que hiciesen penitencia, y se convirtiesen a Dios, haciendo obras dignas de penitencia. Por esta causa, estando yo en el templo, me prendieron los judíos y me quisieron matar. Más asistido del socorro de Dios, permanezco hasta el día de hoy, dando testimonio a chicos y a grandes no diciendo otras cosas fuera de aquellas, que dijeron los profetas y Moisés, que habían de acontecer, que el Cristo había de padecer, que había de ser el primero de la resurrección de los muertos, para anunciar la luz al pueblo y a las gentes” Hechos de los Apóstoles XXVI, 20.


19.- “Aretas ejercía la autoridad mediante un ‘etnarca’, es decir, mediante un jeque árabe que le estaba subordinado. Este fue ganado por los numerosos judíos de Damasco que maquinaban contra la vida de Pablo. Día y noche guardaban las puertas para apoderarse de él y darle muerte.” Ignacio Schuster, Juan Holzammer, Historia Bíblica –Exposición documental- año 1935, tomo II, No. 583, página 516.


20.- “Mientras éste estaba tranquilo y seguro en prisión, un puñado de asesinos judíos se conjuraban contra él y convenía con los sanedritas para acabar con el Apóstol cuando se presentara de nuevo ante el sanedrín.” Historia de la Iglesia Católica, Llorca, Villoslada, Laboa; Tomo 1, página 105. Editorial BAC.


21.- “Los judíos más fanáticos, viendo tanto concurso, se llenaron de envidia y comenzaron a contradecir abiertamente a Pablo.” Historia de la Iglesia Católica, Llorca, Villoslada, Laboa; Tomo 1, página 86. Editorial BAC.


22.- “Los elementos judíos estaban empeñados en destruir la obra de Pablo.” Historia de la Iglesia Católica, Llorca, Villoslada, Laboa; Tomo 1, página 87. Editorial BAC.


23.- “El núcleo de los judíos respondió a sus palabras apostólicas con blasfemias contra Cristo, por lo cual Pablo se apartó ostensiblemente de ellos, como había hecho en Corinto.” Historia de la Iglesia Católica, Llorca, Villoslada, Laboa; Tomo 1, página 100. Editorial BAC.


24.- “Pero una buena parte de los judíos conversos se mantenían aferrados a la ley de Moisés y alimentaban un odio creciente contra Pablo, a quien consideraban como traidor a su causa… En su afán de desprestigiarlo, esparcían la calumnia.” Historia de la Iglesia Católica, Llorca, Villoslada, Laboa; Tomo 1, página 103. Editorial BAC.



Ave María Purísima, sin pecado original concebida.



Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.